Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Invertir en dólares

Su caída frente al euro hace que sea un momento adecuado para tomar posiciones como inversión a largo plazo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 23 noviembre de 2009

Es difícil, incluso en ocasiones utópico, pero una de las reglas de oro de la inversión es comprar barato para vender caro. Con esta premisa, una oportunidad adecuada para maximizar el ahorro podría ser comprar dólares. El euro está cerca de sus niveles máximos históricos. Se intercambia por 1,50 dólares, a tan sólo diez céntimos del récord marcado en julio de 2008 (1,60 dólares). Un dólar se cambia por 0,66 euros, por lo que se considera que, desde un punto de vista histórico, está barato. ¿Pero es buen momento para invertir en esta moneda o continuará su caída? En efecto, se prevé que el billete se deprecie todavía más. Sin embargo, si la inversión se contempla a largo plazo puede ser interesante tomar desde ahora posiciones en dólares. En el mercado, se compra de forma directa a través de firmas especializadas en inversión en moneda extranjera y mediante cualquier sociedad de valores o intermediario financiero. Otra posibilidad es invertir en fondos de inversión en divisas.

¿Por qué cae el dólar?

/imgs/2009/11/dolares.art.jpgMás de cinco años en caída libre y el dólar no termina de tocar fondo. Desde comienzos de 2009 se ha depreciado un 7% y se intercambia por 0,66 euros. ¿Por qué cae tanto? La respuesta hay que buscarla en aspectos macroeconómicos, en la propia política monetaria estadounidense, en la estrategia china, que también apuesta por tener una moneda débil, y en aspectos financieros, como la elevada especulación en el mercado.

  • Política económica estadounidense: el elevado déficit del país provoca que desde el Gobierno de Estados Unidos se abogue por un dólar débil. La Administración de la primera economía mundial considera que sólo con una moneda devaluada podrán reactivar las exportaciones, reducir el déficit y, en general, estimular la economía. Henrik Pederson, gestor de Pareto, parte de BNY Mellon AM, cree que la propia Reserva Federal, con su política monetaria laxa, también favorece la debilidad del dólar.
  • La estrategia china: China, la tercera economía mundial, también tiene ahora mucha influencia en el mercado de divisas. Desde julio de 2008, el tipo de cambio yuan-dólar se mantiene invariable, sobre todo por decisión china, que tampoco quiere impulsar su moneda. Desde esta economía asiática han manifestado en numerosas ocasiones que su intención es impulsar las exportaciones, por ello creen necesario mantener un yuan débil. Así se frena el crecimiento estadounidense y se obliga al país a abogar también por una moneda depreciada.

  • Especulación: la revalorización de la divisa europea coincide con la recuperación de las Bolsas, que impulsa el apetito por los activos de riesgo. En el ámbito de las divisas, el dólar se considera como la moneda refugio por excelencia, mientras que el euro se percibe como una divisa de más riesgo, por la que se apuesta cuando se eleva el nivel de agresividad en las inversiones, como ocurre en este momento. Se considera que la remontada de la divisa europea o la caída del dólar se debe, sobre todo, al incremento de las compras guiadas por el denominado “carry trade”. Esta operativa consiste en invertir en divisas con tipos de interés altos (como el euro) y endeudarse en las que cuentan con tipos bajos (como el dólar). Puesto que los tipos de interés estadounidenses están ahora en mínimos (en torno al 0%-0,25%) resulta muy rentable comprar euros y contratar créditos en dólares, aunque es una práctica sólo al alcance de los inversores más sofisticados y cualificados.

  • El impulso del oro: la fuerte revalorización del oro, que ha marcado máximos históricos en 1.146 dólares por onza, también está relacionada con la depreciación del dólar. Varios países emergentes, entre ellos China e India, han diversificado parte de sus reservas en oro en los últimos meses; han vendido dólares para comprar este metal. Ello ha impulsado su cotización, en detrimento del billete verde.

Hasta dónde puede llegar

Se cree que el dólar continuará su caída a corto plazo y, en lo que resta de 2009, se depreciará más frente al euro. Las estimaciones fijan a la moneda europea en el rango de los 1,50-1,60 dólares a corto plazo, sobre todo, debido a la política monetaria relajada de la Reserva Federal. No obstante, esta trayectoria variará en los siguientes 12 meses, cuando se prevé un euro fuerte frente al yen, pero no tanto frente al dólar y a la libra esterlina.

Varios factores favorecen un dólar débil, el diferencial jugará a favor de la divisa comunitaria

De cara a los próximos meses, varios factores favorecen un dólar débil. Mientras predomine una mejor percepción del contexto económico global, mantendrá un menor atractivo como activo refugio. No se espera ningún cambio en política monetaria y, si los tipos se mantienen en el 1% en Europa y en el 0%-0,25% en Estados Unidos, el diferencial jugará a favor de la divisa comunitaria.

Los graves desequilibrios mundiales perjudican más al dólar que a las divisas de la mayoría de las economías avanzadas. Esta moneda parece perder su posición de dominio como la principal referencia de reserva internacional.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones