Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Si sospechas de alergia alimentaria, toma nota de estas 10 claves

Según la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica, estos trastornos afectan a 17 millones de europeos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 20 junio de 2019

La hora de la comida puede resultar
un tormento para muchas
personas. Ser alérgico a alguna
sustancia se traduce en revisar
siempre la lista de ingredientes de
cada comida (y de cada compra) y
vigilar las trazas de los alimentos. Si tienes alguna
alergia alimentaria o crees que puedes tenerla,
presta atención a las siguientes líneas. Conocerás, entre otras cosas, cuáles suelen ser las casusas, los síntomas y cómo actuar ante ellos.

Imagen: Dmyrto_Z

¿Alergia alimentaria? Diez claves ante la duda

1. Quién la padece. Unos 17 millones
de europeos sufren alguna
alergia alimentaria, según la Academia
Europea de Alergia e Inmunología
Clínica
. Estos trastornos
afectan al menos al 4-7 % de los
niños y el 20 % de las reacciones
alérgicas ocurren en los colegios.

2. Alimentos con más riesgo.
Más de 120 productos están
registrados como causantes de
alergias. Las reacciones más frecuentes
ocurren por consumir
leche o huevo, en los menores
de 5 años, y frutos secos, en los
mayores de esa edad.

3. Primeras señales. Las reacciones
alérgicas aparecen en las
dos horas siguientes a la ingesta
del alimento, por lo general
en tan solo 30-60 minutos.
Estos síntomas iniciales pueden
implicar a uno o varios órganos:
la piel, el tracto digestivo, el respiratorio
y el sistema cardiovascular.
La gravedad de la reacción
depende de la respuesta inmunológica
del paciente, de la reactividad
del órgano afectado y de las
características físico-químicas
del alérgeno (su resistencia o no
a la digestión).

4. Cuidado con… El ejercicio, ingerir
alcohol o algunos antiinflamatorios
pueden hacer más intensas las
alergias alimentarias. Por ejemplo,
hay personas que pueden consumir
un alimento y no presentar
reacción o que esta sea leve, pero,
si realizan ejercicio físico, sus síntomas
pueden hacerse más agudos.

5. Síntomas. Las alergias alimentarias
se manifientan con mayor
frecuencia en la piel, generalmente
en forma de urticaria. Los
picores localizados en la boca y
la garganta (también conocidos
como síndrome de alergia oral)
son los segundos más comunes,
sobre todo en adultos con
alergia a alimentos vegetales
asociada a la del polen. En tercer
lugar, están los síntomas vinculados
con el aparato digestivo,
que incluyen náuseas, vómitos,
dolor abdominal y diarrea. Los
alimentos también pueden inducir
manifestaciones respiratorias
en forma de rinitis (estornudos y
congestión) y broncoespasmos.
Todas estas reacciones pueden
aparecer aisladas (más frecuente
en las cutáneas) o combinadas.

Imagen: belchonock

6. Cómo actuar. Ante una reacción
alérgica tras la ingestión de
un alimento, aunque antes no se
haya producido ningún episodio, es
esencial acudir al médico de familia
o al pediatra, para que chequee
la situación y desvíe al paciente, si
fuera necesario, al alergólogo.

7. Diagnóstico. Un estudio alergológico
se basa en la evaluación
de la historia clínica, la elaboración
de diarios dietéticos, un
examen físico, pruebas cutáneas
y de laboratorio, análisis de sangre
y prueba de provocación oral
con alimentos.

8. Cómo se tratan. El tratamiento
principal consiste en evitar el
alimento, lo que supone una vigilancia
continua de la alimentación
y una alteración de la calidad
de vida. Al ocurrir con frecuencia
reacciones alérgicas accidentales,
los pacientes deben disponer de
medicación de rescate, incluida
adrenalina autoinyectable si se
hallan en riesgo de anafilaxia.

9. Cuándo se convierte en una
urgencia médica.
La reacción más
grave de una alergia es la anafilaxia.
Aparece minutos después
de consumir el alimento, incluso
al ingerir trazas de este, y progresa
con mucha rapidez. Este efecto
puede ir acompañado de picor
generalizado, urticaria, hinchazón,
inflamación en la lengua, labios
o laringe, constricción de las vías
respiratorias, broncoespasmo,
dolores abdominales, vómitos,
diarrea, arritmias cardíacas, hipotensión
y choque (shock). Requiere
de atención médica urgente.

10. El futuro de las alergias alimentarias.
En las últimas décadas
han comenzado a desarrollarse
tratamientos específicos que
intentan modificar la respuesta
del sistema inmunitario para
inducir una tolerancia oral a los
alimentos en pacientes
que presentan alergias persistentes.
Se conocen con el nombre
de desensibilizaciones orales
o inmunoterapia oral
, y existe ya
una experiencia prometedora con
leche, huevo y cacahuete. Estas
nuevas vías de tratamiento harán
que en los próximos años se disponga
de diferentes alternativas
terapéuticas que permitan cambiar
el curso de esta patología,
curarla y, en todo caso, mejorar la
calidad de vida de los afectados.

Imagen: CONSUMER EROSKI

Para acceder a más contenidos, consulta la revista impresa.

Etiquetas:

alergia

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones