Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé

¿Por qué estamos más guapas durante el embarazo?

Los cambios hormonales de la gestación pueden mejorar el aspecto de la piel, el cabello y las uñas de la mujer

Los cambios físicos de la mujer durante el embarazo son más que evidentes: más peso y volumen, hinchazón, manchas, etc. Pero no todo es negativo. Muchas gestantes también se ponen más guapas y resplandecientes cuando esperan un bebé. En este artículo se explican tres cambios positivos que puede provocar el embarazo en la apariencia de la mujer: piel más tersa y brillante, uñas impecables y pelo más fuerte y voluminoso.

Imagen: Scott Snyder

Embarazadas, y más guapas

Hinchazón de las piernas, manos e incluso del rostro, manchas en la cara durante el embarazo, aumento de volumen, etc. Hasta aquí las malas noticias. La buena es que la gestación no siempre provoca efectos negativos en el aspecto físico de la mujer.

Existen otras alteraciones en el cuerpo y rostro femenino que, más que hacer que parezcan menos atractivas durante este periodo, las hacen sentir más guapas y resplandecientes que nunca. Las hormonas son de nuevo las culpables de estos tres posibles cambios positivos.

1. Piel de la embarazada: más luminosa, tersa y firme

Durante el embarazo, la mayor irrigación sanguínea proporciona un cutis con un aspecto más saludable

Se conoce como "el resplandor del embarazo" y se refleja en un rostro más sonrosado y con mayor luminosidad. Este cambio en la tez de la mujer se produce a partir del segundo trimestre de gestación y se debe, en parte, al incremento en el volumen de la sangre de la mujer, que puede ser entre un 35% y un 45% superior en el transcurso del embarazo. Esta mayor irrigación sanguínea es la que proporciona a la futura madre un cutis con un aspecto más saludable.

Pero, además, la retención de líquidos habitual de esta etapa también tiene parte de responsabilidad en la buena cara de la gestante. El agua retenida inunda los tejidos y provoca que la piel de las mujeres adquiera mayor espesor y densidad, de modo que en apariencia se muestra más tersa y firme de lo habitual, como lo ha corroborado la investigación de los especialistas del departamento de Dermatología de la Universidad de Lübeck (Alemania).

2. Pelo más fuerte y brillante durante el embarazo

Algunas embarazadas ven cómo su cabello adquiere mayor fuerza y luce con más brillo

Algunas mujeres pueden notar durante su embarazo que su cabellera adquiere más cuerpo. De nuevo, las hormonas son las culpables de que la melena tenga mejor aspecto. "Durante la gestación aumenta el número de folículos en fase activa de crecimiento", apuntan las especialistas de la Asociación Española de Mujeres Dermatólogas (DAME), lo que provoca la sensación de un pelo más voluminoso. Sin embargo, "después del parto se produce un descenso compensatorio", es decir, el nuevo cabello se vuelve a caer y la melena retorna a su aspecto habitual.

Otras embarazadas notan también cómo su cabello cuenta con mayor fuerza en esta etapa y luce con más brillo. En el primer caso, se debe al efecto favorable que tienen sobre el pelo las vitaminas y suplementos que ingiere la mujer. En cuanto al brillo, pueden percibirlo sobre todo aquellas con cabellos secos, ya que las glándulas sebáceas -más activas en la gestación- aportan más grasa durante este periodo.

3. Gestantes con uñas impecables

Imagen: ODHD

Las uñas, tanto de las manos como de los pies, también pueden cambiar durante el embarazo. En ocasiones, pueden volverse más débiles y quebradizas; pero también suele ocurrir que mejore su aspecto. "La velocidad de crecimiento de las uñas se acelera en la gestación", apuntan en DAME.

Las hormonas, además de hacer que crezcan más rápido, también pueden contribuir a que se vuelvan más fuertes.

Efectos menos atractivos del embarazo

No todo son efectos positivos para el aspecto de la mujer durante el embarazo. Al incremento evidente en el volumen de la tripa, la futura madre debe sumarle, por lo general, otras alteraciones en su cuerpo que pueden hacer que se sienta menos atractiva de lo habitual. La mayoría están motivados por la revolución hormonal que sufre la mujer en la gestación, apuntan las especialistas de la Asociación Española de Mujeres Dermatólogas (DAME).

La progesterona, los estrógenos y otras hormonas son las causantes de que entre el 50% y el 70% de las embarazadas sufran manchas en su rostro (melasma) o de que nueve de cada diez experimenten hiperpigmentación en algunas zonas de su cuerpo. El incremento de actividad de las glándulas sebáceas también puede dar lugar a la aparición de acné.

Estas mismas hormonas, junto con el aumento de volumen de la sangre, son las culpables también de la retención de líquidos que se experimenta en el embarazo y que deriva, muchas veces, en una poco atractiva hinchazón de las piernas, manos e incluso del rostro.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones