Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Las piernas computerizadas permitirán a los amputados vivir casi con total normalidad

Estos ingenios, en realidad ordenadores dotado de microsensores, son ya usados en España por 90 pacientes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 30 marzo de 2003
La tecnología muestra una vez más su cara más amable y útil. Los microprocesadores, presentes en la vida cotidiana actual en forma de teléfonos móviles o microondas, han conseguido que las personas con piernas amputadas tengan un total control sobre sus movimientos, gracias a la primera prótesis del mundo completamente controlada con tecnología microelectrónica.

Ello ha sido posible gracias a la denominada "C-Leg", siglas en ingles de "computerized leg" o pierna computarizada. Se trata de una prótesis diseñada por la empresa vienesa Otto Bock, que permite a los amputados femorales caminar, correr, bajar escaleras o desplazarse por terrenos con desniveles o baches con "muchísima más seguridad" que con las prótesis habituales, explicó Jens Müeller director técnico de Otto Bock.

Este invento es un auténtico ordenador en miniatura que mediante unos micro-sensores envía 50 señales por segundo para determinar en que fase del paso se encuentra el amputado. La pérdida de extremidades es una de las lesiones más frecuentes en accidentes de tráfico y deportes de alto riesgo. Con la utilización de las prótesis habituales, los afectados deben asegurar cada paso mirando al suelo, lo que conlleva una disminución práctica de su capacidad de movimiento y de su calidad de vida.

La función de los micro-sensores es aportar al paciente una "sensación de seguridad mucho mayor", según señaló Müeller, ya que la prótesis responde en tiempo real a cada movimiento suyo y le permite «mirar hacia el frente mientras camina». Además en caso de caída, la electrónica evita que la "pierna se flexione involuntariamente" y tiene una batería de litio que da al amputado una autonomía de 25 a 30 horas.

Como en otras ocasiones, en los primeros países en cuanto a número de usuarios se encuentra Estados Unidos, donde la "C-Leg" ha supuesto una revolución, «con cerca de 1.500 prótesis vendidas este año», según Müeller. Pero, sobre todo, por la creación de un modelo de rodilla para personas con sobrepeso que aguanta hasta 125 kilogramos. En España, unos 90 amputados utilizan ya la pierna computerizada, cifra mucho menor que la de otros países como Alemania, en los que la Seguridad Social corre con los gastos de esta prótesis.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones