Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

Estudiar en verano, ¿solo o acompañado?

Superar determinadas asignaturas en septiembre requiere contar con ayuda externa

Img matelistado Imagen: Steven S.

Tienen vocación de desaparecer, pero los exámenes de septiembre son todavía una pesadilla para miles de estudiantes que, en la época estival, deben compaginar el tiempo de ocio y diversión con duras jornadas de estudio y trabajo. Objetivo: aprobar las materias suspendidas. Profesores particulares, academias, internados o programas de refuerzo gratuitos son algunos de los recursos para superar con éxito las pruebas extraordinarias de septiembre.

Planificar el verano

/imgs/2009/08/maters.portadapg.jpg

Julio, agosto y… septiembre. Mientras para muchos estudiantes el noveno mes del calendario se traduce en reencuentro en las aulas y comienzo del curso, para otros constituye la fecha clave que determinará su futuro para el próximo año académico. Son los alumnos que no lograron superar todas las asignaturas en junio y, por tanto, deben volver a examinarse en la convocatoria extraordinaria de septiembre. En algunos casos, lo hacen para pasar de curso. En otros, para no cargar con asignaturas atrasadas en la mochila del siguiente periodo escolar.

Durante el curso el alumno debe combinar el estudio con la asistencia a clase, mientras que en verano dispone de todas las horas del día

Estos estudiantes ven los meses de verano como un túnel oscuro que deben atravesar antes de llegar a la meta. Sin embargo, no tiene por qué ser así. Con una buena planificación y organización, el alumno suspenso puede, además de estudiar, disfrutar de tiempo de ocio. Durante el curso, debe combinar el estudio con la asistencia a clase, pero en verano dispone de todas las horas del día para “hincar los codos”.

Lo primero que debe hacer es marcarse un calendario y un horario, en función de las materias pendientes. Dedicar entre tres y cinco horas diarias a las asignaturas suspensas puede ser suficiente para aprobar en septiembre.

Otra ventaja es que conoce los errores que ha cometido durante el curso. Esto le permite ser consciente de sus puntos débiles y aplicarse más para superarlos. Tras este análisis, el alumno ha de repasar las principales técnicas y métodos de estudio, así como las estrategias fundamentales para preparar los exámenes.

Si el alumno estudió con sus apuntes y no aprobó, debe plantearse si estaban bien tomados. En verano puede aprovechar para pedir los apuntes a algún compañero que haya superado la asignatura y que, además, pueda ayudarle a organizarse mejor.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Estudiar con ayuda »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones