Tabletas chinas con Android

Al igual que con los smartphones, las tabletas chinas tienen aparentemente una excelente relación calidad precio
Por Jordi Sabaté 22 de octubre de 2014
Img chinatablets hd

El sector mundial de los fabricantes de smartphones se ha visto sacudido en los últimos años por un hecho que hace una década resultaba inconcebible: la competencia creciente de las marcas chinas, que ofrecen muy buenas prestaciones a un precio óptimo. Las novedades en móviles chinos interesan a cada vez más usuarios, que los adquieren en las tiendas de electrónica o en la Red. Ahora, el nuevo fenómeno son las tabletas chinas. Sin embargo, no se trata de un mercado tan consolidado como el de los móviles, por lo que el margen para la decepción en la compra todavía es amplio. Hay productos que merecen la pena, pero también conviene tomar algunas precauciones antes de comprar una tableta china.

Al igual que sucedió con los smartphones fabricados en china y pensados para el mercado local del gigante asiático, las tabletas chinas también interesan a los consumidores occidentales. La razón principal es su precio tan competitivo, en realidad pensado para el mercado chino y basado muchas veces en los bajos sueldos de mano de obra y el aprovechamiento de las fábricas que también ensamblan para las grandes marcas globales.

En el sector de los smartphones se han consolidado varias marcas locales chinas, la más popular de las cuales es Xiaomi

En este sentido, en el sector de los smartphones se han consolidado varias marcas locales chinas, la más popular de las cuales es Xiaomi, que han pasado a vender en global, ya sea a través de tiendas en Internet o en tiendas físicas especializadas en tecnología de exportación. La consolidación de tales marcas ha provocado que el mercado adquiera seriedad y cada día sean menos los peligros de comprar esta tecnología.

Ahora bien, no sucede igual con las tabletas: sigue habiendo en la Red mucha oferta engañosa o no preparada para las características técnicas de España. Si bien del producto adquirido en una tienda física se puede confiar, más vale tomar una larga serie de precauciones antes de darle al botón de compra en una tienda virtual cuya sede se sitúa a miles de kilómetros de nosotros.

¿Dónde las compro?

Más vale tomar una larga serie de precauciones antes de darle al botón de compra en una tienda virtual

Lo primero en lo que debemos fijarnos cuando nos dispongamos a adquirir una tableta china en una tienda de las Red es su seriedad; si se trata de una tienda importante y global o una de nombre desconocido. Deberemos fijarnos en su dirección URL -no fiarnos de direcciones tipo ‘tabletaschinas.com’ o similares-, su diseño y otros aspectos gráficos y buscar después el apartado donde expone su sede social.

Si ni siquiera expone sede social, ni se nos ocurra comprar en ella, porque aunque recibamos el producto, nadie responderá por él en caso de que no cumpla las condiciones prometidas. Por otro lado, aunque el aspecto de la tienda sea consistente y serio, no debe pasarnos por algo el hecho de que si está situada en China o países aledaños, difícilmente podremos reclamar ante un fallo o pedir una reparación bajo garantía si la tableta se estropea.

¿Son ofertas reales?

Suponiendo que la tienda nos genere confianza, lo siguiente que deberemos estudiar es la coherencia de la oferta que se nos hace. Hay tabletas a muy buen precio y con dimensiones notables que presentan procesadores insuficientes por su capacidad, con memorias RAM muy cortas. El resultado será un aparato inoperativo o con muy poco margen de uso.

Img chinatablets
Imagen: Teclast

Por el contrario, se ofertan tabletas a precio muy competitivo con, teóricamente, procesadores como el A7 de Apple, que es una patente privada del fabricante y que no da permiso para que nadie más la use. Por lo tanto, es inverosímil que el aparato exista y si lo hace, es en condiciones de ilegalidad. En consecuencia, ¿qué garantías tenemos siquiera de que nos llegue en buenas condiciones?

Si no somos expertos en tecnología, lo mejor es copiar el nombre del modelo y ponerlo en Google para ver los comentarios, o ir a los foros de los blogs especializados y preguntar sin miedo; siempre hay otros usuarios dispuestos a asesorarnos y compartir sus experiencias, tanto si han sido negativas como si son positivas. Lo mejor es exponer el nombre del modelo y las características técnicas -procesador, memoria RAM, definición de pantalla, etc.- a ver qué nos cuentan.

Cuidado con el sistema operativo

Hay que exigir que la tableta tenga acceso a Google Play

Otro aspecto a mirar es la versión de Android que nos ofrecen, no vaya a ser que nos estén colando un modelo antiguo con una versión desfasada que no sirva para la mayoría de las aplicaciones de la tienda Google Play. También hay que estudiar si las características de hardware coinciden con la versión de Android que nos dicen que tiene la tableta. Puede que coincidan, pero también que el sistema operativo vaya muy justo o, al contrario, que haya poca potencia de procesador para una versión muy moderna. Lo mejor, de nuevo, preguntar en los foros.

Finalmente, debemos asegurarnos de que la tableta será compatible con los protocolos occidentales. En el caso de las redes wifi el problema es menor, pero si se trata de cobertura de datos móviles, hay que pensar que el 3G/4G de China es distinto al de aquí y al final acabaremos teniendo que pagar para que alguien nos reconfigure la tableta. Obviamente lo mismo sucede con los cargadores y las clavijas de los enchufes. También exigiremos que tenga acceso a la tienda de aplicaciones Google Play, puesto que se han vendido tabletas sin dicho acceso.

Cuatro modelos destacados

La tableta Xiaomi Mi Pad ha sido la más valorada en 2014. Por dimensiones y características se asemeja mucho al iPad Mini Retina, pero cuesta la mitad, alrededor de los 200 euros. Tiene una pantalla de 7.9 pulgadas con una resolución de 2048 x 1536 píxeles. El procesador es un NVIDIA Tegra K1, que se supone tres veces más potente que el A7 de Apple. Pesa 360 gramos y tiene unas dimensiones de 20 por catorce centímetros y ocho milímetros de grueso.

Img chinatablets
Imagen: Xiaomi

El modelo Cube Talk 9x U65GT está en el rango de las tabletas de 10 pulgadas. Trabaja con una versión de sistema operativo Android 4.4 y presenta una pantalla con resolución de 2048 x 1536 píxeles. El procesador Octa-Core MTK8392 se acompaña de dos gigabytes de RAM y 16 gigabytes de almacenamiento interno, así como conectividad 3G. Su precio recomendado es de 200 euros.

La Teclast X98 presenta una pantalla táctil de 9,7 pulgadas y una resolución de 2048 x 1536 píxeles. Funciona gracias un procesador de Intel Quad Core Intel AtomZ3735D de 64 bits a 1,83 GHz, que está acompañado por dos gigabytes de RAM. El sistema operativo es Android 4.2 y presenta conexión wifi y 3G, así como un espacio de 32 gigabytes de almacenamiento. Su precio recomendado es de 180 euros. Pesa 600 gramos.

Finalmente, el modelos Ifive Mini3 compite en el rango de las 7 /8 pulgadas y cuenta con una pantalla IPS Retina de resolución retina de 2048 x 1536 píxeles. Posee un procesador Rockchip RK3188, Quad Core que corre a 1.6 gigahercios y se acompaña de una memoria RAM de dos gigabytes, además de 16 gigabytes de memoria interna disponible. Destaca también por su peso, 330 gramos, y por su precio, ya que se sitúa por debajo de los 150 euros.