Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Niños vegetarianos

A pesar de que las dietas ovo lacto vegetarianas son saludables, conviene tomar precauciones para adaptarlas a la infancia

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 26 mayo de 2008
img_comiendoverdura listado 1

Los modelos dietéticos vegetarianos se han extendido en los últimos años; sin embargo, surgen las siguientes dudas: ¿Deben los niños seguir estas dietas? ¿Cuál es su efecto sobre su crecimiento y desarrollo? La alimentación vegetariana se clasifica según distintas tendencias: ovo lacto vegetariana, que consiste en el consumo de vegetales, productos lácteos y huevos; lacto vegetariana, que incluye vegetales y productos lácteos; y vegetariana, cuyo menú sólo admite vegetales. La opción más saludable para niños y adolescentes es la que incluye la mayor variedad de alimentos. Cuantas menos restricciones, mejor.

Evidencias de dietas vegetarianas en niños

/imgs/2007/07/verduras1.jpg

A la hora de valorar el tipo de dieta que va a seguir un niño, es preciso tener en cuenta, como prioridad máxima, cómo afectará a su salud y su crecimiento. En un estudio publicado por la revista “British Journal of Nutrition”, en abril de 1996, se comparó la dieta de 50 niños vegetarianos con la de 50 niños omnívoros, de entre 7 y 11 años de edad, y el crecimiento y condición física de los niños, adolescentes y jóvenes adultos vegetarianos de la parte flamenca de Bélgica.

Los profesionales de salud señalan que el vegetarianismo puro está contraindicado para la población en general y para los niños en particular
Los resultados, presentados en el Tercer Congreso Internacional de Nutrición Vegetariana que se llevó acabo en la Universidad Loma Linda en California, en 1997, apoyan la perspectiva que una dieta ovo lacto vegetariana proporciona un desarrollo y crecimiento físico adecuado. Otro estudio publicado en la revista “Pediatric Clinic of North America” (1995) concluye que aunque la salud general y el desarrollo de los niños vegetarianos pudiera ser normal, tienen mayor riesgo de desarrollar deficiencia de hierro y ésta, a su vez, ocasionar un retraso en su desarrollo psicomotor. Además, también apuntaba que el exceso de fibra en estas dietas puede restringir el consumo de calorías, especialmente en los primeros años de la vida.

Vistas las conclusiones, la utilización de diferentes corrientes alimenticias debe ser objeto de reflexión y conviene buscar el apoyo de un experto en este tipo de nutrición. El nutricionista debe considerar todos los factores relacionados con los alimentos, y no se debe olvidar que su rol fundamental es orientar a los individuos sobre su selección, además de destacar las consecuencias derivadas de la exclusión o valoración en exceso determinados nutrientes.

Son numerosos los investigadores y profesionales de la salud los que coinciden en afirmar que el vegetarianismo, en su forma más pura, está absolutamente contraindicado para toda la población en general y para los niños en particular, debido a que se trata de una dieta incompatible con las necesidades de cualquier persona en desarrollo.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones