Consolas portátiles

Los fabricantes de videojuegos de bolsillo preparan sus nuevos lanzamientos en esta primavera
Por Melisa Tuya 12 de abril de 2005

La Nintendo DS acaba de salir, la aún reciente N-Gage ha rebajado precios, queda muy poco para poder adquirir la PSP de Sony o la poco conocida Gizmondo y aún se siguen vendiendo muchas GameBoy Advance y GameBoy SP de Nintendo. Así son todas estas máquinas de jugar…

Una nueva generación

Una nueva generación

El sector de las consolas portátiles de videojuegos, durante años dominado casi en exclusiva por Nintendo con sus sucesivas generaciones de GameBoy, está experimentando mucho movimiento. Durante varios años la única opción era escoger entre las consolas portátiles del fabricante japonés, pero ahora se puede optar por el híbrido de celular de Nokia, la nueva DS de Nintendo y pronto llegarán la PSP de Sony y Gizmondo (la menos publicitada y por tanto la menos conocida), de Tigre Telematics.

Pero no sólo se ha ampliado la oferta. Esta nueva generación supone una ruptura con lo que había anteriormente. Todas pretenden innovar el concepto de consola de bolsillo mediante apuestas tecnológicas muy diferentes: Nokia, como era de esperar, aportando prestaciones propias de un teléfono móvil, Gizmondo y Sony incrementando exponencialmente la potencia gráfica y permitiendo la reproducción de películas y Nintendo explorando nuevos modos de jugar.

Hace un lustro que los juegos mueven más dinero en el mundo que, por ejemplo, la industria del cine. Y un reciente informe de Nielsen sostiene que los hombres menores de 40 años ya invierten más dinero al año en juegos que en música. Se trata de una industria del entretenimiento ya madura, que crece continuamente cada año. Por eso es normal que estas empresas, auténticos gigantes en otros campos ajenos a los juegos (como es el caso de Sony o Nokia), estén dedicando tanto esfuerzo en estas maquinitas.

Números de un gran negocio

En 2004 se vendieron en Estados Unidos videojuegos, consolas y accesorios para jugar por valor de 9.900 millones de dólares, según NPD Group Por vez primera, las ventas de videojuegos para consolas portátiles (que crecieron un 9% pese a que estaban al final de un ciclo, a la espera de nuevas versiones) superaron los 1.000 millones de dólares.

En España, según datos de la Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento (ADESE), la industria de videojuegos facturó 790 millones de euros, más que el cine (691 millones), el vídeo (570 millones) o la música (463 millones). De esa cantidad, 515 millones de euros correspondieron a las ventas de videojuegos (un 10,8% más que el año anterior) y el resto a hardware (consolas y periféricos); en 2004, sin lanzamiento de nuevas consolas, se vendieron 1.764.000 unidades, unas 70.000 más que en 2003.

A partir de este año, las ventas prometen multiplicarse con la llegada de toda una nueva generación de consolas, con las esperadas nuevas versiones de las ‘hermanas mayores’, la Xbox 2 de Microsoft y la PlayStation 3 de Sony. De momento, las primeras en llegar que ya están animando el sector, son las consolas portátiles.

N-Gage y DS, las primeras en llegar

Nokia N-Gage, el híbrido de móvil

N-Gage y DS, las primeras en llegar

Fue una consola muy esperada, pero no cumplió expectativas (1,5 millones de usuarios en el mundo, 100.000 en España), según reconocen desde Nokia. “Quizá porque en un principio se asoció N-Gage sólo con un teléfono móvil”, apunta Manuel Reverte, Product Marketing Manager de N-Gage España, quien insiste en que no van a dar marcha atrás con está máquina pues se trata de una importante apuesta de la empresa a largo plazo. “Seguimos trabajando para que continúe creciendo el número de usuarios de N-Gage en España, a través de un ‘portafolio’ de producto lo más completo posible, con productos exclusivos para el mercado español e incluyendo videojuegos de gran calidad desarrollados por estudios españoles”.

Ahora se vende una segunda versión mejorada, llamada N-Gage QD, que es también un teléfono móvil con tecnología bluetooth (para conexiones inalámbricas entre distintos dispositivos) y GPRS. Tiene una memoria interna de 3,4 MB, una pantalla de 4.096 colores, pesa 143 gramos, dispone de efecto de vibración en los juegos y emplea tarjetas MMC para albergar los juegos (o lo que se desee: música, vídeo, etc.).

Desde el pasado mes, la N-Gage cuesta 149,99 euros y los juegos oscilan, según su antigüedad, entre 19,99 y 29,99 euros.

Nintendo DS, otra forma de jugar

N-Gage y DS, las primeras en llegar

Su nombre viene de las palabras Dual Screen, cuya traducción es doble pantalla y define a la perfección la principal novedad de esta máquina. La DS, una vez abierta, muestra dos pantallas TFT de 256×192 píxeles y 260.000 colores, una de ellas táctil que permite controlar los juegos con el dedo o un puntero. Dispone además de reconocimiento de voz, aplicable también a los juegos (ya hay títulos en los que toca silbar, gritar o cantar).

Cuenta con sonido estéreo, permite el uso de auriculares, dispone de una ranura para aprovechar los juegos de los últimos modelos de GameBoy, pesa 275 gramos, es inalámbrica (Wi-Fi, hasta 30 metros) e incluye un programa de chat y dibujos del que pueden disfrutar hasta 15 personas. Y parece que llegará un adaptador que permitirá reproducir vídeos y música.

Tiene una calidad gráfica similar a la de la consola GameCube, una gran mejora respecto a las viejas GameBoy, aunque muy inferior a la potencia de la PSP de Sony. Por otra parte, se la ha tachado además de “fea”, de tener un diseño poco estilizado y de ser demasiado voluminosa. También hay quien lamenta que no cuente con un stick (dispositivo en el mando que permite percibir las vibraciones), algo que sí trae la PSP.

Según Nicolas Wegnez, Jefe de Marketing de Nintendo España, “el punto fuerte de DS es la forma de jugar, la forma de interactuar con el producto. No es simplemente más de lo mismo pero más bonito”.

La consola cuesta 149,99 euros y los juegos oscilan entre los 29,99 y los 39,99 euros, pero existe la ventaja de que dos personas puedan jugar con una sola copia.

PSP y Gizmondo, las más potentes

Sony PSP, aspirante al título

PSP y Gizmondo, las más potentes

Está disponible en Japón desde diciembre y acaba de salir en Estados Unidos, pero los europeos tendrán que esperar hasta finales de junio para poder hacerse con la primera consola portátil que fabrica Sony. En un principio estaba previsto que la PSP llegase al viejo continente el 29 de abril, pero Sony retrasó recientemente su lanzamiento (por segunda vez) por miedo a no poder poner a la venta suficientes unidades, según reconoce la propia empresa.

La consola que más se está haciendo de rogar pesa unos 280 gramos, tiene 32 MB de memoria y una luminosa pantalla TFT panorámica de 480 x 272 pixeles con 16,77 millones de colores. Su potencia gráfica se aproxima a la de la consola PlayStation 2.

Será una máquina multifunción, que permitirá reproducir música y películas, descargar y almacenar archivos. Eso sí, será imperativo el uso de las tarjetas de memoria de Sony Memory Stick. También se podrá tomar fotografías digitales e incluso convertirse en teléfono móvil merced a periféricos que se venderán por separado.

La principal desventaja de PSP es su precio. Aún no se sabe a ciencia cierta cuánto costará en España, pero en Estados Unidos vale 250 dólares, 100 más que la DS, y en algunos comercios españoles ya la están anunciando por 249,95 euros. Los juegos también serán más caros; en Estados Unidos van de los 39,99 a los 49,99 dólares. Sony aspira a colocar 850.000 unidades en España y Portugal durante el año fiscal 2004/2005.

Gizmondo, la gran desconocida

PSP y Gizmondo, las más potentes

Las consolas mencionadas son (o parten como) las favoritas de los usuarios. Pero hay más consolas en el mercado, muy poco conocidas y minoritarias. La más destacable es Gizmondo, de la modesta (en comparación con Sony o Nintendo) compañía Tigre Telematics.

Con una pantalla TFT de 240 x 320 pixeles, es un auténtico ‘todo en uno’: teléfono móvil GPRS, bluetooth, GPS integrado… y es capaz de reproducir música o películas y capturar imágenes. Muy potente, con un microprocesador de 400 Mhz de Samsung y una aceleradora gráfica 3D de 128 Bit de Nvidia, aunque menos que la PSP. Cojea por la parte del catálogo de juegos, ya que muchos de los grandes desarrolladores no la tienen en cuenta.

Está previsto que llegue a España durante el mes de abril con un precio recomendado de 399 euros.

¿Y qué pasará?

Parece difícil que Gizmondo acabe obteniendo un puesto en el podio. Y todo el mundo parece estar de acuerdo en que la N-Gage será, como mucho, la tercera en discordia. Incluso en Nokia lo reconocen así: “No nos planteamos objetivos de ‘puestos’. Nuestra meta es que el consumidor confié en N-Gage cada vez más”, apunta Manuel Reverte.

El gran debate entre los seguidores de las consolas portátiles de videojuegos gira en torno a si Nintendo conservará su supremacía con la DS o si Sony conseguirá triunfar de la misma manera aplastante que lo hizo con su PlayStation. En ambas casas aspiran a liderar el mercado.

“Uno de los aspectos más positivos de la PSP es su capacidad multimedia: con ella puedes jugar, ver películas, videoclips, escuchar música, ver fotos… Esto la convierte en una plataforma cuyo público es muy amplio: niños, jóvenes, mujeres, ejecutivos, padres de familia… En el mercado no existe un sistema de entretenimiento similar, por lo que las expectativas son excelentes”, afirma el portavoz de Sony Computer Entertainment España.

Nicolas Wegnez es consciente de la expectación creada. ¿Logrará PSP arrebatarle el número uno? Wegnez explica que Sony “es el líder con diferencia en las consolas grandes, y es normal que aspire también a dominar en portátiles”. Y aunque asegura que le toman “muy en serio”, cree, con la información que manejan y lo que pasa en Japón y EEUU, que Nintendo “seguirá siendo el líder al menos los próximos dos años”. “La pelea estará a medio y largo plazo”, añade.

Opiniones y argumentos hay para todos los gustos, dependiendo de si se tiene en cuenta la ‘jugabilidad’, la potencia gráfica, el precio o el catálogo de juegos (a los títulos de Nintendo siempre se les ha tachado de infantiles en exceso, algo contra lo que están intentando luchar), el perfil del público al que está dirigida cada consola, etc.

Lo que sí parece claro es que todos apuestan por ampliar el perfil de usuario de consola portátil, atrayendo, por ejemplo, a jugadores ocasionales (sin descuidar a los habituales) o a las mujeres. Así lo reconocen en Nintendo, y también en Sony: “Desde nuestra perspectiva estamos convencidos de que con la PSP va a haber una expansión del mercado del entretenimiento portátil, puesto que se incorporan nuevos perfiles de consumidores.”

¿Y qué pasará?