Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Enfermedades profesionales

En qué se diferencian de una contingencia común y qué prestaciones les corresponden

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 22 octubre de 2002

Cómo se determina una enfermedad profesional

Cuando hablamos de enfermedades profesionales nos referimos a las dolencias causadas por la realización de un trabajo. Pero, ¿quién decide que la causa de una enfermedad es laboral y en base a qué criterios? Las actividades, elementos y sustancias que pueden ocasionar una enfermedad profesional están tipificadas por la ley.


El Real Decreto 1995/1978, de 12 de mayo, ofrece una larga lista con más de sesenta grupos de enfermedades. Todas ellas aparecen clasificadas en seis grandes tipos: las enfermedades profesionales causadas por agentes químicos; las enfermedades cutáneas; las producidas por inhalación; las infecciosas y parasitarias; las causadas por agentes físicos y las sistemáticas.

Según explica Jesús García, coordinador confederal de las Mutuas de Accidentes de CCOO, esta lista no es absolutamente cerrada. Existen dos salvedades fundamentales. La primera son las enfermedades, no tipificadas, que mantienen una relación causa-efecto con el trabajo, “siempre que ésta se pruebe”. La segunda, las que se agravan como consecuencia del ejercicio del mismo o generan otra dolencia relacionada. En ambos casos se considerarían accidentes de trabajo. García desgrana la relevancia que va a tener un diagnóstico u otro: “cuando se produzca una enfermedad profesional o un accidente de trabajo estaremos ante una contingencia profesional con prestaciones e implicaciones distintas a la de la contingencia común”.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones