Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Jubilaciones y prejubilaciones, en aumento

La tendencia actual que apunta a rejuvenecer las plantillas de las empresas españolas causa la expulsión anual de 50.000 asalariados

img_prejubil01p

El mercado laboral español no se desmarca de la senda fijada por otros mercados europeos, centrados en la renovación de sus trabajadores. Los mismos que adoptan el compromiso de trabajar ‘hasta que el proyecto finalice’, ‘durante una campaña determinada’ o ‘hasta que le interese a la empresa’. La consecuencia más inmediata de esta nueva táctica empresarial -basada en optimizar recursos y ahorrar costes- es el aumento del número de prejubilaciones y jubilaciones en España. Así, en los últimos diez años se han incorporado al régimen de prejubilaciones alrededor de 300.000 trabajadores, cifra que se incrementa anualmente a un ritmo de 50.000 prejubilados en nuestro país, tal y como revela un informe elaborado por la escuela de negocios ESADE. Por tanto, la inclinación de los empresarios por rejuvenecer las plantillas; el abaratamiento de los costes mediante ajustes salariales; o el desaprovechamiento del capital humano son algunas de las causas de este fenómeno. Una situación que no sólo afecta al bolsillo de estas personas, sino a su estado de ánimo, y, en definitiva, a su salud.

Después de los 55 años

/imgs/2007/03/prejubil01.jpg

En los últimos años se ha registrado un incremento de las jubilaciones anticipadas en nuestro país, así como de las prejubilaciones. En algunas ocasiones, es la empresa la que determina por convenio cuál es la edad máxima que “debe” tener el empleado para continuar formando parte de su plantilla; y en otras, según el tipo de profesión (médicos, profesores universitarios, etc.), es el trabajador quien decide a qué edad quiere retirarse del mercado laboral.

De una forma u otra, en los últimos diez años se han incorporado al régimen de prejubilaciones alrededor de 300.000 trabajadores, cifra que se incrementa, anualmente, a un ritmo de 50.000 prejubilados en España, según el estudio elaborado por la escuela de negocios ESADE, ‘Sociedad del Turismo’. Esto se debe a que cada vez es mayor la cantidad de empresas que optan por prejubilar a los empleados más veteranos, con el presunto objetivo de aumentar la competitividad o de abaratar costes. Esta constante no sólo puede causar un impacto perjudicial en las personas que aceptan el cese laboral, sino que también influye de manera negativa en el régimen de pensiones estatal, según una investigación realizada por la Escuela de Postgrado de la Universidad de Navarra (IESE), bajo el título de ‘Las prejubilaciones y su impacto en la persona, en la empresa y en el sistema de pensiones’.

Sandalio Gómez, profesor del IESE y autor del informe, explica que el aumento de las prejubilaciones “apunta a reducir la plantilla a través de una solución no traumática (es decir, sin conflictos o huelgas) y aceptable por los sindicatos”. Por esa razón, numerosas compañías recurren a esta vía. Pero el incremento de las prejubilaciones incide de manera negativa en el mercado laboral, con miles de personas de más de 50 años y menos de 65, que enfrentan grandes restricciones para ‘reingresar’ a este mercado a causa de la edad y de los acuerdos alcanzados con la compañía que lo ha dejado cesante.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones