Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Proyectos y campañas

Voluntariado de hospital, una tarea muy gratificante

Exige habilidad para afrontar situaciones difíciles, pero los voluntarios aseguran que la sonrisa de los pacientes compensa

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 24 julio de 2009

El voluntariado en hospitales es muy gratificante. No se compensa económicamente, pero tiene un premio mayor: la sonrisa de agradecimiento de los pacientes. Coinciden en ello todas las personas que dedican su tiempo a esta labor altruista y que, antes de visitar a los enfermos, deben realizar un curso de formación. En él aprenden a tratar a los pacientes, a escucharles y a afrontar situaciones delicadas que pueden darse durante el desarrollo de la actividad. Además, cuando la situación lo requiere, se selecciona a los voluntarios que tienen la estabilidad y fortaleza suficientes para soportar los momentos más duros. A pesar de ello, no están solos. Cuentan en todo momento con el apoyo de la organización con la que colaboran.

A quién se atiende

/imgs/2009/07/enferma-articulo.jpg

“Soy el coordinador, pero ante todo, soy un voluntario más”. A sus 61 años, Manuel Costa lleva las riendas de la Asociación de Voluntarios del Hospital de Alicante (Avolhal, 676 834 444), pero no quiere destacar. “De hecho -aclara-, delego algunos asuntos en mis compañeros”. Más de cien. La asociación se creó en septiembre de 2005 y, aunque al principio hubo que hacer un gran esfuerzo para ponerla en marcha y darse a conocer, hoy en día tiene el reconocimiento del ámbito en el que trabaja.

“Ayudamos a personas que no tienen familia y a aquellas que la tienen pero, por diversos motivos, no pueden atenderles”

No está formada por enfermeros ni por médicos. Sus pilares descansan en los voluntarios. Un total de 132. “Ayudamos a personas que no tienen familia y a quienes la tienen pero, por diversos motivos, no pueden atenderles”, explica Manuel.

Este patrón se repite en todas las organizaciones que impulsan el voluntariado en hospitales. En su labor altruista, atienden tanto a personas adultas como a niños. “Mi primer servicio fue con una persona que estaba en el área de infecciosos del hospital -recuerda Manuel-. Al principio fue una sorpresa muy grande, pero salí de allí con una gran satisfacción”. Se acompaña a los pacientes en sus habitaciones, durante un paseo por el hospital, en las comidas… Todas las actividades están autorizadas por la familia y el personal médico.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones