Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor

Ley de Contrato de Aparcamiento de Vehículos

Determina las responsabilidades de los propietarios de los aparcamientos y los usuarios

La Ley de Contrato de Aparcamiento de Vehículos viene a cubrir el vacío legal que existía en este ámbito, delimitando las obligaciones y derechos del titular del aparcamiento, así como las del usuario. Conviene conocer el ámbito de aplicación y la cobertura de esta normativa para saber qué sucede, por ejemplo, si nos roban alguna pertenencia del interior de nuestro coche o si perdemos el tique del parking. Aunque la Ley supone una regulación específica en este terreno, la posterior suspensión de algún aspecto y la redacción de otros generan descontento entre los usuarios, quienes consideran que sólo beneficia al sector de los propietarios de aparcamientos y exigen introducir algunas mejoras.

Ámbito de aplicación de la nueva Ley

Ante la ausencia de una normativa específica que regulara el contrato que se genera cada vez que un usuario estaciona su vehículo en un aparcamiento y ante la masificación de este fenómeno, en noviembre de 2002 entró en vigor la Ley 40/2002, reguladora del Contrato de Aparcamiento de Vehículos. En esta nueva norma se establece el ámbito de aplicación y se delimitan las responsabilidades y derechos tanto del usuario como del titular del aparcamiento.

Según el texto, la Ley 40/2002 es aplicable en los aparcamientos en los que una persona cede, como actividad mercantil, un espacio en un local o recinto del que es titular, para el estacionamiento de vehículos de motor, con los deberes de vigilancia y custodia durante el tiempo de ocupación, a cambio de un precio determinado en función del tiempo de estacionamiento.

No obstante, dicha norma no regula la totalidad de locales o recintos destinados al estacionamiento de vehículos, sino que quedan excluidos de su ámbito de aplicación: los estacionamientos gratuitos, los que dependen de otras instalaciones (aparcamientos de hipermercados, centros comerciales o de ocio, aeropuertos, restaurantes y similares) y las zonas de estacionamiento regulado en la vía pública (zonas ORA).

El presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, considera que esta exclusión perjudica a los consumidores, ya que con ello se exonera de responsabilidad a las grandes superficies comerciales, hoteles, etc., de la obligación de dotar de vigilancia sus zonas de aparcamiento: “Hasta la entrada en vigor de la ley, los tribunales venían reconociendo a los usuarios el derecho a ser indemnizados por los daños y robos producidos en sus vehículos que estaban estacionados en estos lugares, incluso aunque el aparcamiento fuera gratuito.”

Lo que sin duda consigue la Ley de Contrato de Aparcamiento es delimitar de manera clara los derechos y obligaciones tanto del usuario como del titular del aparcamiento o garaje, un paso adelante según Jaime Azcoiti, vicepresidente de la Asociación Española de Aparcamientos y Garajes (AEGA), ya que “antes se producían situaciones muy heterogéneas, dependiendo de quién tuviera que interpretar las obligaciones y derechos de ambos, generándose así una importante inseguridad jurídica.”

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones