La UE denunciará a España por impedir la importación de suplementos dietéticos derivados de plantas

El Gobierno considera que son medicamentos mientras no se incluyan en una lista de plantas elaborada en 1973
Por EROSKI Consumer 23 de marzo de 2007

España tendrá que vérselas ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) por impedir la importación de suplementos dietéticos derivados de plantas, como el ginseng o la espirulina, al alegar que son medicamentos sin autorización.

Las numerosas quejas enunciadas por las empresas importadoras de estos productos han provocado que la Comisión Europea vaya a denunciar a España ante el Alto Tribunal de la UE. El Ejecutivo comunitario pidió el año pasado a las autoridades españolas que explicaran los motivos por los que se ha impedido el libre comercio de dichos suplementos, que se venden legalmente en otros países miembros.

El Ejecutivo español argumenta que son medicamentos mientras no estén incluidos en una lista de plantas elaborada en 1973, cuya última actualización data de 1976. Por ello, los suplementos dietéticos importados de otros países de la UE son retirados del mercado a no ser que tengan autorización para su venta como medicinas.

A juicio de Bruselas, las disposiciones españolas constituyen una barrera injustificada y desproporcionada al libre movimiento de bienes en el mercado interior comunitario.