Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

¿Mi banco me cobrará comisiones si mis ingresos bajan a causa de la COVID-19?

Para no tener que pagar comisiones, la entidad nos exige domiciliar una nómina o un ingreso de cierto importe. ¿Qué hacer si no podemos cumplir porque bajan nuestros ingresos?

ERTE Imagen: Pexels

El coronavirus ha afectado a las finanzas personales y al mercado laboral de España. En la actualidad, se estima que al menos más de un millón y medio de trabajadores se han visto afectados por despidos o bien por un Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE), debido al cese o paralización de la actividad económica del país, como informan desde Comisiones Obreras. La pérdida total o la reducción parcial de nuestros ingresos podría suponer un problema en múltiples aspectos, entre los cuales cabría considerar la política de vinculación de nuestro banco, ya que, en caso de incumplirla, aunque sea de forma involuntaria, podría suponer el pago de comisiones. ¿Qué podemos hacer para evitarlo?

Política de vinculación bancaria

De forma habitual, para no tener que pagar comisiones, las entidades bancarias nos exigen domiciliar una nómina, pensión o prestación por desempleo de un importe concreto, domiciliar recibos o bien efectuar ciertos movimientos mensuales con la tarjeta asociada a nuestra cuenta.

Sin embargo, ¿qué sucede si nuestros ingresos se han reducido? Si nuestra cuenta nos exigía una nómina con una cantidad concreta, es probable que el banco pase a cobrarnos comisiones. Este hecho lo podemos contrastar al revisar un extracto bancario de nuestra cuenta al que podemos acceder de forma sencilla mediante la banca online de nuestra entidad. En caso de encontrarnos con una comisión, como usuarios podremos jugar dos cartas:

1. Negociar con nuestro banco el cobro de las comisiones

Algunas entidades, como Bankinter o Bankia, han decidido solidarizarse con sus usuarios y han anunciado que no cobrarán comisiones a todos aquellos que, con anterioridad, ya cumplían con los requisitos estipulados en el contrato de su cuenta y que en la actualidad sean incapaces de respetarlos debido a un descenso de ingresos provocado por la crisis del coronavirus.

Comisiones bancarias

Imagen: Pexels

 

Sin embargo, esta práctica es voluntaria y no es habitual. Los bancos no están obligados a suprimir las comisiones de sus usuarios, si estos han dejado de cumplir los requisitos, en especial si hicieron constar a sus clientes cuál era su política de vinculación. Por eso, si nuestra entidad forma parte del grupo de bancos que han flexibilizado sus criterios, podemos estar tranquilos.

Pero si la entidad nos ha cobrado comisiones, lo mejor es que intentemos negociar con ella las condiciones de la cuenta, exponer nuestra situación y resaltar las medidas adoptadas por otros bancos. Dado que las sucursales pueden estar cerradas o con restricciones de aforo, lo más conveniente es iniciar estas negociaciones por los distintos canales telemáticos, como una llamada, un correo electrónico, un wasap o incluso una videollamada, relegando la visita física al último lugar por motivos de seguridad.

2. Cambiar de banco y a una cuenta sin comisiones

Si nuestro banco se mantiene firme en sus postulados, lo mejor es que nos despidamos de él y busquemos una nueva entidad que nos ofrezca una cuenta sin comisiones. En la actualidad, la oferta de cuentas sin comisiones es muy amplia y, en muchas, el único requisito que se exige es que toda la operativa, inclusive la contratación, se lleve a cabo de forma online. Este aspecto es resaltable, ya que el mero hecho de no exigir ingresos o domiciliaciones y solicitar tan solo la operativa online puede suponer un alivio para muchos de los afectados laboralmente por la COVID-19.

Las cuentas online sin comisiones están presentes en diversas entidades, desde la gran banca tradicional hasta la banca 100 % digital. Y su principal ventaja es que podemos gestionar todas nuestras finanzas desde casa: desde consultas de saldo hasta realizar transferencias o incluso contratar otros productos. La oficina, en muchos casos, pasará a mejor vida en nuestra rutina financiera.

HelpMyCash

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones