Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Cómo se mide la audiencia en Internet

La medición del tráfico en webs es inexacta, pero resulta más precisa que en radio o televisión

Sean o no un negocio, todos los sitios web están interesados en saber cuántas visitas tienen y conocerlas en la medida de lo posible. Actualmente conviven diversos sistemas para medir la audiencia en Internet que, según los expertos, no han conseguido la fiabilidad suficiente para presentar un panorama claro del universo online, ni generar la confianza que necesitan los anunciantes para invertir en la Red. Frente a los paneles de internautas o los análisis de logs, se impone un sistema de etiquetado de las páginas, adoptado por la OJD, que genera información accesible y precisa.

¿Por qué es tan importante medir la audiencia?

La audiencia son los ojos que ven las páginas web y que, a la postre, dan sentido a su existencia. Por eso, desde el nacimiento de Internet se han desarrollado diversos sistemas para medir las audiencias. Pero al tratarse de un medio nuevo, no ha sido fácil extrapolar los sistemas de medición ya establecidos. Si en radio, televisión o prensa el número de oyentes, espectadores o lectores era vital para que los medios nutriesen su principal fuente de ingresos: la publicidad, en Internet ocurrió tres cuartas partes de lo mismo cuando, muy pronto, el negocio comenzó a echar raíces en la Red.

Es cierto que a no todos los sitios web les interesa el tráfico de la misma forma, pues para unos se traduce directamente en dinero (una tienda online) o relevancia -que al final también se transforma en publicidad e ingresos- (un medio de comunicación), mientras que a los que no llevan la etiqueta de negocio ‘sólo’ les importa captar atención. Al final, a todos les interesan los visitantes y obtener de ellos la máxima información.

Precisamente, la posibilidad que ofrecía Internet de saber mucho -cuántos son, de dónde vienen, qué páginas visitan, cuánto tiempo están, qué anuncios ven y cuáles pinchan…- de los visitantes, supuso un gran problema que forma parte del cúmulo de despropósitos que condujeron al reventón de la burbuja.com (el cierre de muchas webs sobredimensionadas). A los anunciantes se les prometió mucho más que en los sistemas anteriores (radio y televisión) y muchos sitios web hipotecaron su futuro gastando lo que no tenían en hinchar el tráfico de sus páginas.

Pero el tráfico, en la mayoría de los casos, no se tradujo en ingresos. Los distintos y dispares sistemas de medición de audiencia unidos a la ineficacia de la publicidad online (que no cumplía sus enormes exigencias) llevaron a los anunciantes a retroceder el medio paso que habían dado hacia la Red. La desconfianza tocó techo con la debacle de las empresas de Internet y se retornó a un punto donde ambos, publicidad y medición de tráfico, debían reinventarse.

La publicidad sigue siendo vital para la supervivencia de buena parte de los negocios de Internet, aunque es verdad que el cobro por contenidos se abre paso en algunos campos específicos. Y para la publicidad es imprescindible que los sistemas de medición de audiencias generen confianza entre todos los implicados. Lo mismo vale para quien no vive de la publicidad o para quien pretende hacer negocio: conocer a los visitantes ayuda a dar los pasos correctos y ofrecer un mejor servicio al visitante.

No era mentira que la tecnología permitía crear eficaces y precisos sistemas de medición de audiencia. Los nuevos sistemas así lo quieren demostrar, apostando por ofrecer información que combine cantidades de audiencia con el máximo conocimiento de los perfiles de los usuarios, que fijan, más allá de la jerarquía de los sitios web por el número de vistas, las pautas de actuación de todos los actores online. Todo esto, ahora imprescindible, mediante sistemas transparentes que sean inteligibles, controlables por los participantes y, sobre todo, respetuosos con la intimidad del usuario.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones