Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Sudán, buenas verduras y excelente té

El gran país cetroafricano posee una huerta rica de vegetales y uno de los tés más deliciosos del mundo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 25 abril de 2006
La República de Sudán es el país más grande del continente africano. Situado al nordeste de África, su capital es Jartum. Limita al norte con Egipto, el Mar Rojo al noreste, al sur con la República Democrática del Congo, Uganda y Kenia, al este con Eritrea y Etiopía, y al oeste con Libia, Chad y República Centroafricana. El Nilo, principal río de Sudán, atraviesa el país de Sur a Norte.

En el centro del se encuentra una gran llanura, bordeada al este y al oeste por montañas. El clima de Sudán es diferente según la zona que se visite. En el sur el clima es tropical -con una estación de lluvias que se prolongan desde abril hasta octubre-. El norte es desértico.

Abundantes vegetales

Sudán es un país eminentemente agrícola en el que el 80% de su población trabaja en este sector. Por esta razón son muy abundantes los platos vegetales como el fuul, una mezcla de judías, queso aguado, tomates y hojas de rúcula o la fasoolinya, un guiso de judías que se sirve junto con pan.

La cocina sudanesa también destaca por sus platos de carne entre ellos las vísceras como el kibda o hígado, el kalawi o riñones o la gammonia o estómago de oveja guisado. También se pueden encontrar otros platos de carne más tradicionales como el shoya, carne a la barbacoa, kebabs, o lahma, una consistente y suculenta sopa de carne.

Bebida sin alcohol

El alcohol en este país está prohibido, por tanto si se visita Sudán hay que limitarse a beber agua embotellada, té, refrescos y leche. Entre estas bebidas nunca alcohólicas, las más populares son el laban; una leche caliente endulzada; el shai saada: el té negro, a veces con especias; y el shai bi-nana: un té dulce de menta muy refrescante y reconfortante. También se puede beber café, más negro y denso que el que un occidental está acostumbrado.

De compras

Si se visita este país no se llegará nunca a Dufur, una zona en guerra desde hace más de 20 años. La capital y la costa del Mar Rojo son los dos destinos más habituales, éste último en sensible auge, aunque el número de visitas que se acercan a Sudán es muy pequeño.

Como recuerdo de este país se pueden adquirir alfombras atractivas, alfarería, joyería de oro o incluso armas tradicionales como espadas en fundas de cuero. También se pueden encontrar artículos fabricados con piel de cocodrilo a buen precio y de buena calidad.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones