Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Ciencia y tecnología de los alimentos

Plástico reciclado y alimentos

Una nueva norma española regula el uso de las materias primas utilizadas en materiales poliméricos reciclados destinados a entrar en contacto con alimentos

El plástico es un material que, por sus particularidades de resistencia, se utiliza en una amplia gama de aplicaciones de envasado de alimentos, como la fabricación de tapas de botellas. De gran resistencia, el plástico tiene una elevada capacidad para actuar como barrera de la humedad, grasa, aceite y productos químicos. Fruto de las políticas ambientales, que buscan reducir el impacto de ciertas materias en el medio ambiente, surgen desde hace años alternativas al polipropileno, compuesto del plástico, que sean más respetuosas y que no supongan un riesgo añadido a la seguridad de los alimentos. De acuerdo con este nuevo interés, el Gobierno español acaba de fijar condiciones para permitir el uso de plástico reciclado en contacto con alimentos.

A día de hoy, el uso de plástico reciclado para entrar en contacto con alimentos no está permitido en España. Pero se empiezan a dar los primeros pasos para que esto pueda ver la luz en un futuro próximo, como la aprobación de nuevas condiciones legislativas para regular el uso de las materias primas con polietilentereftalato reciclado (PET), un tipo de plástico ligero, resistente, transparente e impermeable muy adecuado para la conservación de alimentos como aguas, vinagres o bebidas. La posibilidad de introducir plástico reciclado en el sector alimentario se inició, en el ámbito comunitario, en 2008, cuando la Comisión Europea estableció por primera vez la alternativa más ecológica. Desde entonces se ha avanzado de forma paulatina en este ámbito y en 2012 está previsto que se disponga de una lista con todos los materiales y procesos autorizados.

El plástico con alimentos

El plástico reciclado debe reunir las condiciones adecuadas para evitar migraciones de sustancias indeseadas al alimento

Algunos países han dado ya algunos pequeños pasos hacia la introducción de este material reciclado para contener alimentos. Otros como el vidrio, el acero, el aluminio o el papel se han reciclado para usar en contacto con alimentos porque han demostrado ser impermeables a los contaminantes y son fáciles de limpiar. Como material reciclado, el plástico debe tener la pureza adecuada para evitar migraciones de sustancias indeseadas al alimento, una de las principales preocupaciones de este material, así como la contaminación microbiana. Este material, igual que los plásticos sin reciclar, debe pasar por las mismas pruebas que demuestren que cumple con las propiedades físicas inocuas para los alimentos.

Para restringir o neutralizar la migración de contaminantes químicos potenciales a los alimentos, pueden seguirse pautas como restringir el tipo de alimento que se envasa (productos secos, frutas o verduras) o limitar las condiciones de uso de estos materiales. En algunos casos, el plástico puede proceder de envases que se han reutilizado para otros fines que no son alimentarios, como el almacenamiento de aceites, pesticidas o productos de limpieza. En estos casos, es fundamental que se sigan protocolos para asegurar los procesos de limpieza.

Plásticos de maíz

La creciente demanda de plásticos reciclables ha conducido a cierta parte de investigadores al desarrollo de plásticos a partir de maíz, el denominado ácido poliláctico (PLA), que funciona de la misma manera que otros plásticos, pero con la diferencia de que es biodegradable en una amplia gama de entornos, incluso marinos y humedales. Además, convertido en abono, el PLA puede deshacerse en constituyentes orgánicos. Uno de los principales retos de estos nuevos desarrollos es conseguir el mismo grado de resistencia que otros envases, como los elaborados a partir de polipropileno.

En 2010, un grupo de expertos del Servicio de Investigación Agrícola estadounidense (ARS) inició estudios para desarrollar plástico biodegradable con maíz resistente al calor. Para ello, fermentaron el azúcar de maíz para hacer ácido láctico, que utilizaron para formar el bioplástico PLA. Una de las características de este ácido poliláctico es una menor tolerancia al calor, un aspecto que restringe su uso en determinadas condiciones.

CUATRO ASPECTOS CLAVES DE LOS ENVASES

1. ¿Qué son los materiales en contacto con alimentos?
Incluyen envases, así como otros utensilios como cubiertos, platos o contenedores.

2. ¿Cómo se regula el uso del plástico reciclado para alimentos?
En la Unión Europea, hasta el año 2008, los plásticos reciclados seguían los mismos requisitos generales que el resto de materiales. Sin embargo, buena parte de los Estados miembros han adoptado distintas medidas nacionales para los plásticos reciclados. Algunos los han prohibido, otros han establecido un procedimiento de autorización, han emitido recomendaciones o no tienen ninguna normativa nacional vigente.

3. ¿Por qué se aprueban normas específicas para el uso de este material?
El objetivo principal es establecer criterios que garanticen la seguridad de los alimentos que entran en contacto con este material.

4. ¿Cuáles son los requisitos para autorizar el uso de materiales reciclados destinados a entrar en contacto con alimentos?

El proceso debe demostrar que el plástico se fabrica solo con materiales que cumplen la normativa y que no son contaminantes, que puedan poner en riesgo la salud de las personas. Solo se autorizan los materiales que han demostrado que son seguros.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones