Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Vertidos contaminantes en el mar

Cerca de 6.000 buques transportan cargamento contaminante por todo el planeta

El caso Prestige es la punta del iceberg negro de la contaminación en el mar. Los petroleros que se accidentan provocan un mínimo porcentaje de los vertidos originados por este transporte. Aún mayor es el originado por labores de limpieza furtiva de sus depósitos en alta mar. Los océanos reciben cada año cerca de 2,5 millones de toneladas de petróleo y sus derivados. Pero no sólo este mercado ennegrece las aguas, la mayor parte de los residuos generados por las actividades humanas acaban en el “gran vertedero del planeta”. Sus efectos perjudican el medio ambiente y la salud humana.

Contaminación de petróleo y sus derivados al mar

El desastre ecológico provocado por el petrolero Prestige, con su hundimiento en noviembre pasado frente a las costas gallegas, ha hecho patente a los ojos de la opinión pública un problema latente durante las últimas décadas, el de la contaminación originada por el “oro negro”.

No sólo su contaminación atmosférica, sino, sobre todo, la marina, pues el mar es la gran vía de transporte de esta fuente de energía. En los últimos años varios han sido los casos de derramamiento de hidrocarburos al mar que han llegado a las portadas de los medios de comunicación.

Sin embargo, la contaminación de petróleo y sus derivados al mar no se ciñe de manera exclusiva a estos desastres. El transporte de crudo y los residuos de las industrias y de los usos ciudadanos están, desde hace años, tiñendo de negro al planeta azul.

Según un estudio de la Universidad Politécnica de Cataluña, mencionado por el diario La Vanguardia, los grandes petroleros vierten al mar Mediterráneo, en la zona catalano-balear, unas 2.000 toneladas anuales de hidrocarburos, mayoritariamente en tareas furtivas de limpieza en alta mar. Para un petrolero es mucho más barato limpiar sus tanques fuera de puerto. La operación consiste en llenar de agua los tanques y evacuarla después. Este agua se lleva consigo las toneladas de restos de hidrocarburos que quedan alojadas en el tanque una vez vaciada la carga. En un barco de unas 100.000 toneladas, estos restos son, aproximadamente, 500 toneladas.

Los datos de este estudio, elaborados a partir de imágenes tomadas por satélite, detallan que esas 2.000 toneladas de hidrocarburos ocuparían unos 8.425 kilómetros cuadrados, es decir, un cuadrado de 92 kilómetros de lado.

Estas operaciones fuera de puerto quedarían a espaldas del Convenio Internacional para Prevenir la Contaminación de los Buques (MARPOL), de la Organización Marítima Internacional. Su objetivo es limitar la cantidad de aguas mezcladas con residuos de hidrocarburos que se vierten al mar y asegurar que los puertos de descarga cuentan con instalaciones de recepción de residuos oleosos provenientes de los buques.

2,5 millones de toneladas de petróleo al mar

Imaginando una extrapolación de los datos del estudio de la Universidad Politécnica de Cataluña las cifras sobre los vertidos de este tipo en todo el planeta podrían certificar cifras astronómicas.

Cerca de 6.000 buques transportan este tipo de cargamento por todo el planeta. Cada año los océanos reciben aproximadamente 2,5 millones de toneladas de petróleo y sus derivados. Cifra que sube a 3,5 millones, según datos de Greenpeace. De ellas, sólo un 5% podría atribuirse a grandes vertidos consecuencia de accidentes (la organización ecologista WWF-Adena ha establecido en más de 200 los ocurridos en el pasado siglo). El 30% ó 40% se debe a la limpieza de los barcos y a las emisiones a la atmósfera, que terminan en el mar en forma de lluvia.

Otro 10% es atribuible a emisiones de fuentes naturales. El resto tiene como origen las actividades en tierra firme, originándose por las industrias y del uso de automóviles.
En este aspecto, el hombre no sólo tira al mar petróleo, sino un sinfín de compuestos químicos, metales pesados y otros contaminantes. Aunque existen sistemas de depuración éstos aún no son una realidad en gran parte de los países en vías de desarrollo, ni siquiera son completos en los países del primer mundo.

En la Unión Europea, solamente cuatro países (Francia, Finlandia, Dinamarca y Luxemburgo) reciclan la mitad de los lodos que generan cada año sus depuradoras. En la mayoría de los países, el vertido es la principal vía de eliminación de estos lodos, unos 8 millones de toneladas al año en el territorio de la UE.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones