Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Ciencia y tecnología de los alimentos

La seguridad de los alimentos en el espacio

Conseguir una alimentación segura en el espacio conlleva también beneficios en la calidad e inocuidad de los alimentos en la Tierra

La investigación en el campo de la conservación de alimentos se ha dirigido desde hace años a conseguir que estos duren más con todas las propiedades organolépticas y de seguridad. Los estudios en este campo han evolucionado, sobre todo, gracias a la necesidad de desarrollar alimentos cada vez más variados y seguros en el espacio. Y es que uno de los objetivos en este terreno es conseguir que las misiones espaciales cuenten con una nutrida variedad de productos con capacidad para durar varios meses bajo condiciones ambientales muy específicas. Este artículo detalla en qué consisten estas últimas investigaciones, cuáles son los nuevos retos y cómo pueden afectar a los consumidores los avances que se consiguen en el ámbito espacial.

Imagen: Wikimedia
Los alimentos son, en todas partes, una necesidad básica. En el espacio, la nutrición se convierte en una misión más: la de conseguir mantener el sabor, el valor nutritivo y una mayor duración de los alimentos. Los expertos trabajan para ampliar las opciones de comidas espaciales y buscan las mejores para viajes de larga duración. A día de hoy, los alimentos que consumen buena parte de los astronautas son, según la NASA, "muy parecidos a los que se consumen en la Tierra". Durante los últimos 50 años, se ha producido un importante desarrollo que ha transformado el sistema alimentario espacial. El objetivo no solo ha sido conseguir que los alimentos duren más tiempo, sino proporcionar a los astronautas una oferta dietética más variada y atractiva. Aceptabilidad organoléptica, eficacia nutricional y seguridad alimentaria son los tres ejes fundamentales.

Alimentos para misiones espaciales

En misiones espaciales se emplean alimentos que no se desmenuzan con facilidad

La comida en el espacio requiere una preparación y una conservación especiales. La preparación de cada uno de los alimentos depende del tipo de producto. En cuanto a la conservación, algunos pueden ingerirse en su forma natural, como nueces y frutas desecadas, y otros requieren tratamientos específicos para almacenarlos, como la extracción de agua (deshidratación).

Pero además, los alimentos que se utilizan en misiones espaciales no se desmenuzan con facilidad porque podrían flotar y contaminar el interior de las naves. Expertos del Proyecto de Tecnología de los Alimentos (AFT) de la NASA trabajan para mitigar este tipo de riesgos, para lo que necesitan nuevos estudios destinados a desarrollar alimentos ricos en nutrientes de larga duración. En un principio, los alimentos se someten a la inactivación de los microorganismos durante el procesado, lo que permite una mayor estabilidad y alimentos más seguros. En algunos casos, sin embargo, se puede reducir la calidad de los alimentos, incluido el valor nutricional. Los retos son importantes, "pero no insuperables", informa la NASA. Los principales son:

  • Los alimentos deben ser ricos en nutrientes y cumplir con unos determinados indicadores sensoriales.

  • Conseguir una vida útil de cinco años.

  • Desarrollar procesos de cocción en gravedad que reduzcan el riesgo microbiano.

Comer en el espacio o en la Tierra

Comer en el espacio no es solo una cuestión nutritiva, sino que es pura ciencia, ya que en condiciones de gravedad la cocina en el espacio es un verdadero desafío. Pero en algunos casos la comida de un astronauta no es muy diferente de los alimentos que se consumen en la Tierra. Frutas, nueces, pollo, carne de res, dulces o bebidas como café o té son algunos de los alimentos que se pueden llevar. Una de las principales diferencias entre el alimento del espacio y el de la Tierra es el método de preparación. En condiciones de gravedad, solo algunos pueden ingerirse en su forma natural, como la fruta. La mayoría se deshidratan y, en el espacio, requieren la adición de agua para volver al estado en el que estaban cuando se cocinaron.

Condimentos como mostaza, mayonesa o ketchup están disponibles en paquetes, mientras que otros como la sal y la pimienta se presentan en forma líquida porque en su estado sólido sería complicado espolvorear los alimentos sin que las partículas flotasen. Y es que el principal problema con la comida y bebida en el espacio es que no hay gravedad. En un futuro, los expertos esperan poder cultivar sus propios alimentos en misiones largas a Marte o estancias prolongadas en estaciones espaciales.

MEJORAR LA CONSERVACIÓN

La conservación de alimentos se ha beneficiado de la tecnología desarrollada en el ámbito de la alimentación espacial. Uno de los sistemas es AiroCide, desarrollado por la NASA para alargar la vida útil de alimentos y protegerlos de bacterias patógenas, hongos y compuestos orgánicos volátiles. Esta tecnología, que ha implantado Mercagranada, permite que los alimentos se mantengan frescos durante más tiempo mientras están almacenados.

El sistema convierte hongos o microorganismos patógenos en vapor de agua inocuo en las cámaras de refrigeración de productos como frutas y hortalizas. Sin residuos, AiroCide funciona con luz ultravioleta y lo utilizan agricultores, transportistas y minoristas de numerosos países. La tecnología patentada, trabaja, por tanto, para destruir microbios nocivos en el aire y acabar con compuestos orgánicos volátiles como el gas etileno. Cuenta con la aprobación de la Adminstración de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA).

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto