Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Kepa Solaun, director general de Factor CO2

España carece de inventarios específicos sobre carbono negro, uno de los principales contribuyentes al cambio climático

La lucha contra el cambio climático se ha centrado en el dióxido de carbono (CO2). Sin embargo, hay otros implicados de peso en este problema ambiental, como el poco conocido carbono negro, emitido en procesos de combustión incompleta. Así lo recuerda Kepa Solaun, director general de Factor CO2. Esta consultora, especializada en ofrecer soluciones al calentamiento global, ha realizado un estudio que estima las emisiones de este contaminante en España. Según Solaun, se pueden asumir medidas de bajo coste que reducirían las emisiones de carbono negro y, de este modo, además de mitigar el cambio climático, mejoraría la calidad del aire.

¿Por qué debe preocuparnos el carbono negro?

Sobre todo por dos razones. La primera, y más evidente, porque es un contaminante del aire peligroso para la salud humana: se compone de partículas de pequeño tamaño que son inhaladas por las personas y pueden afectar de manera directa o indirecta al sistema pulmonar e incrementar el riesgo de padecer infecciones respiratorias.

¿Y la otra razón?

“Reducir las emisiones de carbono negro mejoraría la calidad del aire y mitigaría el cambio climático”Menos evidente hasta hace poco, se trata de uno de los principales contribuyentes al cambio climático. Aunque el énfasis hasta ahora se ha puesto de forma específica en el dióxido de carbono (CO2) y en otros gases de efecto invernadero (GEI), el carbono negro es también un causante del calentamiento global y, por tanto, debe abordarse su reducción. Si conseguimos reducirlo, solucionaremos los dos problemas al mismo tiempo: mejorar la calidad del aire y mitigar el cambio climático.

¿Cuándo y cómo se ha descubierto el carbono negro y sus efectos sobre el medio ambiente y la salud?

Es conocido desde el siglo XIX, pero no cobra verdadera relevancia hasta avanzado el siglo XX. En los años 50 gana mucha repercusión tras un grave episodio de contaminación por uso de carbón en Londres. Sin embargo, la constancia de su contribución al cambio climático es más tardía. A partir de los años 70 y 80 diversos estudios se dan cuenta de su capacidad para absorber la radiación solar y de su potencial de calentamiento.

¿Se ha tomado alguna medida para combatir el carbono negro?

Las propuestas de acciones específicas se han desarrollado en los últimos años. En fechas recientes, Naciones Unidas, el Banco Mundial o la Agencia Ambiental de Estados Unidos se han posicionado al respecto.

¿Dónde se origina el carbono negro?

Se genera por procesos de combustión incompleta, en los que parte de la materia de un combustible se emite a la atmósfera en forma de partículas. Sucede en muchas ocasiones con el uso de biomasa, en especial con tecnologías tradicionales, pero también en motores diésel, o en los procesos industriales y de generación de energía. Históricamente se emitía sobre todo en los países desarrollados, pero en los últimos años, con la mejora en las tecnologías de combustión, los países en desarrollo han pasado a ser los principales emisores.

¿Se tiene en cuenta a la hora de evaluar las consecuencias del cambio climático?

Los mejores modelos climáticos están incorporando la información de todos los causantes relevantes del cambio climático, entre ellos el carbono negro. Por ejemplo, tiene la ventaja de que forma parte de los llamados “forzantes climáticos de vida corta”.

¿Qué significa?

A diferencia de la mayor parte de los GEI, que pueden permanecer cientos o miles de años en la atmósfera, el carbono negro permanece muy poco tiempo, produciendo todos sus efectos. Si tomamos medidas eficaces para reducir sus emisiones, el efecto se notará de manera mucho más rápida que, por ejemplo, con el CO2.

¿Cuánto carbono negro se origina en España?

“El carbono negro puede reducirse con medidas de bajo coste y alto impacto”A día de hoy no existen inventarios específicos de emisiones de carbono negro para España. Desde Factor CO2 se ha realizado una estimación de las mismas a partir de un registro de emisiones de partículas elaborado por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) y a través de los “factores de especiación”. Estos factores establecen para cada tipo de fuente de emisión la cantidad de carbono negro dentro de esa materia particulada.

¿Cuáles son las conclusiones principales del estudio?

A partir de dichas estimaciones se ha establecido que la principal actividad emisora sería el transporte, seguido de la combustión en el sector residencial y de la combustión en industrias del sector energético. En cualquier caso, sería deseable un inventario más preciso y desarrollar factores de especiación específicos para el país.

¿Qué medidas son necesarias para combatir el carbono negro?

En la mayor parte de los países desarrollados existe ya una regulación sobre las emisiones de materia particulada, que incide en reducir las del carbono negro. Es preciso continuar con estos avances pero debe hacerse particular énfasis en las emisiones en países en vías de desarrollo.

¿Cuánto cuestan estas medidas?

Hay numerosas medidas de bajo coste y alto impacto que pueden desarrollarse. Entre ellas el empleo de sistemas eficientes de uso de biomasa en países en vías de desarrollo, en especial en el sector residencial, la utilización de filtros en motores diésel o prácticas específicas en los sectores industrial o agrario.

¿Qué podemos hacer los ciudadanos?

Nuestra forma de actuar en este campo no es sustancialmente diferente de la que deberíamos adoptar para mejorar nuestro comportamiento ambiental en general. Reducir el uso del vehículo privado a favor del transporte colectivo o de medios no motorizados es la opción más sencilla. Además, cualquier medida de ahorro y eficiencia energética conllevará importantes beneficios.


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones