Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Fascitis plantar: qué es, cómo prevenirla y cuál es el tratamiento indicado

La fascitis plantar es una dolencia bastante habitual, sobre todo entre quienes tienen exceso de peso, practican running o usan calzado inadecuado

pies estiramientos Imagen: Getty Images

Dolor en la planta del pie. Dificultad para apoyarlo en el suelo y para andar con normalidad… La fascitis plantar es una dolencia bastante habitual, sobre todo entre quienes tienen exceso de peso y quienes practican running con frecuencia, aunque este año ha afectado a más personas debido a que hemos pasado más tiempo en casa, descalzos o usando un calzado inadecuado. En este artículo te explicamos en detalle qué es la fascitis plantar, a quiénes afecta, de qué modo puedes prevenirla y cómo tratarla.

📍 Qué es la fascitis plantar

Dolor en la planta del pie. Esta es la definición de fascitis plantar, que debe su nombre a la fascia, una especie de segunda piel que envuelve todo nuestro cuerpo. Se trata de una banda de tejido muy gruesa y resistente que penetra y rodea a todos nuestros órganos, huesos, músculos y fibras nerviosas, manteniendo el cuerpo interconectado, dándole forma, elasticidad, soporte y protección. A su paso por la planta, esta banda elástica, que baja desde el talón hasta la zona inferior de los dedos, soporta el arco del pie, amortigua nuestros pasos y nos da el impulso que necesitamos para caminar. Cuando la zona se inflama, aparece un dolor punzante y muy molesto al caminar o apoyar el pie.

📍 A quién afecta la fascitis plantar

Se produce con más frecuencia en personas con exceso de peso, ya que durante la marcha las fuerzas a las que se somete el pie por los impactos con el suelo pueden llegar a ser dos o tres veces el peso corporal, siendo la fascia y el arco del pie los encargados de aguantar todos esos kilos. Pero también lo sufren los deportistas, sobre todo corredores de largas distancias, personas con el puente del pie alterado (tanto pies cavos como pies planos), y también cuando abusamos de un calzado inadecuado.

“Es lo que ha ocurrido estos meses. Hemos observado más casos de fascitis porque, de repente, hemos pasado de llevar un poco de tacón (el que aconsejamos los podólogos para la vida cotidiana, de unos 3-4 centímetros) a la zapatilla de estar por casa o a andar descalzos todo el día, de tal manera que hemos estado obligando al gemelo a trabajar más. Ese sobreesfuerzo es el que hace que se sobrecargue y se inflame la musculatura de la planta del pie”, explica Elena Carrascosa, presidenta del Colegio Oficial de Podólogos

📍 Cómo prevenir la fascitis plantar

Para evitar la fascitis es importante una buena elección de las zapatillas para estar en casa. Este tipo de calzado está diseñado para llevarlo un tiempo determinado (de 30 minutos a un máximo de 3 horas), no las 12 horas que se han utilizado durante el confinamiento y el teletrabajo. Además, cuando comienza a desgastarse hay que sustituirla por otra, algo que no solemos hacer.

Ir descalzo tampoco es buena opción, según la podóloga. Una hora al día puede ser recomendable, mucho más si se camina sobre la arena, el césped o la alfombra, ya que nos ayuda a liberar la presión que ocasiona la horma del zapato y la humedad que se genera. Pero ir sin calzado por casa durante largos periodos de tiempo y en superficies duras, además de exponer el pie a bacterias y hongos (papilomas), supone sobrecargar la planta y podemos tropezar o sufrir accidentes caseros que desencadenen lesiones o fracturas.

“Tan solo se lo recomendamos, y no todo el día, a los bebés que están comenzando a caminar, porque andar descalzo para ellos está comprobado que resulta beneficioso para su sistema psicomotriz y cognitivo, pero siempre con calcetín o algún tipo de protección”, matiza Elena Carrascosa.

📍 Cómo tratar la fascitis plantar

Solo el podólogo puede diagnosticar la fascia, una patología que casi siempre se resuelve así:

  • Disminuir la sobrecarga del pie. Para hacerlo, se recomienda perder peso (si es necesario), evitar el calzado no apropiado y no permanecer de pie durante mucho tiempo.
  • Aplicar un automasaje en la planta, utilizando hielo y pomada o realizando ciertos ejercicios específicos de estiramientos para la fascia.
  • Solo en caso de que el especialista lo crea adecuado, se recomienda utilizar taloneras blandas, cuñas de silicona o plantillas para reducir el arco del pie.

Para acceder a más contenidos, consulta la revista impresa.

Etiquetas:

pies

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones