Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Cómo acceder a un anticipo de la beca

Algunos bancos financian a estudiantes universitarios y graduados de hasta 31 años, con hasta 10.000 euros del coste de esta ayuda oficial a la enseñanza

Llega un nuevo año académico, y buena parte de los jóvenes universitarios que tienen concedida una beca para llevar a cabo sus estudios necesitan un anticipo. Algunos bancos, aunque pocos, les brindan esta financiación, pero conviene saber cuánto tiempo se tardará en recibir el dinero y el coste económico de esta operación bancaria. A lo largo de este artículo se desvelan estos aspectos, así como el resto de exigencias y condiciones de los adelantos de las becas que hoy en día tienen los bancos de nuestro país.

Las soluciones de los bancos

Imagen: Pierre Amerlynck
Cualquier estudiante que solicite un anticipo de su beca debe saber que quizás no reciba el dinero de inmediato. El producto, destinado a estudiantes y graduados de hasta 31 años, financia hasta 10.000 euros del coste de esta ayuda oficial a la enseñanza. Pero antes de recibirlo, la entidad financiera debe analizar la solicitud, aunque lo habitual es que se concedan en poco tiempo, no más de 10 a 15 días.

Por lo que respecta a los gastos que conlleva el crédito, ningún producto comercializado por los bancos es gratuito y, en este caso, tiene una serie de gastos que es conveniente tener en cuenta: comisiones, interés...

En muchos casos el único requisito para formalizar la operación es que la beca tiene que estar domiciliada en una cuenta del banco

Los tipos de interés están vinculados casi siempre al euríbor más un diferencial que está en torno a cuatro puntos porcentuales, mientras que las comisiones que suelen aplicarse, de apertura, cancelación y amortización sobre todo, oscilan entre el 1% y 3%, lo que encarece aún más este producto. Respecto a su devolución, casi nunca excede de los 12 meses, y en muchos de los casos el único requisito para formalizar la operación es que la beca tiene que estar domiciliada en una cuenta del banco (además de la credencial de la concesión de la beca).

Los anticipos de becas no están comercializados de forma masiva por las entidades de crédito y tan solo unas pocas son las encargadas de llevarlas a sus clientes universitarios, en contraposición a otra clase de financiación para estudios que sí está muy desarrollada por bancos y cajas (créditos para matrículas, material académico, cursos posgraduados...).

Integrada en esta oferta, Unicaja contempla para los jóvenes universitarios el Anticipo Beca, si lo que desean sus titulares es no esperar más tiempo para disponer de su ayuda universitaria. Adelanta la totalidad del importe de la misma y conlleva la cancelación a la percepción de la beca.

El Banco Santander ofrece también esta alternativa de financiación para que sus demandantes disfruten por anticipado del 100% del importe de la beca anual concedida. El importe máximo de la suma de la beca anual es de hasta 9.000 euros. El tipo de interés que aplica está vinculado al índice de referencia europeo + 4,50%. No obstante, tiene una comisión de apertura (3%) y de cancelación y amortización (1%), que encarece el producto. Se dispone de un plazo máximo para devolverla de un año, y entre sus condiciones se exige que la totalidad de la beca tiene que estar domiciliada en una cuenta del banco y será necesario presentar la acreditación de la concesión.

La Caixa, para paliar la tardanza en la llegada de esta ayuda académica, aporta como solución el Préstamo Estrella Estudios, que permite recibirla con un pago único inicial.

Otras alternativas

Si, por cualquier circunstancia, los estudiantes no pudiesen acceder a este producto bancario (anticipo de su beca) tendrían que recurrir a otras fuentes de financiación que disponen los bancos y cajas para la actividad académica de sus clientes.

Entre ellas están los préstamos para la carrera, matrícula y similares, que cubren el importe total de la beca, aunque con condiciones más exigentes, ya que es habitual que sus tipos de interés sean más elevados. Sin embargo, su plazo de amortización es más relajado y puede alcanzar los tres años como máximo. Si contratan alguno de estos productos, los jóvenes pueden sufragar varias de sus necesidades de la etapa universitaria de forma conjunta y sin tener que fraccionar los gastos en varios préstamos simultáneos, un aspecto que genera el incremento en el nivel de endeudamiento de sus demandantes.

Si lo único que necesitan es un anticipo de su beca, es mejor que desistan de estas opciones de financiación y traten por otros medios de conseguirla. Pueden recurrir a préstamos entre particulares, financiación familiar y el crowdfunding como modelos alternativos para recabar la cantidad de su beca.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones