Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Francis Pisani, analista y periodista digital

Internet no tiene ninguna culpa de la actual crisis

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 5 marzo de 2009
Muchas personas se han introducido en el mundo de las nuevas tecnologías, sus pormenores y los fenómenos que han generado gracias a los análisis de Francis Pisani, que primero publicaba en el Ciberpaís y que recientemente también difunde desde el periódico on line Soitu, así como a través de su blog personal. Este profesor universitario, escritor y periodista francés, afincado en California y con una larga experiencia docente en América Latina, es una de las personas que mejor ha sabido divulgar la esencia profunda de los cambios que el mundo está experimentando en las últimas décadas. CONSUMER EROSKI habló con él con motivo de la salida de su nuevo libro en España, "La alquimia de las multitudes", donde explica cómo Internet está cambiando el mundo.

¿En qué está cambiando nuestra vida con la llegada de Internet?

Todo cambia; estamos inmersos en una revolución de proporciones considerables. A mí me parece interesante el paso que hemos dado desde un momento en el que había que explicar a la gente que Internet era algo grande que estaba llegando, hasta hoy, cuando lo que hay que explicar es que la Red es la plataforma desde la cual se hacen ya muchas cosas que antes se hacían de otro modo. Es decir, que ya estamos dentro de una revolución que lo está cambiando casi todo.

“El plano digital nos obliga a plantearnos la vida de una manera radicalmente diferente”

Por ejemplo, acabo de leer un libro de un pedagogo argentino, responsable de la página Educ.ar, en el que opina que la enseñanza va a tener que cambiar su enfoque y pasar del producto a la experiencia. Por decirlo en otras palabras, va a ser necesario enseñar a experimentar y a encontrar las cosas, más que enseñar las cosas en sí mismas, puesto que hay herramientas suficientes para que los alumnos las aprendan por sí solos.

En general, está claro que la aparición de un plano virtual de las cosas condiciona casi todo. A este respecto yo me pregunto últimamente si hacemos bien en contraponer el plano virtual y el físico como hemos venido haciendo hasta ahora, ya que son dos caras de una misma realidad. Cada vez está más claro que lo mismo que hay en la calle también está en la Red. Son ámbitos
complementarios y hay una sola realidad, no dos, como se ha venido diciendo. Ahora bien: Yo creo que la realidad física va a estar regida a partir de ahora desde el plano virtual, que es mucho más accesible tecnológicamente a todos y está mucho más interconectado. Así, creo que el cambio en nuestras vidas vendrá dado en la medida en que lo posibilite ese plano virtual que es la Web. Y ya sabemos que las posibilidades son muchas. El plano digital es un “animal” extraordinario y diferente que tiene sus propios códigos, y nos obliga a plantearnos la vida de una manera radicalmente diferente.

¿Qué ha sido más importante en este cambio, Internet o la combinación de hardware y software donde se desarrolla?

“Hoy en día la batalla ya no es de ninguna manera el aparato, son las aplicaciones que se le pueden implementar”

Yo creo que un ejemplo que responde a esa pregunta de modo claro es lo que está pasando en el mundo de la telefonía móvil. Hoy en día la batalla ya no es de ninguna manera el aparato, son las aplicaciones que se le pueden implementar. Quiero decir que no escoges un móvil de última generación por tener más o menos capacidades que otro muy similar de otra marca, sino que lo haces por las posibilidades de mejorar según las aplicaciones creadas por terceros para dicho aparato. Y estas terceras partes desarrolladoras de aplicaciones crean sus programas en la Web, usando servicios de “hosting” y “cloud computing”, y las distribuyen vía Internet hasta los terminales. Tanto Google, como Apple o Nokia tienen claro que lo que mandan son las aplicaciones y el modo de distribuirlas, que es Internet.

Por lo tanto, sin duda, lo más importante es la aparición de Internet, y sobre todo el desarrollo de la Web, que no es lo mismo, aunque en España tienden a confundir los términos. Internet es el sistema y el protocolo para conectar los ordenadores entre sí, que nace en los años 70 del siglo pasado, y la Web es el desarrollo que se hace sobre Internet a partir de los años 90 y que tiene como resultado la conexión entre documentos y archivos y, más allá, entre personas. En mi opinión hoy lo que manda ya no es Internet sino la Web, entendida ésta como el conjunto de conexiones y servicios que hoy podemos disfrutar.

Tal vez el software social (la capacidad de compartir y comunicarnos dentro de la Red, también llamada Web 2.0) haya sido la primera revolución dentro de la propia revolución de Internet. ¿Cuál será la próxima?

Se habla mucho de una posible Web 3.0 como evolución de la Web 2.0, pero tendrá otro nombre lo que suceda, que seguro que sucederá. Yo creo que la siguiente revolución conllevará más inteligencia; tanto inteligencia artificial que comprenderá la llamada Web Semántica [con capacidad para comprender el sentido de las palabras; por ejemplo distinguir un banco del parque de un banco financiero] como inteligencia social, que se derivará de la participación masiva en los servicios y de los contenidos que les aportemos.

“Yo creo que la siguiente revolución conllevará más inteligencia; tanto inteligencia artificial como inteligencia social”

Por otro lado, yo agregaría que la inteligencia llegará a los objetos de manera masiva. ¿Qué quiero decir? Que cada objeto tendrá su dirección IP con la implantación del protocolo Ipv6; cada cosa tendrá su dirección particular en la Red y podrá ser identificada y dotada de valores añadidos de inteligencia [por ejemplo, podría programarse la nevera desde la oficina vía Internet al conocer la dirección IP de la nevera].

En segundo lugar destacaría que el 90% del contenido que se moverá por la Red en el futuro será multimedia. Finalmente pondría en tercer lugar la movilidad de las conexiones a Internet, dentro del concepto de “movicuidad”, o ubicuidad de las conexiones en un mundo en continuo movimiento, sobre todo ahora gracias al móvil, aunque hay que ser cautos con la calidad de los móviles y sus conexiones, ya que no es algo homogéneo. Yo creo que nos encontraremos en esta situación en unos cinco años, puesto que la Web 2.0 ya ha dado casi todo de sí en cuanto a novedades.

¿Dejaremos de usar el móvil para hacer llamadas y pasará a ser un ordenador?

“Las perspectivas de mejoría en la crisis pasan mucho por el desarrollo de la sociedad de la información y los servicios que se generen en ella”

La idea es que el móvil sea el ordenador más común de cara al futuro, y yo lo veo correcto en varios sentidos. Sin embargo, es algo exagerado de momento, porque ni todos los móviles tienen un sistema operativo desarrollado ni todo el mundo tiene un móvil, aunque nos parezca que sí. La realidad es que en muchos países del mundo la gente no tiene móviles, y no hablo por supuesto de España o Finlandia, sino de partes de Asia que no son Corea o Japón, o de América Latina.

Además, hay muchísimas personas en Brasil, por ejemplo, que no usan el móvil para hablar, sino para recibir avisos, y funcionan mediante tarjetas de prepago. Eso ocurre con el 80% de la gente que tiene móvil en Brasil, que es el 60% de la población. Para estas personas el móvil no es un ordenador ni de lejos. Yo creo que nunca hay que olvidar que el éxito de los avances tecnológicos debe ir ligado a su grado de penetración en todas las capas de la sociedad, no sólo en determinadas.

¿Hasta qué punto Internet tiene la culpa de la actual crisis?

Internet no tiene ninguna culpa de la actual crisis; es algo que estoy harto de repetir pero que es así. La crisis actual es 100% financiera, nacida en Wall Street y culpa de personas que han manejado el dinero de las hipotecas de una manera escandalosa. Esta crisis también ha afectado a las empresas tecnológicas, que están sufriendo como cualquier otro sector. Es una crisis cuya responsabilidad se debe en un 100% a los banqueros.

¿Pueden ayudar las nuevas tecnologías a salir de esta crisis?

Absolutamente. Las perspectivas de mejoría pasan mucho por el desarrollo de la sociedad de la información y los servicios que se generen en ella. Y no sólo puede influir en la crisis financiera, también en la crisis climática, puesto que se pueden dar soluciones que no supongan tanto consumo de combustible fósil. Yo creo que dentro de diez años veremos que las nuevas tecnologías son una alternativa no sólo para evitar las crisis, sino también para tejer una nueva economía de cara al futuro.

¿Cómo ve el mundo del periodismo en estos momentos?

“Los medios de comunicación se encuentran en una posición dramática como nunca antes habían conocido”Está en un momento apasionante porque se le han juntado dos crisis a la vez; una estructural, que se debe a que los dirigentes de los periódicos no han sabido ver a tiempo el cambio que suponía la Red, y otra publicitaria, derivada de la crisis financiera. Esto los ha situado en una posición dramática como nunca antes habían conocido. Yo soy optimista y creo que tras un periodo duro resurgirá un periodismo que en alguna medida tendrá que cambiar.

¿En qué medida?

En la medida en que la aparición de la Web 2.0 ha dado a los usuarios unas herramientas que democratizan el acceso a la información, como son los blogs. La información ahora ya no pasa necesariamente por leer el periódico o ver una cadena concreta de la televisión La información de interés te la puede dar el blog del vecino. Esto los grandes medios deben aceptarlo e incorporarlo; no pueden darle la espalda a esta realidad, sino que tienen que ver la manera de incorporar esta suerte de periodismo ciudadano a sus estructuras. La información ya no es más un oligopolio. Pero estoy seguro que el periodismo seguirá existiendo.

¿En papel o en Internet?

“Lo importante es que el eje estratégico de la información pasa ahora por la Web, y por tanto es ahí donde se accede a las informaciones”Imagino que habrá convivencia de ambos formatos en algunos casos, pero eso no creo que sea lo importante. Lo importante es que el eje estratégico de la información pasa ahora por la Web, y por tanto es ahí donde se accede a las informaciones y desde ahí se distribuyen. No importa que sea vía un sitio web o en papel, lo que importa es que el plano virtual es el control de mandos de la información en el plano físico. El formato, en realidad, siempre ha sido lo de menos.

¿Qué opina de las donaciones como medio de financiación de proyectos empresariales de cara al futuro?

Son algo muy positivo e interesante. Recientemente hemos visto cómo la Wikipedia ha conseguido seis millones en donaciones de sus usuarios, algo que al final es un beneficio para ellos mismos, que son los que gozan de las ventajas de esta gigantesca enciclopedia. A pequeña escala las donaciones van a ser muy importantes en el impulso y mantenimiento de nuevos proyectos y servicios, pero jamás tendrán fuerza para sustituir al conjunto del sistema financiero actual; me temo que vamos tener que seguir contando con él.


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones