La escasez de agua en África hará que el continente se enfrente a una grave crisis, según la ONU

Recomienda que se actúe rápido para atajar los efectos del cambio climático
Por mediatrader 23 de abril de 2007

La ONU prevé que, de no adoptarse medidas rápidas, África se arriesga a sufrir una severa escasez de agua en los próximos años que pondrá en riesgo la vida de decenas de millones de personas. Así, una comisión de expertos de la citada organización reunida en Johannesburgo la pasada semana aseguró que el continente africano «debe actuar rápido en encontrar formas para tratar los efectos del cambio climático, sobre todo en preservar sus fuentes de agua potable».

Entre 75 y 250 millones de africanos sufrirán escasez de agua potable para el año 2020, según el informe elaborado por este grupo de científicos. Además, se verá perjudicada la producción agrícola de estos países y descenderá la pesca en zonas como la de los Grandes Lagos, agrega el trabajo. «Si no se toman medidas rápidamente para conservar el agua dulce, entraremos en una crisis severa», alertó Pauline Rube, una de los miembros de la comisión.

Teniendo en cuenta que África es una región semiárida, los gobiernos africanos no deben esperar para empezar a actuar, según señalaron los científicos, que reclamaron a los mandatarios africanos que incluyan medidas en sus políticas contra el cambio climático. «Es necesario también que los gobiernos hagan pedagogía para explicar a sus ciudadanos el peligro del cambio climático y las medidas a tomar con el fin de que se conciencien», explicaron los investigadores.

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señala en su último informe que «la crisis del agua en África radica en la pobreza, la desigualdad y las relaciones desiguales de poder, así como en las políticas cerradas de gestión del agua que agravan la escasez». Los síntomas de la explotación en exceso del agua en África son alarmantes, con ríos que están secándose y con ecosistemas dependientes del agua que sufren una rápida degradación, indicó Kevin Watkins, jefe del equipo de investigadores del PNUD.

África subsahariana es la región del mundo en la que sus habitantes tienen menos acceso al agua, con un 45% de su población sin agua en buenas condiciones y un 65% que no tiene saneamiento adecuado. El problema en África subsahariana no es tanto la falta de agua como la ausencia de infraestructuras necesarias para poder canalizarla y tratarla tras su uso, según el trabajo del PNUD.