Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Europa decide erradicar un pato “invasor” para evitar mestizos

El objetivo es conservar la malvasía cabeciblanca original

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 16 marzo de 2003
El Gobierno británico ha anunciado que gastará ocho millones de euros en los próximos seis años para acabar con 6.000 patos canela. La decisión del Ministerio de Medio Ambiente del Reino Unido confirma la puesta en marcha de un plan europeo de erradicación que ofrece una notable paradoja y promete un incierto resultado.

El origen de la decisión está en las lagunas de Zóñar o Rincón, en la provincia de Córdoba. Allí, conservacionistas españoles y británicos descubrieron, en los años setenta, que la malvasía cabeciblanca estaba al borde de la extinción. Identificaron 22 ejemplares.

La caza, el desarrollo industrial, la expansión de los cultivos agrícolas, las sequías...habían diezmado el hábitat de la malvasía cabeciblanca. Andalucía era el último y agónico refugio en Europa Occidental de la malvasía, de cuya especie quedaban en el mundo unos 10.000 ejemplares, dispersos en Turquía, Azerbayán, o Marruecos.

Las iniciativas de los conservacionistas convirtieron a la malvasía en un emblema para que las autoridades españolas tomasen conciencia de la importancia de proteger la biodiversidad. Se restauraron humedales y vegetaciones, se prohibió su caza y se reconstruyó el precario equilibrio que permitiese la repoblación. Más de dos mil malvasías viven y procrean ahora en Andalucía y Castilla-La Mancha.

Pero, a principio de los años ochenta, los conservacionistas descubrieron una nueva amenaza: el pato canela. Existen versiones diversas sobre el origen de esos patos, que nunca antes habían sido observados por los ornitólogos en las lagunas españolas, pero la más común afirma que el "ruddy duck", o malvasía canela, migró hacia lo que los británicos llaman "el continente" desde la desembocadura del río Severn, en el oeste de Inglaterra.

Allí, un sir británico había creado un santuario de pájaros, en Slimbridge. Y trajo de Estados Unidos varias parejas de patos canela. Algunos escaparon y se reprodujeron. En los años ochenta, la población de patos canela en el Reino Unido ya sumaba varios miles. La expansión británica coincidió con la aparición de ejemplares en España. La malvasía cabeciblanca hembra había encontrado una nueva pareja.

Aparecieron los primeros híbridos, con capacidad también reproductora. El cruce de malvasías cabeciblancas y canelas perturbó el éxito del programa conservacionista, hasta el punto de que se han suspendido los proyectos de repoblación de lagunas con malvasías cabeciblancas porque su suelta conducirá inevitablemente a la procreación de más híbridos y a la desaparición paulatina de la malvasía cabeciblanca autóctona.

La introducción de especies exóticas es un mal unánimemente reconocido por quienes se ocupan de la naturaleza o de la biodiversidad. Legislaciones y controles más estrictos intentan limitar, al menos en los países más desarrollados, los daños que causa la importación de especies destinadas al coleccionismo.

No es la primera vez que se han erradicado especies introducidas. Los británicos exterminaron sus poblaciones de muskrat o coipú, mamíferos roedores dañinos para la agricultura, el regadío o los desagües. En Tasmania, se intentó erradicar sin éxito el mirlo, por su afición a comer cultivos agrícolas de frutos tropicales.

En Nueva Zelanda, la introducción del anadón ha llevado al declive de la población de patos grises y a la proliferación de híbridos. Pero, hasta el momento, los planes públicos aspiran tan sólo a preservar la existencia de la especie autóctona.

Nunca hasta ahora se ha intentado erradicar una especie introducida porque el mal que acarrea sea la procreación de mestizos. El anuncio del Gobierno británico ha causado una polémica que enfrenta a quienes aseguran que la erradicación de los patos canela es la única manera de lograr el bien superior de preservación de una especie indígena y quienes sostienen que se trata de un genocidio de aves.

Etiquetas:

canela erradicar pato

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones