Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Tipos de revoques

Los revoques pueden ser lisos, rugosos o rayados y se aplican sobre paredes y otras superficies de cal, cemento, yeso o pladur

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 7 marzo de 2005

El revoco o enlucido de una pared es una sucesión de capas de diferentes materiales –mortero de cal, cemento, yeso, cal y cemento- que se aplican sobre la superficie para cubrir y proteger los ladrillos contra la humedad, la lluvia o el calor. La tercera y última capa se aplica con fines decorativos. El material para los revoques se puede preparar o comprar ya listo para usar. Estos pueden ser rugosos, lisos o rayados, aptos para superficies y paredes de cal, cemento, yeso o pladur.

Revoques rugosos en pared

El revoque rugoso tiene un mayor porcentaje de agua que otro tipo de enlucido. Para su aplicación, se utiliza una llana, una paleta, rodillos de esponja o de goma, o una pistola. La elección entre uno u otro material depende de la textura que se quiera lograr.

Hay tres tipos de revoques rugosos: tirolés, rústico y granulado. Los dos primeros se utilizan, en general, para dar un toque especial a las paredes interiores. En cambio, el revoque granulado es idóneo para exteriores.

El revoque tirolés se aplica con una máquina específica, que se puede alquilar en tiendas especializadas. Se realiza con cemento de acabado y la textura granulada se obtiene por la aplicación con máquina.

El revoque tirolés se aplica sobre la pared con una máquina especial

Para obtener un revoque rústico, es necesario agregar al mortero de la última capa un material árido de grano de 10 milímetros. Para aplicarlo hay que dar unos ligeros golpes sobre la pared, hasta que se forme una capa uniforme sobre la misma.

Por último, el revocado granulado se obtiene gracias a unos áridos artificiales. Nada más aplicar la última capa de revoque (tiene que estar blanca), de 10 a 12 milímetros de espesor, se pegan los áridos. Para que queden bien incrustados hay que hacer presión con un fratás de madera, una herramienta parecida a la llana, con la base de plástico o madera.

Revoques lisos y rayados

El revoque liso obtiene una superficie de estas características y pareja, tanto en muros interiores como en exteriores. Para obtener este tipo de enlucido, se puede emplear mortero de cal, cemento o yeso.

Respecto al rayado, éste se realiza con una pasta sintética, que contiene arena natural. Para un óptimo resultado, durante la aplicación, esta pasta debe estar húmeda para que los granos de arena marquen las rayas con precisión. Se extiende con una llana de plástico o fratás.

Etiquetas:

enlucir revoque

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto