Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Atención sanitaria

En busca de tratamiento médico para la covid persistente

Casi medio centenar de sociedades científicas y asociaciones de pacientes publican una guía clínica de atención para personas con covid persistente o 'long covid'

La covid persistente es una realidad que, según algunas estimaciones, afecta al 10 % de las personas que se han contagiado de SARS-CoV-2. Una vez superada la covid-19, estos pacientes no consiguen recuperar su estado vital previo. Es decir, padecen secuelas. La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) habla de covid persistente, o long covid, cuando estos signos y síntomas se mantienen durante más 12 semanas y no se explican por un diagnóstico alternativo. Pero ¿qué síntomas son estos? ¿Se pueden revertir? ¿Hay tratamiento? ¿La covid persistente tiene cura? Lo explicamos en este artículo.

“En los próximos meses tendremos que enfrentarnos a una gran avalancha de afectados de covid persistente”. Con esta contundencia, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia y otras 47 sociedades científicas y asociaciones de pacientes avisan de un problema que ya está aquí y que irá a más: las miles de personas que han superado la covid-19 pero que arrastran secuelas. Se trata de un grupo de población que crece de forma paralela al aumento de los contagiados por el SARS-CoV-2 y que, muchas veces, se siente desatendido.

“Las personas que padecen afecciones posteriores a la covid-19 se sienten estigmatizadas. Han luchado para que sus casos se tomen en serio y obtengan un diagnóstico, porque la atención que reciben es fragmentada, inconexa y aislada. También existen problemas reales con el acceso a las prestaciones por enfermedad e invalidez”, señala este grupo de trabajo que se ha unido con un fin muy concreto: consensuar una guía clínica para la atención al paciente con long covid que ofrezca una respuesta sanitaria más adecuada a sus necesidades en materia de salud.

La guía, que se ha publicado en mayo, nace como respuesta a las necesidades de un gran número de pacientes afectados que han visto cómo ha mermado su calidad de vida tras la infección, y a los que durante mucho tiempo no se han reconocido como enfermos debido a que había muy poca información sobre esta nueva enfermedad. Entre sus principales objetivos destacan, entre otros, mejorar la salud de las personas con covid persistente, visibilizar esta patología, aumentar el conocimiento sobre la enfermedad y aplicar la evidencia disponible para mejorar el proceso de diagnóstico y el seguimiento de los afectados.

Diferencias entre covid-19 y covid persistente

Aunque todavía no hay una definición de long covid aceptada de manera universal, la guía ofrece estas dos definiciones para saber qué es qué y distinguirla de otras patologías:

  • Covid-19 aguda: son los signos y síntomas que se manifiestan tras el contagio de covid-19 y que se pueden extender hasta cuatro semanas.
  • Covid persistente o long covid: es un complejo sintomático multiorgánico que afecta a quienes han padecido la covid-19 y cuyos síntomas permanecen en el tiempo tras la fase aguda de la enfermedad, pasadas cuatro e incluso 12 semanas.

Cuáles son los síntomas de la covid persistente

Fatiga, malestar general, problemas para dormir, dolor en las articulaciones, pérdida del olfato, afectaciones cardíacas, fallos de memoria, cansancio, falta de concentración… En estos meses se han descrito decenas de síntomas de la covid persistente, aunque a grandes rasgos se pueden clasificar en tres grupos:

  • 1. Pacientes en los que predomina la afectación del nervio vago y tienen dificultades para tragar, disnea, trastornos digestivos y cardíacos.
  • 2. Pacientes que sufren brotes de fiebre y cansancio.
  • 3. Pacientes con alteración de la inmunidad y síntomas, sobre todo, neurocognitivos.

Covid persistente y discapacidad asociada

“Una de las principales características de la long covid es la discapacidad del proceso, así como la discapacidad que generan sus síntomas”, señala el documento que, además, detalla cuáles son los 10 síntomas más incapacitantes de la covid persistente:

  • Cansancio (astenia)
  • Malestar general
  • Dolores de cabeza
  • Dolores musculares
  • Dolores articulares
  • Falta de aire (disnea)
  • Presión en el pecho
  • Falta de concentración
  • Dolor en el tórax
  • Pérdida de olfato (anosmia)

Diagnóstico y tratamiento de la covid persistente

La diversidad de síntomas complica que se pueda reducir el diagnóstico y el seguimiento a unas pocas pruebas. Por ello, la guía recomienda varios pasos:

Exploración física

Es la base. “Un correcto abordaje de una enfermedad con alteración multiorgánica como esta necesita un abordaje integral, con valoración multisistémica”, sostienen los firmantes. Para ello, aconseja realizar una exploración física general (piel, articulaciones, temperatura, tensión arterial, peso, frecuencia respiratoria, etc.) y por aparatos (auscultación pulmonar y cardíaca, exploración abdominal, neurológica, oftalmológica, etc.). Con todo ello se busca descartar otras causas o problemas preexistentes y poder establecer un diagnóstico de long covid.

Pruebas de laboratorio

Entre las más importantes: las pruebas diagnósticas de infección aguda (PDIA), las pruebas serológicas y las pruebas analíticas básicas (como un análisis de sangre completo, análisis de glucosa, perfil lipídico, perfil renal y hepático, albúmina, niveles de vitamina D, calcio y fósforo, y pruebas de coagulación, entre otras).

Analíticas específicas según el tipo de síntomas

Además de la analítica general, se aconseja completar con otros análisis más específicos según el tipo de síntomas que tenga la persona. Por ejemplo, un análisis de heces en quienes tienen síntomas digestivos, un análisis de troponina o amilasa/lipasa en quienes tienen dolor torácico, o cultivos de sangre y de orina en quienes tienen brotes con síntomas respiratorios. Asimismo, se recomienda estudiar la presencia de otros virus como el de Epstein-Barr, el citomegalovirus y el herpes.

Otras pruebas

  • Pruebas para el estudio de la inmunidad celular (monocitos, linfocitos B y T, TCD4+, TCD8+, células natural killer, interferón gamma y respuesta celular a antígenos SARS-CoV-2 frente a proteína S, M, N, P)
  • Radiología, ecografía y tomografía computarizada de tórax
  • Ecografía articular
  • Electrocardiograma
  • Ecocardiograma
  • Saturación de oxígeno
  • Pruebas de esfuerzo

Tratamiento

En la actualidad, no existe un tratamiento específico para la covid persistente. Aunque hay ensayos clínicos en marcha, tanto en España como en otras partes del mundo, no se ha conseguido la suficiente evidencia que permita recomendar un tratamiento específico. Entre los problemas para lograrlo destacan, sobre todo, la gran diversidad de síntomas, los múltiples órganos afectados y el desconocimiento fisiopatológico que origina los síntomas.

En este momento, se está estudiando la efectividad de los antivirales, la ivermectina (un antiparasitario), los antiinflamatorios como corticoides o colchicina, el plasma, las vitaminas D y B12, el ácido fólico y el omega 3, entre otros, pero aún no hay evidencia suficiente. Por ello, el documento coordinado por la SEMG propone un tratamiento con perspectiva global, a la espera de que nuevos resultados puedan orientar a los médicos hacia tratamientos más específicos y eficaces.

Etiquetas:

coronavirus

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones