Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Ciencia y tecnología de los alimentos

Guía para armonizar los datos en la evaluación de riesgos

La EFSA propone nuevos valores para llevar a cabo evaluaciones de riesgo alimentario en la Unión Europea

Cuando se realizan evaluaciones de riesgo, en la mayoría de los casos, se utilizan los denominados valores por defecto. Estos se aplican en infinidad de ámbitos, como la informática, y constituyen valores estratégicos que se usan para tener en cuenta incertidumbres y para el redondeo de números. En el caso de la seguridad alimentaria, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha presentado una guía para armonizar los valores por defecto que se usan en las evaluaciones de riesgo cuando los datos de los cuales se dispone son insuficientes o nulos.

Imagen: Carrie Cizauskas
En la nueva guía se identifican valores armonizados para aspectos como el peso corporal, la ingesta total de líquidos, las concentraciones de sustancias químicas en alimentos o en el agua y las dosis utilizadas en estudios experimentales para determinar la toxicidad de ciertas sustancias. Los valores por defecto suelen utilizarse en las distintas fases del proceso de evaluación de riesgos. En la mayoría de los casos, se usan para compensar la ausencia de datos reales. Para que su uso sea eficiente, deben representar los valores típicos que sustituyan los parámetros que faltan. El objetivo de esta medida es, según la EFSA, armonizar los valores por defecto que usan las comisiones técnicas científicas de la agencia.

Valores específicos para peso corporal, líquidos y sustancias químicas

Tras una valoración exhaustiva sobre cuáles son los valores más necesarios, los expertos se sirvieron de las estadísticas de la Base de Datos, a partir de las cuales se determinó que era necesario adoptar valores para:
  • Peso corporal (en ausencia de datos empíricos): 70 kilos para los adultos (mayores de 18 años), 12 kilos para los niños de uno a tres años y 5 kilos para bebés menores de un año. Hasta ahora, se utilizaba un valor de orientación para el peso corporal medio de 60 kilos, una cifra de uso común. Sin embargo, y según los datos reales de la Unión Europea, el Comité Científico de la EFSA considera que 70 kilos es una estimación más realista del peso actual, considerado el promedio en adultos.

  • Ingesta de líquido. Se ha predeterminado un valor de 2 litros para los adultos, no aplicable a los niños. Esta cantidad abarca leche, agua del grifo y otras bebidas.

  • Sustancias químicas en alimentos o agua en animales. Según los expertos, estos factores no tienen una única unidad, como mg/kg.

Evaluación del riesgo

En 1999, el Codex Alimentarius proponía un sistema para evaluar los riesgos en el ámbito alimentario. Para ello, estableció cuatro pasos distintos para identificar el riesgo químico, biológico o físico procedente de un alimento (aditivos, conservantes, agroquímicos, entre otros):
  • Identificación del factor de peligro. Establecer cuáles son los agentes biológicos, físicos y químicos presentes en uno o varios alimentos y que pueden tener efectos perjudiciales para la salud.
  • Caracterización del factor de peligro. Evaluación de los efectos de estos agentes.
  • Evaluación de la exposición. Determinar los posibles efectos de una ingesta de los agentes perjudiciales a través de los alimentos.
  • Caracterización del riesgo, es decir, recopilación de toda la información que se ha generado en las etapas anteriores.
En el momento en el que se detecta algún problema, en la Unión Europea cada país puede aplicar el principio de precaución y adoptar las medidas que considere oportunas y adecuadas.

DATOS MODELO

Para el desarrollo de todo el proceso de la evaluación de riesgos es necesario contar con algunas definiciones que ayudan a una mejor gestión.

  • Ingesta Diaria Tolerable (IDT). Cantidad estimada de una sustancia presente en el aire, alimentos y agua potable, que puede ingerirse al día a lo largo de toda la vida, sin que ello suponga un riesgo para la salud.

  • NOAEL. Mayor nivel de exposición sin efecto adverso observado.

  • Peligro. Podría definirse como una «fuente de daño», es decir, la posibilidad de que una sustancia o varias generen, en ciertas condiciones, efectos adversos en la salud.

  • Exposición. Cantidad de un agente a la que está expuesta la población. Puede hacer referencia a la duración o intensidad.

  • Riesgo. Posibilidad de un daño a causa de la exposición a agentes químicos o físicos.

Etiquetas:

evaluación riesgo

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones