Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Dar de baja el teléfono móvil

Estudiar bien las condiciones del contrato que se va a firmar con la operadora antes de iniciar el servicio puede ahorrar disgustos y molestias a la hora de dar de baja la línea

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 21 agosto de 2008

Una reciente campaña publicitaria sacudió las calles de algunas ciudades alemanas generando cierta polémica. En ella podía a verse a un perro y a un móvil de una determinada marca, y se leía una frase que rezaba: “Porque sólo uno de ellos puede ser tu mejor amigo, tienes que escoger”. La campaña fue retirada a las pocas semanas por las protestas de los defensores de los animales. ¿Sería concebible que un dueño le dijera a su perro: “Amigo fiel no hay más que uno”? Parece inverosímil, pero el hecho es que la penetración del teléfono móvil en la sociedad es uno de los fenómenos más interesantes que se han vivido en los últimos veinte años.

Insatisfacción con el trato al cliente

/imgs/2007/06/movilbaja1.jpg

La CMT (Comisión del Mercado de
las Telecomunicaciones) estima que hay actualmente más de 50
millones de móviles en España, y la media de líneas
contratadas es de 112,2 por cada 100 habitantes. Es decir,
estadísticamente, cada habitante tiene algo más de una
línea. En otras palabras: hay muchas personas que tienen más de un móvil o más
de una línea por móvil, ya que han contratado varias
líneas para un mismo terminal. El móvil es un
acompañante fiel de jóvenes y adultos, niños y
ancianos; se ha vuelto imprescindible en nuestras vidas.

Sin embargo, la gestión que las
operadoras de telefonía móvil hacen del servicio que
venden no siempre es satisfactoria, e incluso se puede decir a tenor
de los datos que es bastante insatisfactoria para sus clientes.
Durante 2007 el sector de las telecomunicaciones encabezó la
lista de quejas y consultas de los usuarios, con un porcentaje del 23% de las quejas expresadas.


La gestión que las operadoras de telefonía móvil hacen del servicio que venden es, a tenor de los datos, bastante insatisfactoria para sus clientes

Semejante
panorama parece no haber mejorado durante lo que va de 2008, al
contrario: la telefonía móvil ha generado en los
primeros seis meses un 39,2% más de consultas y denuncias que
la fija. Además, durante dicho semestre, los
servicios de telecomunicaciones representaron el 29,9% de las
reclamaciones recibidas en las asociaciones de consumidores,
desbancando en plena crisis inmobiliaria a la vivienda del liderazgo
en las quejas de los usuarios. Y el dato, quizá, más
preocupante de todos es que el principal motivo de queja de los
usuarios es la dificultad que tienen para darse de baja con una
operadora y las cláusulas de rescisión de contrato, que
consideran en muchos casos abusivas.


Un acto tan frecuente como problemático

Darse de baja de
una operadora para cambiar a otra es algo normal e incluso frecuente.
Un familiar o una persona muy cercana con la que se habla mucho por
teléfono se cambia a una compañía que le ofrece
un mejor plan de precios, y se ven sus allegados casi
forzados a moverse a dicha compañía si no quieren que
las llamadas les salgan por un potosí. Es un efecto que se conoce
como “red de arrastre” y las compañías juegan
mucho con él para “robar” clientes a la competencia.


En todo el año 2007 fueron 694.553 usuarios los que se dieron de baja en una compañía para pasarse a otra

Sólo en
diciembre del pasado año, respecto a las cuatro operadoras
principales, Yoigo y Vodafone tuvieron un saldo neto positivo de
21.972 y 7.671 números ganados respectivamente a la
competencia, mientras que Movistar perdió 14.900 números
y Orange, 13.790. Según los datos de la CMT, durante ese mes
se cambiaron de operador conservando el número un total de
55.383 usuarios. En todo el año 2007 fueron 694.553
usuarios los que se dieron de baja en una compañía para
pasarse a otra, un 0,4% más que en 2006.

La gente cambia
mucho de compañía, ya sea conservando el mismo número
de teléfono (lo que se conoce como “portabilidad”) o
simplemente dejando el que tenía por otro nuevo. Y es entonces
cuando llegan la mayoría de los problemas con las operadoras.
La casuística es variada: el usuario se ha dado de baja en el
servicio pero sigue recibiendo facturas; le cobran un “extra”
por la baja que considera abusivo y del que no se ha sentido
informado, los trámites de la baja se alargan y se hacen
farragosos… Son muchas las quejas vertidas por estos motivos en las
asociaciones de consumidores y en los organismos de consumo de la
Administración; tantas que suelen acabar siendo portada de los
periódicos.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones