Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Sorbete casero de papaya

Esta bebida refrescante y nutritiva es muy adecuada para aquellas personas que sufren digestiones pesadas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 14 diciembre de 2006
img_papaya Imagen: Kym Parry
La papaya, una fruta originaria de México según unos autores y de los Andes peruanos según otros, se cultiva en todos los países tropicales. Conocida por su multitud de nombres como "melón de árbol", "melón zapote", "fruta bomba" o "lechosa", entre otros, su aroma recuerda al melón y el dulzor de su pulpa al de la pera, el melón o la fresa. Tiene la ventaja de que se puede comprar durante todo el año, si bien se encuentra en su mejor momento en los meses de invierno.

Saber cuando está a punto

La papaya está madura cuando su piel pasa de tener un color verde a un tono amarillento. Es frecuente que la piel presente algunas motas marrones, lo que no afecta en absoluto a la calidad de su pulpa. A la hora de adquirirlas, se recomienda escoger aquellas que tengan cerca de tres cuartas partes amarillentas (nunca verdes del todo, ya que no maduran completamente) y que sean firmes -nunca blandas- cuando se presionen suavemente.

La papaya es muy rica en vitamina C, A y vitaminas del complejo B, potasio, magnesio, fibra y ácido fólico

Después hay que dejarlas madurar fuera del frigorífico, cosa que sucede entre los tres y los cinco días. Una vez madura, se puede conservar en la nevera durante una semana, como máximo, aunque esto hará que pierdan parte de su dulzor y de su característico aroma. Como se trata de una fruta muy delicada debido a su suave y fina piel, se debe manipular con cuidado.

Con propiedades digestivas

La papaya es una fruta que posee propiedades digestivas. Su pulpa de color rosado contiene papaína, una enzima proteolítica, es decir, con capacidad para digerir las proteínas de los alimentos, al mismo tiempo que pepsina, una enzima presente en nuestros jugos gástricos.

Además, también se le atribuye otras propiedades beneficiosas. Combate el estreñimiento, tienen gran cantidad de vitamina C (supera a la naranja y pomelo) y ayuda a eliminar los parásitos intestinales, entre otras. Su composición nutricional incluye, asimismo, cantidades de vitamina A, vitaminas del complejo B, potasio, magnesio, fibra y ácido fólico nada desdeñables, así como pequeñas cantidades de calcio y hierro.

¿CÓMO HACER EL SORBETE?

Para realizar este digestivo sorbete, primero hay que cortar la papaya al igual que se haría con un melón. Después de partirla en tajadas a lo largo, se debe quitar la piel y eliminar las pepitas, que tienen un característico sabor picante. Cuando tenemos la fruta lista, la colocamos troceada en bolsas para su congelación.

Por último, para elaborar el sorbete, tan sólo será necesario colocar las porciones congeladas de papaya en un vaso de batidora o una licuadora, agregando algo de azúcar -o edulcorante sin calorías, en su defecto- y un poco de zumo de lima o limón. De este modo ya está listo para su consumo.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones