Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Lituania y el oro del Báltico

Los pescados ahumados, las patatas y los cereales destacan en la mayoría de sus platos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 20 marzo de 2007
ImgImagen: Cepelinai Wikipedia Lituania forma parte de los países bálticos. Limita al norte con Letonia, al este con Bielorrusia y al suroeste con Polonia y la provincia rusa de Kaliningrado. Son muchos los tesoros que alberga este país, entre ellos las dunas que se extienden alrededor de los 108 kilómetros de costa, las joyas de ámbar y los deliciosos platos que se pueden degustar.

Las joyas del Báltico

Lituania no sería la misma sin el ámbar. Se le conoce como el «el oro del Báltico», y en la mayoría de tiendas se venden recuerdos del país y joyas fabricadas con esta piedra preciosa.

Otra joya lituana es Vilna, la capital que muchos conocen como la «ciudad verde» por la abundancia de parques y jardines. El río Neris atraviesa la capital, dividiéndola en dos mitades, y deja al sur el casco antiguo de la ciudad, que en 1994 fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Toda esta zona dispone de excelentes restaurantes donde se puede apreciar la calidad de sus platos. Muchos de estos restaurantes se encuentran en un enclave espectacular con edificios góticos, renacentistas, barrocos y neoclásicos.

Para disfrutar al máximo de los placeres de Lituania, la mejor época es la primavera y el verano, ya que las temperaturas que alcanza el país durante el invierno pueden llegar a ser muy bajas. Sin embargo, el turista que decida viajar en invierno podrá disfrutar igualmente practicando esquí de fondo o patinaje sobre hielo.

Gastronomia para entrar en calor

Las bajas temperaturas del invierno obligan a elaborar una gran variedad de sopas con energía suficiente para combatir el frío

La cultura gastronómica de Lituania comparte muchas características con la comida polaca y la alemana. Lituanos y alemanes, por ejemplo, comparten platos donde la carne de cerdo y las patatas son los ingredientes principales. Así pues, destacan platos como el kugelis, un pudin de patata, o las salchichas de patata llamadas vedarai. Además, la cocina de Lituania también se ve influenciada por la gastronomía de origen turco, debido a las costumbres que introdujeron los mercenarios de ese país, llamados Karaites, y sus descendientes. De los Karaites se mantienen platos como los kibinai, una masa de hojaldre rellena de carne. Estos platos son sólo algunos ejemplos de las delicias que se sirven en Lituania.

Las bajas temperaturas invernales que se dan en el norte de Europa condicionan los platos que se consumen durante esos meses. Para calmar el frío suelen acompañar las comidas con sopas de diferentes clases, en su mayoría acompañadas de patata o de cereales diversos, que aportan energía suficiente para combatir el frío. En concreto, la sopa lituana se elabora con patatas, apio, tocino y crema de leche.

En la mayoría de los platos lituanos se incluyen productos cultivados en sus tierras, especialmente las patatas, la cebada y el centeno. Uno de ellos es el cepelinai, una bola de patata cocida rellena de un sofrito de carne, queso y champiñones y acompañada de una salsa de cebolla, bacón y mantequilla. Otro plato que se consume con frecuencia es el vertiniai, una especie de ravioles rellenos de patata y queso.

Otras delicias lituanas

ImgImagen: Kepta Duona Lornasqesteri

La lista de platos que ofrecen las regiones lituanas no termina con las patatas y los cereales. El viajero que visita las regiones bálticas no debería dejar el país sin probar el balandelai. En esta elaboración destacan las hojas de col enrolladas, rellenas de carne y cubiertas con una salsa muy característica que se confecciona con diferentes vegetales.

Los pescados y el marisco también se presentan como alimentos habituales en la alimentación de los lituanos, sobre todo si se habla del salmón, el arenque o los mejillones. De todos ellos las variedades mejor aceptadas son los ahumados. Por lo general suelen ir acompañados de patatas o de champiñones en cualquiera de sus formas.

El queso tampoco falta, sobretodo para tomar como aperitivo en forma de kepta duona, unos panecillos fritos untados con una exquisita salsa de ajo.

Los licores de alta graduación también tienen cabida en Lituania. El más destacado es el midus, un tipo de aguardiente obtenido a partir de la miel que suele acompañar al café después de las comidas. Otra bebida que también se elabora con miel es el stakliskes, un licor algo más suave y dulce que el midus.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones