Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

El exceso de velocidad no exime al Estado de su responsabilidad en “puntos negros”, según el Supremo

Deberá indemnizar a la familia de un hombre que murió en un accidente mientras circulaba a gran velocidad

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 20 enero de 2003
El exceso de velocidad de los vehículos no excluye la responsabilidad patrimonial del Estado en los accidentes de tráfico que se registran en "puntos negros" de la carretera que no cuentan con la adecuada protección, según establece el Tribunal Supremo en una sentencia.

El alto tribunal confirma que el Estado tendrá que indemnizar con 30.050 euros a la viuda y los cuatro hijos de un hombre que murió el 1 de mayo de 1992 en una salida de la autopista A-7, en el término municipal de Castellón, pese a reconocer que la causa determinante del siniestro fue la excesiva velocidad a la que circulaba el turismo, como lo acreditaron las huellas de frenado y la declaración de un acompañante del fallecido. El coche iba conducido por el hombre que murió.

Sin embargo, el Supremo entiende que hubo "una conexión de causa-efecto entre el actuar de la Administración y el daño producido, en relación al lugar donde se produjo el mortal accidente: a la salida de una autopista, en curva muy cerrada y por tanto peligrosa, en donde está suficientemente probada la inexistencia de los guardarraíles".

El tribunal añade que es muy difícil precisar en qué medida los guardarraíles hubiesen impedido el resultado letal, motivo por el que no concede la indemnización en la cuantía que pedía la familia, que reduce a cinco millones. De este modo, aprecia una concurrencia de culpas de la Administración y del conductor.

La familia reclamó ante los tribunales después de que la Administración desestimara, por silencio administrativo, su reclamación de indemnización. La Audiencia Nacional le dio la razón en 1998, pero el abogado del Estado recurrió la sentencia al Supremo por considerar que toda la culpa fue del conductor, que viajaba a excesiva velocidad. El alto tribunal ha confirmado la responsabilidad parcial de la Administración.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones