Más de 6.000 recetas con información nutricional para saber elegir la mejor

Filtrar recetas Cerrar

Potaje de vigilia con bacalao

Img 96023 g
Tiempo > 2 h
Dificultad Media
Valor energético 516 kcal
Nº de raciones 4
Temporada Invierno, Otoño, Primavera, Verano

Elaboración

Ponemos el bacalao a desalar durante 24 horas, cambiando el agua al menos cada 8 horas, y los garbanzos en remojo la noche anterior.

Sacamos el bacalao del agua, le quitamos la piel y las espinas, lo secamos y desmigamos.

Lavamos las espinacas, las escurrimos y las troceamos.

Ponemos una olla al fuego con agua abundante y agregamos la mitad del aceite, los ajos enteros sin pelar y con un corte, y una de las cebollas pelada y partida por la mitad.

Cuando esté a punto de hervir añadimos los garbanzos, tapamos y dejamos cocer a fuego lento, hasta que estén tiernos (unas 2 horas aproximadamente).

Mientras tanto, ponemos al fuego una sartén con el resto del aceite y cuando esté caliente, añadimos las otras dos cebollas y las zanahorias bien picadas, y cocemos, removiendo, a fuego lento.

Cuando la cebolla esté blanda, añadimos la harina y el pimentón, removiendo bien para evitar que se formen grumos. Agregamos unas cucharadas del caldo de los garbanzos, mezclamos todo bien, subimos el fuego y rehogamos moviendo con una cuchara de palo durante 1 minuto.

Vertemos en la olla de los garbanzos, removemos y dejamos cocer a fuego lento con la olla destapada, durante unos 15 minutos.

A continuación agregamos el bacalao y las espinacas y dejamos cocer durante unos 10 minutos todo junto.

Ponemos a punto de sal y servimos caliente.

Semáforo nutricional

El semáforo nutricional es un sistema de colores que permite entender los valores nutricionales de una forma clara, rápida y completa.

Una ración contiene

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
516 28,5g 4,2g 5,2g 0,6g
26% 41% 21% 6% 10%

* de la ingesta de referencia (IR) para un adulto

  • Baja: el 10% o menos de la ingesta de referencia
  • Media: entre el 10% y el 35% de la ingesta de referencia
  • Alta: más del 35% de la ingesta de referencia

Las recetas presentan normalmente ingredientes cuyo porcentaje sobre la Ingesta de Refencia (IR) es alto (predominan amarillos y naranjas). Estos platos están concebidos como plato principal de una comida o cena, con lo que su tamaño de ración es superior y su aporte nutricional es más elevado.

Por este motivo, las recetas tienen puntos de corte diferentes a los de los productos. Así, por ejemplo, mientras que un alimento cualquiera tendrá los nutrientes de color amarillo hasta un valor máximo del 20% de la IR, las recetas concebidas como una comida principal tendrán los nutrientes en amarillo hasta un valor máximo del 35% de la IR.

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
Qué es bajo por ración 200 Kcal o menos 7 g o menos 2 g o menos 9 g o menos 0,6 g o menos
Qué es medio por ración Entre 200 Kcal y 700 Kcal Entre 7 g y 25 g Entre 2 g y 7 g Entre 9 g y 32 g Entre 0,6 g y 2,1 g
Qué es alto por ración 700 Kcal o más 25 g o más 7 g o más 32 g o más 2,1 g o más
Nutrientes Cantidad Diaria Orientativa
Calorías 2.000 Kcal
Grasa 70 g
Grasa saturada 20 g
Azúcares 90 g
Sal 6 g

La Ingesta de Referencia (IR) es una guía sobre la cantidad total de calorías y de varios nutrientes que debemos ingerir al día para mantener una dieta sana. La información sobre los porcentajes de IR indica lo que supone la cantidad de nutriente de una ración respecto a la IR para ese nutriente en el día.

Los porcentajes de Ingesta de Referencia (IR) están calculados para una mujer adulta con una ingesta diaria de 2000 Kcal. Las necesidades nutricionales individuales pueden ser más altas o más bajas, en función de sexo, edad, nivel de actividad física y otros factores.

La combinación de ingredientes de esta receta hace que se pueda considerar un nutritivo y saludable plato único. Reúne en un solo plato todos los nutrientes esenciales. Los garbanzos, legumbre tradicional en la cocina mediterránea, son el alimento energético del plato a razón de su riqueza en carbohidratos y proteína vegetal. Esta, aunque de calidad intermedia, se complementa con la proteína de alto valor biológico del bacalao. Al tratarse de un pescado blanco apenas aumenta el aporte graso, por lo que el plato estaría aconsejado, consumido en una cantidad justa, incluso para quienes siguen dietas de adelgazamiento. Las espinacas son unas verduras muy bien avenidas con los garbanzos, y enriquecen el plato en sus nutrientes reguladores esenciales, como el ácido fólico, la provitamina A (betacaroteno) y los minerales magnesio y potasio. La fibra también es muy abundante en esta receta, dada la abundancia de vegetales (legumbres, espinacas y zanahoria). Precedido el plato de una ensalada mixta con atún y huevo duro, y acompañada de una fruta de postre, resulta una combinación dietética muy acertada. Las fresas de temporada pueden ser el postre perfecto, dado que son ricas en vitamina C, nutriente que favorece la absorción del hierro vegetal, abundante tanto en los garbanzos como en las espinacas.

Enfermedades para las que está recomendada esta receta:
  • Alergia a la caseína
  • Alergia al huevo
  • Anemia ferropenica (falta de hierro)
  • Anemia perniciosa (carencia de vitamina B12)
  • Anemia por carencia de ácido fólico
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Diabetes mellitus
  • Estreñimiento
  • Gastritis
  • Hipercolesterolemia
  • Hipertensión arterial
  • Hipertrigliceridemia
  • Intolerancia a la lactosa
  • Intolerancia al gluten (celiaquía)
  • Obesidad o sobrepeso
  • Osteoporosis
Enfermedades para las que no está recomendada esta receta:
  • Ácido úrico y gota
  • Alergia al pescado
  • Cálculos renales
  • Meteorismo