Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Perros > Convivencia y psicología > Adiestramiento

Perros de visita en Navidad, ¿cómo evitar peleas con el can de la familia?

El perro de la familia puede sentirse incómodo si los invitados acuden con otros animales, por lo que se deben tomar precauciones para evitar los conflictos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 26 diciembre de 2012

La Navidad conlleva reuniones con familiares y amigos. Algunos de ellos tienen perro y puede ocurrir que en una casa se junten varios canes desconocidos entre sí. Pueden no surgir roces ni problemas. Pero más vale prevenir que curar. A continuación se plantean seis claves para que las visitas caninas sean bien recibidas por los perros de la casa, entre ellas, planificar la visita, ofrecerles un paseo antes de la cena y evitar que compartan la cama o la comida durante la reunión.

Imagen: erkillian5

1. Planificar la visita con el perro en Navidad

Cuando en casa hay perros, las visitas con otros animales hay que planificarlas. Esto es válido en Navidad, al igual que durante otras fechas del año. No es recomendable que llegue una visita con perro sin previo aviso.

No es lo mismo un encuentro entre dos perros en la calle (espacio neutro), que entrar en el hogar o territorio de un animal. Si el can que recibe la visita es muy territorial (no tolera la entrada en lo que considera su espacio) puede haber conflictos con el perro visitante.

Planificar la visita, avisar con tiempo y conocer el carácter del otro animal es clave para evitar conflictos, en la medida de lo posible.

2. Un paseo juntos antes de la cena o comida navideña

Un paseo con los dos perros juntos antes de subir a casa les relajará

Pasear juntos a los perros antes de subir a casa es una buena idea para evitar conflictos. El hecho de que los canes tengan un encuentro en la calle ayuda a romper el hielo entre ellos. Cuando lleguen a casa, se mostrarán más relajados con la situación.

"Si el encuentro de los perros se produce el día anterior a la reunión familiar, hay más probabilidades de que los canes se toleren sin problema en casa", afirma Gregorio Sánchez, educador canino.

3. Evitar que coman juntos

En Navidad, la comida de los perros debe separarse

Un paseo conjunto no siempre garantiza el éxito de la reunión canina. "Si el animal que recibe la visita es muy territorial, puede surgir algún conflicto", advierte el educar canino.

El momento de la comida puede ser una fuente de conflictos entre los perros, sobre todo si no se conocen. El líder dejará claro cuál es su puesto y enseñará los dientes.

Para evitar problemas, es recomendable que los perros hayan comido antes del encuentro familiar navideño o que lo hagan en estancias separadas.

4. Impedir que compartan juguetes

Una forma de eludir roces es evitar que el perro visitante se acerque a los juguetes del otro can o que use su cama. No obstante, si el perro invitado es un cachorro, es posible que el otro can se muestre más tolerante para compartir sus objetos personales y espacio de descanso, en especial, si es una hembra.

5. Supervisión del perro durante el encuentro familiar

Imagen: Courtney Nash

La supervisión de los perros por parte de los dueños es fundamental para evitar conflictos entre los canes en Navidad. Si el encuentro canino está arbitrado por el líder humano, los animales entienden que hay un jefe por encima, lo que evitará peleas.

Por lo tanto, mientras dure la reunión familiar navideña, los perros deben estar acompañados en todo momento por sus dueños.

6. Canes de mismo sexo pueden llevarse peor

No siempre es así, pero "hay más probabilidades de que dos perros del mismo sexo (dos machos o dos hembra) tengan más problemas para compartir su espacio con el otro", añade Sánchez.

Del mismo modo, la visita de una perra en celo a la casa de un macho no es recomendable. Si el perro está esterilizado, habrá mayores posibilidades de que no se ponga nervioso y acose a la hembra. De no ser así, la visita tiene todos los visos de presentarse muy complicada.

La educación del perro garantiza su vida social

La forma más adecuada de conseguir que un perro se relacione sin problemas es sentar unas bases de educación correctas y socializarle de manera apropiada.

La edad comprendida entre los tres y los nueve meses es clave para enseñar al cachorro pautas de comportamiento básicas que fomenten su obediencia.

Las relaciones sociales del perro con otros congéneres, así como con personas fuera de su entorno, es fundamental para que se convierta en un perro adulto sociable y equilibrado. De esta forma, las reuniones familiares navideñas transcurrirán sin problemas.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones