Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Psicología y salud mental

Cómo superar el miedo a volar

El 25 % de los viajeros sufre aviofobia en algún grado. Planificar distracciones para el vuelo o no ir con prisas al aeropuerto son algunas claves para sobrellevarlo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 21 julio de 2019

La aviofobia, más conocida como el miedo a volar, es un problema mucho más frecuente de lo que imaginamos. Cerca de la cuarta parte de los viajeros sufre este temor en algún grado, según los datos de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA). Además, varios estudios psicológicos estiman que el 5 % de los afectados presenta un grado de temor que llega a la fobia. Le preguntamos a un especialista si es posible superar este miedo y cómo hacerlo.

Alfonso de Bertodano es comandante de vuelo en activo, psicólogo por la Universidad Autónoma de Madrid y miembro de la Asociación Europea para la Psicología de la Aviación (EAAP). Explica que cuando el miedo a volar es elevado provoca limitaciones a quien lo padece que le impide poder disfrutar de una vida plena. "A nivel laboral no optan a puestos de trabajo que implique viajar o, si lo hacen, es a costa de ansiolíticos o alcohol", afirma De Bertodano. En el plano familiar, "no visitan a hijos que viven en el extranjero, como es el caso del padre del jugador de fútbol Iniesta, o no planifican vacaciones que impliquen trayectos muy largos o en avión", continúa. Y prosigue poniendo ejemplos como los viajes de novios, las vacaciones con amigos o incluso los viajes de fin de carrera.

De Bertodano expone que este miedo, como cualquier otro, es una emoción que provoca cambios a nivel psicofisológico. Partimos de la base de que estamos percibiendo el avión como un peligro, bien por desconocimiento o por las experiencias previas, por lo que nuestro organismo ha de ponerse a la defensiva y tratar de sobrevivir, lo que en la mayoría de los casos implica huir. Para que esa huida sea efectiva, el sistema límbico pone en marcha la vía de activación de la ansiedad mediante el sistema simpático, que es el encargado de que aumente la frecuencia cardiaca, el ritmo de la respiración, que se genere glucógeno e incluso que se detenga la digestión, entre otras muchas respuestas. Es decir, este sistema se encarga de prepararnos para la huida y, además, hacer que nos sintamos mal (aversión) para que la llevemos a cabo. Pero no podemos cumplir ese objetivo, ya que estamos en el aire, y el agobio por no poder salir (huir) es la gota que colma el vaso. Y este recuerdo desagradable volverá aumentado a la mente de la persona con miedo a volar, cada vez que compre un billete de avión o cuando le digan que tiene que viajar.

El origen, tal y como apunta el experto, es por lo general un vuelo traumático por algún motivo en concreto, frecuentemente las turbulencias, al que no se le sabe dar una explicación racional y que hace que quede "instalado" el avión como peligroso en el sistema límbico. En muchas otras ocasiones, se debe a un aprendizaje incorrecto que adquirimos de personas cercanas que ya tienen ese miedo, como padres o hermanos. "Otra circunstancia muy frecuente es que comience o aumente en las mujeres después de la maternidad, motivo que explicaría la mayor incidencia estadística entre mujeres", apunta el especialista.

Consejos prácticos para reducir el miedo

Imagen: diego_cervo

Alfonso de Bertodano ha unido sus dos profesiones y, además de pilotar aviones (tiene más de 10.000 horas de vuelo), desde hace más de una década enseña con cursos a perder el miedo a volar. Utilizando una terapia técnica cognitivo-conductual, ayuda a las personas a quitarse el temor o, como mínimo, a reducir su ansiedad para que puedan seguir viajando y teniendo vuelos más placenteros. Estos son sus consejos para que quienes sufran de aviofobia puedan sobrellevar mejor los viajes vía aérea.

  • 1. No acumular ansiedad, especialmente por las prisas. La ansiedad se acumula y no es deseable que un vuelo que podría ir bien provoque alteraciones por un estado de ánimo que nada tiene que ver con el avión.
  • 2. Planificar las distracciones para el vuelo, sobre todo para los vuelos largos. Hay que cambiar de tarea al menos cada 45 minutos incluyendo paseos por el avión en los vuelos de más de dos horas. Carga en la tableta alguna serie divertida a la que ya estés enganchado, o que conozcas bien y no te importe volver a ver. Lleva pasatiempos, mandalas para pintar, etc. La lista de distracciones posibles es interminable y dependerá de las preferencias de cada persona.
  • 3. Identificar los pensamientos que nos generan ansiedad y añadirles "sin embargo..." y concluir nuestras frases con algo positivo.
  • 4. Respirar de modo adecuado. Parece un tópico pero en realidad pone en marcha los mecanismos de relajación internos.

Errores básicos que aumentan el miedo

Por otra parte, De Bertodano da cuenta de los dos errores básicos que hacen que el miedo a volar se incremente. El primero es evitar volar, debido al aumento de ansiedad producido por la situación, bien durante la compra del billete, al llegar al aeropuerto o bajándose incluso del avión. El segundo es decidir exponerse a un vuelo sin tener las herramientas para gestionar la ansiedad voluntariamente, ni el conocimiento adecuado y esencial de la aviación aplicada, que nos impidan crear, por ignorancia, las habituales explicaciones catastróficas para cualquier cosa que no comprendamos.

Asimismo, el psicólogo y piloto advierte de que las pastillas (una de las salidas de un gran número de pasajeros que sufren este miedo) solo deben tomarse bajo prescripción médica, y siempre teniendo en cuenta que nos podemos volver dependientes de ellas para volar.

En esta misma línea recomienda solo acudir a un especialista cuando se haya tomado la decisión personal de superarlo: "Desaconsejamos totalmente asistir a un curso contra el miedo empujado por otras personas, regalárselo a alguien que tiene miedo a volar o incluso que en una empresa apunten a un trabajador sin que lo haya propuesto él. Como siempre digo a las personas que me llaman para consultar, no hacemos magia, enseñamos cómo superar el miedo a volar dentro de un proceso donde el curso es solo el principio".

Etiquetas:

avión miedo

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto