Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Comprar alimentos por Internet: en qué debes fijarte

Al adquirir online productos de alimentación es necesario preguntarse: qué tipo de alimento estoy comprando, a quién se lo estoy comprando y qué debo comprobar al recibir el pedido

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 16 septiembre de 2020
compra movil Imagen: PhotoMIX Company

La crisis sanitaria, provocada por la covid-19, ha dinamizado el comercio electrónico. Miles de personas (algunas por primera vez) se han aventurado a adquirir productos de forma remota. ¿Es seguro comprar alimentos por Internet? ¿Qué precauciones se deben tener en cuenta? Son las preguntas que los consumidores se realizan con frecuencia. Aquí te damos varios consejos prácticos para que te animes, si eres primerizo en esta materia. Si ya eres experto, te ayudamos a que mejores tu seguridad en la Red.

Compras online de alimentos, al alza

Las compras por Internet no han parado de crecer en España desde 2014. Tan solo el año pasado, el comercio electrónico se disparó un 25 %, hasta alcanzar una facturación de más de 48.800 millones de euros, según los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados de la Competencia (CNMC). Las agencias de viaje y los operadores turísticos encabezan la lista en las compras online. Le siguen el transporte aéreo, la adquisición de prendas de vestir, hoteles y alojamientos.

La venta online en hipermercados, supermercados y tiendas de alimentación ocupa el sitio número 13, de una lista de 92 sectores que tiene la CNMC. El año pasado, esta industria facturó más de 853 millones de euros por la venta a través de la web. Y durante el confinamiento, las compras se dispararon. De acuerdo con la consultora Nielsen, entre el 13 y el 19 de abril, por ejemplo, este tipo de adquisiciones crecieron un 286 % con respecto al mismo periodo de 2019: más de 700.000 hogares estaban llenando el carrito a golpe de clic, debido a la pandemia. Los productos relacionados con la limpieza fueron los más demandados, pero categorías como harinas y especias, salsas, cervezas, vinos, frutos secos y aperitivos también notaron incrementos importantes.

“La compra de alimentos a través de Internet cada vez es mayor. Es cómodo, no tenemos que salir de casa, podemos elegir entre una amplia gama de productos, comparar precios, ver opiniones y calificaciones reflejadas por otros clientes”, reconocen desde el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

compra alimentos internet
Imagen: Andrea Piacquadio

A pesar de ello, también estas compras tienen sus riesgos, por lo que debemos ser prudentes. Temas relacionados con la seguridad de nuestros datos deben tenerse muy en cuenta antes de lanzarse al mundo online. Pero también hay que considerar la seguridad alimentaria, sobre todo, si el producto es de alto riesgo. ¿Y esto qué significa? Que está más asociado a brotes de intoxicación alimentaria y, por lo tanto, necesita refrigeración o congelación o es un alimento listo para consumir.

Las preguntas básicas que desde la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sugieren que todos nos debemos realizar antes de comprar alimentos on line son: ¿qué estamos adquiriendo?, ¿a quién se lo estoy comprando?, ¿qué datos debo compartir? o ¿qué debo comprobar cuando reciba el pedido?

¿Dónde estoy comprando alimentos?

La seguridad al 100 % en Internet no existe. Por ello es importante que cuando compres en línea aprendas a identificar a quién está detrás. El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) ha detectado en los últimos años diversos fraudes que se dan debido a promociones falsas que utilizan cheques regalo como reclamo. Estas son recibidas por correo electrónico o WhatsApp y redirigen a una página similar a la de una tienda de alimentos, pero que en realidad es un sitio creado para obtener información personal de los usuarios mediante técnicas de ingeniería social como nombre, apellidos, número de teléfono o dirección de correo electrónico. Estos tipos de engaños son conocidos como phishing.

De acuerdo con la legislación europea, los establecimientos que comercialicen alimentos deben incluir en la página web esta información:

  • Nombre o denominación social.
  • Dirección.
  • Correo electrónico.
  • Otros métodos de contacto: formulario de contacto, teléfono, etc.
  • Número de Identificación Fiscal (NIF).
  • Datos de inscripción en el Registro Mercantil.
  • Información clara y exacta del precio de los productos o servicios, indicando si incluye o no los impuestos y gastos de envío.

Pero los clientes habituales de las tiendas de alimentos online no están exentos de ser víctima de un phishing. Para comprobar que no estás cayendo en las garras de los ciberdelincuentes puedes guiarte por lo siguiente:

  • Desconfía, si no hay suficiente información sobre las características de los productos o no puedes encontrar información completa y clara sobre precios, la garantía y el derecho de cancelación.
  • Mira bien las ofertas, algunas pueden ser muy atractivas y no todas son verdaderas.
  • Sospecha si la página web se centra en la venta de un único producto o si hay muchos errores de ortografía o expresiones extrañas, consecuencia de una traducción automática. La mayoría de los sitios fraudulentos suelen venir del extranjero.

¿Qué productos de alimentación estoy comprando?

Muchas veces nos dejamos llevar por el impulso y compramos alimentos sin mirar sus especificaciones. “Tendríamos que fijarnos en la denominación de venta, que es la descripción jurídica que indica que un jamón de pavo es en realidad jamón de pavo y no un fiambre”, dice Beatriz Robles, dietista-nutricionista y experta en Auditoría de Seguridad Alimentaria.

La especialista también recomienda observar la lista de ingredientes de los alimentos envasados, la cual se presenta en orden decreciente en cada producto. “Tenemos que ver que los primeros ingredientes sean alimentos saludables”, destaca la especialista.

Y si necesitas saber lo que verdaderamente estás adquiriendo vía web, tienes que saber que existe una información obligatoria que toda tienda de alimentos envasados debe cumplir. Entre ellos están:

  • Denominación de origen.
  • Lista de ingredientes.
  • Ingredientes que causen alergias o intolerancias.
  • Cantidad neta.
  • Condiciones especiales de conservación.
  • Nombre o razón social y dirección del operador responsable de su comercialización
  • País de origen o lugar de procedencia.
  • Grado alcohólico, en bebidas con graduación superior a 1,2 % en volumen de alcohol.

¿Y si compro productos frescos? El método de envío de los alimentos que se compren por Internet debe ser el adecuado, sobre todo si los alimentos son frutas, verduras, carnes, pescados y demás productos perecederos, como los postres lácteos, que requieren cierta refrigeración o tienen que mantenerse congelados. En ningún caso debe romperse la cadena de frío.

compra alimentos pedido
Imagen: Gustavo Fring

También otros alimentos requieren condiciones de almacenamiento y transporte especiales, como los productos cocinados y los que se consumen crudos (marinados, sashimi…), porque cuando el consumidor los recibe en casa no es necesario que los cocine, un proceso que eliminaría cualquier patógeno que podría estar presente.

Ya en casa…

La empresa deberá garantizar que los productos lleguen a su destino final en buen estado. El cliente, por su parte, tiene que considerar que algunos envíos pueden generar gastos adicionales. Pero, siempre, al recibir un pedido online debe atender a lo siguiente, y si no está bien, reclamar:

  • Vigilar que el embalaje se encuentra íntegro.
  • Revisar si el etiquetado está en español y recoge toda la información obligatoria.
  • Comprobar que los alimentos están a la temperatura adecuada para su conservación.
  • Mirar que el producto no esté caducado o fuera de la fecha de consumo preferente.

Etiquetas:

compra Internet

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones