Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Juan Manuel Romero, vicepresidente de Adicciones Digitales

Un juego electrónico debe ser tan educativo como divertido

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 2 enero de 2008

Un año más, los Reyes Magos plantean un dilema en las familias a la hora de adquirir regalos. Mientras los chavales se decantan por los juguetes electrónicos, los adultos prefieren que sus hijos tengan juegos más tradicionales, que ellos consideran más educativos. En esta tesitura se impone buscar un punto intermedio y orientar a unos padres desbordados ante una situación que se les escapa de las manos, porque ellos «no entienden de ordenadores». Juan Manuel Romero, vicepresidente de Adicciones Digitales, organización que se dedica a la promoción del uso saludable de las nuevas tecnologías mediante charlas en colegios, empresas e instituciones, nos habla de los problemas que puede plantear el uso de las nuevas tecnologías de forma incorrecta.

¿Qué productos y juguetes electrónicos conviene comprar a los niños?

Cualquier producto que les vaya a servir para desarrollar sus habilidades, siempre que estén dentro del margen de la edad recomendada. Un niño de 12 años no debe recibir un videojuego recomendado para 18 años, porque es contraproducente. En el mercado hay bastantes juegos que son ideales para los chavales, y algunos como el ‘Brain Training’ permiten desarrollar sus habilidades intelectuales e incluso practicar inglés. Hay que procurar que el juego electrónico sea educativo, pero también divertido porque si no les entretiene no lo van a utilizar.

Como cada año, desde hace ya varios, uno de los regalos que más han recibido los niños y jóvenes ha sido el móvil. ¿A partir de qué edad conviene que los niños tengan uno de estos teléfonos?

Convenir, convenir…, no es que sea conveniente, excepto en casos excepcionales. No es un aparato imprescindible, aunque la sociedad actual lo ha convertido en tal. Lo mejor es que no se le compre a un niño un móvil antes de los doce años, e incluso a esa edad puede ser un poco pronto. Normalmente los niños están siempre acompañados de adultos que cuidan de ellos, en el colegio, en casa o en cualquier otro lugar, por lo que no es una cuestión de vida o muerte que tengan móvil. Aunque ellos, lógicamente, intentan hacer creer a los adultos que les va en ello la vida.

Otra cuestión importante es el uso que los chavales le dan al móvil, ¿es adecuado?

El uso debe ser racional, y es función de los padres educarlos en el uso responsable del móvil y de cualquier otro aparato electrónico que tengan en casa. Si lo utilizan en exceso caerán en la adicción y estarán todo el día pendientes del aparatito. Hace unas semanas un padre comentaba tras una charla en un colegio que su hijo, de 13 años, se llevaba el móvil todas las noches a la cama, pero que no hablaba con nadie porque él no le oía. Seguramente su hijo tendrá el sonido apagado y el teléfono en modo vibrador, y muy probablemente por la noche algún amigo le mandará un mensaje, quizá a las cuatro de la mañana, que él muy probablemente contestará. De esa forma, no descansará adecuadamente por la noche. Además, si el niño no recibe ningún mensaje se sentirá estresado porque pensará que nadie se acuerda de él. Por eso, es recomendable que el móvil esté por la noche apagado y en un una zona común de la casa, fuera del alcance de los niños; por ejemplo en el recibidor, el salón o la cocina.

Muchos padres se plantean también el tema del gasto. ¿Cuánto es razonable que gasten? ¿Deben compartirlo los hermanos?

Es importante no sólo pensar el en gasto sino en el tipo de contrato (contrato o prepago), con sus ventajas e inconvenientes. La ventaja del contrato es que a final de mes nos llega una factura y podemos saber a qué números llama nuestro hijo. Su desventaja es que la cuantía de la factura depende del uso que se haga del teléfono, que puede ser de 10, 50, 100 o incluso 3.000 euros, cosa que ya ha ocurrido. Las operadoras de telefonía no tienen ninguna opción que permita restringir el gasto, sólo avisan de que se ha llegado al límite, pero no cortan la comunicación. Esto significa que si un niño se dedica a llamar a números raros puede costar un riñón; y si roban el teléfono ocurre lo mismo, y el tiempo que se tarda en avisar a la operadora puede disparar el gasto.

El prepago, sin embargo, tiene como desventaja no saber a qué números ha llamado un hijo, aunque se puede acabar sabiendo a través de la operadora. Pero tiene un límite de gasto, y cuando se acaba no hay más. Esto permite que los chavales aprendan a moderarse en el gasto, porque el primer mes si se le da una paga razonable para el móvil, diez o quince euros, por ejemplo, lo van a gastar los dos primeros días. El segundo mes el saldo durará una semana, luego dos y al final, en cuatro meses lograrán tener saldo durante todo el mes.

Pero hay padres que cuando se acaba el saldo se lo recargan a los niños, una y otra vez…

Pues sí, eso ocurre y es un grave error, porque no se les enseña a moderarse en el gasto y a aprender qué llamadas son necesarias y cuáles no, sino a gastar todo lo que les venga en gana. Pero eso es cuestión de la educación que cada padre quiera dar a sus hijos.

¿Qué opinión le merecen las videoconsolas? ¿Tienen valor educativo? ¿Cómo se puede conseguir que los hermanos jueguen juntos?

Las videoconsolas me parecen excelentes, siempre que se utilicen de forma adecuada y no sirvan para pasar todo el día pegados a la pantalla. Por supuesto que tienen valor educativo, y mucho, pero depende de su uso. El valor educativo y moral de juegos que consisten en matar ancianitas o a personas de raza negra a base de golpes de bate de béisbol en la cabeza es nulo. Y en el mercado existen juegos de este tipo. Por eso los padres deben estar pendientes del tipo de juegos que utilizan sus hijos.

Pero además, la videoconsola fomenta el uso compartido de juegos entre hermanos. Si juegan al fútbol, por ejemplo, suelen hacerlo al menos dos. El karaoke es otra opción que permite a toda la familia pasar una tarde divertida haciendo el tonto.

La tecnología es cara. ¿Se debe intentar que los hijos paguen una parte de los juguetes, aparatos, teléfonos, etc.?

Sin ninguna duda, la tecnología es bastante cara. Si ellos tienen dinero porque pueden ahorrarlo lo ideal es que se paguen sus propios juegos.

¿A partir de qué precio y con qué productos se debe considerar que algo es excesivo?

Debemos considerarlo excesivo desde el momento que suponga un sacrificio para la economía familiar.

¿Maleducan los aparatos y juegos electrónicos?

Sí, por supuesto que maleducan, y mucho, cuando se utilizan incorrectamente. Si los hijos se pasan tres horas ‘chateando’ con el messenger, jugando con ‘la Play’, navegando por Internet o enviando mensajitos con el móvil se estarán maleducando ellos mismos y, lo que es peor, les estarán maleducando los adultos porque les permiten que hagan algo que no deben hacer.

Da la impresión de que la tecnología no es buena.

Ni mucho menos. La tecnología es buena o mala según cómo se utilice. Y por supuesto, los chavales no deben estar todo el día con los aparatos electrónicos. Hay que hacer otras cosas, como ir al cine, salir a jugar con los amigos o con la familia. Hay que disfrutar de los juegos digitales, pero también de los tradicionales. No es bueno que se pasen todo el día ‘enganchados’.

¿Y cómo evitar que se ‘enganchen’?

La adicción se evita con sentido común. Hay algunas normas básicas de comportamiento que se deben tener en cuenta. Por ejemplo, los aparatos electrónicos no deben estar nunca en sus habitaciones, sino en una zona común como la sala de estar. Los niños deben ser conscientes de que no son bienes individuales, por mucho que se los hayan traído los Reyes Magos, sino un bien colectivo de toda la familia.

Es esencial distinguir entre el uso, el abuso y la adicción a la tecnología. Uso es utilizar el ordenador o cualquier otro dispositivo electrónico durante una o dos horas un día, para pasar el rato. Abuso es utilizar ese dispositivo durante cinco, siete o nueve horas ese día. La adicción, que es contra lo que se lucha en ‘Adicciones Digitales’, consiste en pasarse ‘enganchado’ a esos juegos siete horas siete días a la semana.

¿Qué videojuegos recomienda a los padres para estos Reyes Magos?

Los diferentes tipos de videojuegos pueden influir en el desarrollo mental y en la actitud de las personas. Por ejemplo, uno violento puede hacer que la persona se busque problemas por participar en peleas y ser el causante. Otros estimulan las neuronas y ayudan a pensar, calcular o ver mejor. Por ello, entre la lista de los juegos recomendables y no violentos están los siguientes:

Nintendo DS:

  • Pokémon Diamante
  • Pokémon Perla
  • Más Brain Training
  • Training for your eyes
  • The Legend of Zelda:
    • Phantom Hourglass
  • Mario Party DS
  • FIFA 08
  • Pro Evolution Soccer 08
  • Imagina … (cualquiera)
  • Mario Kart DS
  • Mario y Sonic en los JJOO
  • Rayman Raving Rabbids 2

Nintendo Wii:

  • FIFA 08
  • Pro Evolution Soccer 08
  • Big Brain Academy
  • Pokémon Battle Revolution
  • Mario y Sonic en los JJOO
  • Mario Party 8
  • Rayman Raving Rabbids 2

PS2:

  • FIFA 08
  • Pro Evolution Soccer 08
  • Singstar (cualquiera)
  • Eyetoy (cualquiera)
  • Buzz! (cualquiera)

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto