Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Cómo desatascar la ducha

Tanto si la ducha se atasca en el cabezal superior como en el desagüe, existen métodos prácticos y con productos naturales para solucionarlo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 11 julio de 2001

La ducha, al igual que las demás partes del sistema de tuberías de la casa, se puede atascar y generar dolores de cabeza. Sobre todo porque, si solo se posee plato y no bañera, pronto puede provocar desbordes y pequeñas inundaciones en el cuarto de baño, e incluso más allá. Este artículo explica alternativas para resolver atascos en el cabezal de la ducha y también en el desagüe, tanto con herramientas como desatascadores como con sustancias naturales y productos químicos.

Imagen: Steven Depolo

Atascos en el cabezal de la ducha

Una ducha se puede atascar en dos lugares: en la parte superior, el cabezal, por donde llega el agua; y en la parte inferior, en el plato, por donde el agua se va. Debido a la diferente función que ejercen, el bloqueo de sus conductos se produce por motivos distintos.

En el caso del cabezal, que recibe el agua desde la red, los atascos se producen debido al sarro, es decir, los sedimentos de cal u otras sustancias que el agua arrastra y que se adhieren a las paredes de los conductos por donde pasa. En el cabezal de la ducha, el lugar más evidente de la presencia de sarro son los pequeños orificios por donde el agua sale. Poco a poco, estos agujeros se van cerrando, "tapados" por las partículas acumuladas.

Los orificios del cabezal de la ducha en general se bloquean debido al sarro que el agua deja en los conductos

Existe una manera sencilla de solucionar este problema con el empleo de productos naturales. Se debe poner a hervir en una olla una parte de vinagre y dos partes de agua, y se añade a la mezcla un chorrito de zumo de limón. Una vez que ha hervido, se coloca dentro el cabezal de la ducha, si es de metal. Si es de plástico, convendrá dejar pasar unos minutos para que el agua se enfríe un poco (no mucho), por si acaso una temperatura demasiado elevada pudiera dañar el material. Tras 15 minutos en remojo, el problema quedará solventado, salvo que sea demasiado grave y se hiciera necesario destapar los agujeritos uno por uno.

Desatascar el desagüe de la ducha

En el caso del desagüe de la ducha, los atascos pueden ser más frecuentes. Las causas están relacionadas con las actividades que se realizan allí: los elementos bloqueadores son, sobre todo, pelos y restos de jabón. El atasco del desagüe de la ducha, en particular si se carece de bañera y se cuenta solo con el plato, pueden ser especialmente molestos, debido al riesgo de que se inunde todo el cuarto de baño, e incluso más allá.

Si ni siquiera los productos químicos pueden desatascar la ducha, será momento de llamar a un fontanero profesional

También esta parte de la ducha, y al igual que otras cañerías, pueden desbloquearse mediante la utilización de herramientas preparadas para tal fin o con el vertido de productos naturales. Hay muchas fórmulas.

El instrumento más elemental es el desatascador, también llamado sopapa. Con el movimiento de este utensilio (compuesto por una ventosa y un mango) se genera un efecto de vacío que a menudo sirve para que algún tapón de suciedad que esté obstruyendo los conductos deje de hacerlo.

También se puede probar a destapar las cañerías introduciendo alguna herramienta resistente pero flexible, como un alambre, para ver si con ella se puede alcanzar y quitar el obstáculo. Para esta tarea se puede usar una percha de metal.

Sustancias naturales para desatascar el desagüe de la ducha

Con respecto a las sustancias naturales que pueden servir para desatascar la ducha, existen varias recetas.

Una de ellas es mezclar 200 gramos de bicarbonato sódico y una cantidad similar de sal gorda y echar el compuesto en 20 centilitros de vinagre blanco o de alcohol. Después de removerlo, se vierte por el desagüe. Esta mezcla despega la grasitud. Luego, se hace correr agua caliente para que arrastre los restos por las tuberías.

Si estas fórmulas no dan resultado, se pueden utilizar desatascadores químicos, siempre que no sean muy abrasivos, ya que se corre el riesgo de contaminar de un modo peligroso las tuberías.
Pero para atascos como estos, producidos por pelo y jabón, el más suave de los productos industriales es válido.

Y si ninguna de estas opciones da resultado, será momento de llamar a un fontanero profesional, pues es probable que el atasco se deba a un obstáculo de mayor gravedad, que requiera de la intervención de un especialista.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones