Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Un estudio británico identifica el kiwi como un potencial alérgeno

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 15 julio de 2004
El equipo de investigadores considera que el aumento de los síntomas alérgicos puede deberse a la subida demostrable de la incidencia alérgica de alimentos en general, combinado con un aumento del consumo de la fruta de kiwi. Las conclusiones del estudio, el primero que detalla con precisión las características clínicas de la alergia del kiwi en adultos y niños, demuestran que la alergia puede causar reacciones severas, sobre todo entre la población infantil que ya sufre otras alergias.

A pesar de que el kiwi ha sido reconocido como un alérgeno alimentario durante más de 20 años, la novedad del estudio radica en el conocimiento clínico de la alergia a través de informes de pequeños grupos y del análisis clínico y la evaluación de los métodos de diagnóstico, como cutirreacciones. El kiwi no fue presentado en la dieta británica hasta finales de los años 60, y su consumo ha ido en aumento desde entonces, con más de 31 mil toneladas de fruta importada en 2002. Ya en los años 70 se detectó una pequeña alergia al kiwi, pero no fue hasta los años 80 cuando se confirmaron reacciones cada vez más fuertes, sobre todo en adultos. Más tarde se extendió a niños y jóvenes.

"Las conclusiones muestran claramente que la alergia al kiwi es un problema importante, con las reacciones más severas en niños. Ahora es necesario realizar estudios adicionales que expliquen el predominio evidente de esta alergia y explicar las diferencias entre las reacciones en niños y adultos", reconoce Jane Lucas, investigador clínico de la Universidad de Southampton. Según el estudio, el 64% de los pacientes analizados han sufrido síntomas alérgicos en menos de cinco minutos. Las principales reacciones son boca dolorida, hinchazón de los labios, lengua y cara; erupción; vómitos y dolor abdominal y, en los casos más severos, dificultad para respirar.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones