Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Ciencia y tecnología de los alimentos

Vacas locas y MER

La edad promedio de EEB de los casos descritos en la UE ha ido aumentando de 86 a 108 meses en el período 2001-2004

Una de las medidas que se ha mostrado más eficaz para disminuir el número de casos de encefalopatía espongiforme bovina (EEB) en los animales ha sido la prohibición del empleo de las harinas de origen animal, especialmente en rumiantes. Sin embargo, para poder reducir el riesgo para los consumidores se obligó a la localización de unos materiales que habitualmente se encontraban contaminados por priones en los animales afectados.

Con el fin de limitar limitar la llegada de estas proteínas anómalas a los consumidores se hizo obligatorio analizar todos los animales con edades superiores a los 24 meses de edad. En este punto, no hubo un especial consenso y se ha estado discutiendo si la edad más adecuada está en los 24 o los 36 meses de edad.

En consecuencia, la Autoridad Europea en Seguridad Alimentaria (EFSA, en sus siglas inglesas) recibió el encargo de la Comisión Europea para revisar la situación científica relativa al límite de edad de los animales para la eliminación y destrucción de los llamados materiales específicos de riesgo (MER) de bovinos. Esta medida prevé acotar la edad de riesgo, eliminarlo para los consumidores y reducir, en la medida de lo posible, los costes de análisis.

Piensos y priones en la UE

De acuerdo con los datos de la Comisión Europea, se está consiguiendo un seguimiento progresivo en la ley en cuanto a la prohibición del consumo de harinas de origen animal, prohibición que se intentó aplicar en todos los países miembros de la UE a partir del 1 de enero de 2001.

Sin embargo, se sigue detectando un pequeño consumo de estas harinas, lo que podría justificar el constante goteo de casos que se van detectando a lo largo del tiempo en países en los que existe una larga experiencia en esta enfermedad. Desde el año 2001, se han ido detectando pequeñas cantidades de piensos contaminados en el mercado.

En el año 2002, el 0,12% de los controles efectuados, sobre un total de 26.000 muestras analizadas, detectaron un incumplimiento de esta normativa. Respecto al año 2003, se sigue detectando la misma proporción.

Estos datos sugieren que el incumplimiento es muy bajo, lo que indudablemente estará detrás de la disminución de casos que se han ido viendo, en estos años, en los países afectados de la UE.

Evaluación de los MER

La infectividad más temprana del mal de las vacas locas se sitúa en los 26 meses La valoración de la existencia de MER a determinadas edades se basa en datos disponibles de la patogenia derivada de estudios en curso, de los estudios del período de incubación en función de la dosis de priones infectantes y del conocimiento de la epidemiología de la EEB en relación a la edad en la infección.

Con base a los resultados de la patogenia de la enfermedad, los priones pueden detectarse transcurridos las primeras tres cuartas partes del período de incubación total de la enfermedad. La manifestación clínica más temprana observada entre la totalidad de los casos a los que se ha tenido acceso ha puesto de manifiesto que la infectividad más temprana habría que ubicarla en 26 meses.

Sin embargo, esto apuntaría sólo al intestino delgado como única vía de entrada del agente causal. Evidentemente, otras vías, como la mucosa oral (las amígdalas son uno de los tejidos frecuentemente contraminados por priones), y el tubo neural, no pueden quedar excluidos y, en teoría, podrían acortar el tiempo de incubación.

No obstante, los datos de los que se disponen actualmente no pueden dar una idea precisa de esta situación o de la influencia de estas dos posibilidades en la situación global del problema.

EEB, edad y casos descritos

Del análisis de los datos epidemiológicos se aprecia que la edad promedio de EEB de los casos descritos en la UE ha ido aumentando de 86 a 108 meses en el período 2001-2004. Este incremento en la edad de detección de la enfermedad puede ser debido a la eficacia de las medidas de control y al cumplimiento de las mismas.

Así, el número de casos de EEB descritos a una edad inferior a 35 meses ha sido de 4, respecto a un número total de casos de 6.520 casos y respecto a 41 millones de animales analizados. La edad mínima de casos de EEB en la UE ha sido de 28 y 29 meses (2 animales) en 2001, 32 y 34 meses en 2002, 36 meses en 2003 y 42 meses en 2004. Es importante señalar que los tres animales de menor edad fueron sacrificados de urgencia, con algunos signos no específicos de enfermedad antes del sacrificio.

EDAD DE ANÁLISIS RECOMENDADA

Img vacas1

Según todos estos datos, lo importante es conocer la situación para poder conseguir eliminar el riesgo de infección para los potenciales consumidores. Para ello, si se tiene en cuenta la edad de los animales más jóvenes y el hecho que se puede detectar en los animales afectados en el último cuarto del período de incubación, la edad de análisis obligatorio debería ser de 21 meses.

Sin embargo, siguiendo los datos epidemiológicos, es evidente que este tiempo estaría excesivamente ajustado, pudiendo colocar la edad de evaluación entorno a los 30 meses. No obstante, este ajuste requiere que se confirme que los valores actuales se van repitiendo a lo largo del tiempo. En caso contrario, no se conseguiría un margen de seguridad suficiente.

Este margen, actualmente, requiere hacer un buen seguimiento en los diferentes países de la UE. En aquellos en los que el control es adecuado y se ha abordado de forma correcta, la vigilancia demuestra que se puede incrementar el tiempo de análisis, lo que puede reducir los costes y el número de análisis a realizar. En aquellos países en los que se detecte una situación de inicio de la epidemia, será necesario extremar las medidas y reducir la edad a la que se han de analizar los animales, tanto los sospechosos como los sanos.

Bibliografía

Anónimo 2005. Opinion of the Scientific Panel on Biological Hazards on the assessment of the age limit in cattle for the removal of certain Specified Risk Materials (SRM). EFSA Journal. 220:1-7.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones