Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

¿Qué es Second Life?

Second Life es mucho más que un videojuego; es una comunidad en la Red donde vivir, construirse una casa o incluso ganarse la vida

En la
novela de 1993 ‘Snow Crash’, de Neal Stephenson, la increíble
aventura de Hiro, el protagonista, arranca en el ‘metaverso’, un
mundo virtual generado por ordenador donde los usuarios conectados
crean sus propios cuerpos tridimensionales, presentan sus obras de
arte, conversan entre sí o hacen negocios. Hoy ya no es una
novela. Cualquiera puede tener su segunda vida en Second Life.

Mucho más un juego

La
realidad virtual, con sus cascos y guantes de datos, ya aparecía
en las noticias hace diez años, aunque luego la triste
realidad se reducía a unos feos poliedros dando vueltas en
medio de un espacio negro. Desde entonces, los videojuegos han
avanzado a un ritmo frenético.

Second
Life
es lo último en realidad virtual. No hacen
falta cascos ni guantes, pero sí una conexión de banda
ancha. El usuario tampoco está aislado. Todo lo contrario.


/imgs/2006/11/darius1.gif

Second
Life desciende directamente de la nueva generación de
videojuegos conectados. Hace años que los jugadores ya no
luchan contra orcos o alienígenas controlados por su PC o
consola, sino con o contra otros jugadores, conectados a través
de Internet en cualquier parte del mundo. Tanto es así que las
consolas de nueva generación, como Xbox 360 o PlayStation 3,
han hecho de la conexión a Internet su baza más
importante.

El negocio
de los juegos online es inmenso. Se calcula que hay 10 millones de
personas que pagan cuotas mensuales para jugar a través de la
Red, y otros muchos que se conectan esporádicamente. Entre los
más conocidos están World
of Warcraft
, Everquest,
o Los
Sims
.

Según
esta definición, Second Life es un MMOG, o juego online
multijugador masivo (‘massively-multiplayer online game’). Pero
también es mucho más que un juego. En Second Life no
hay misión, no hay orcos que degollar ni zombies que
ametrallar. A cambio, hay dinero, negocios, juegos, cultura y sexo.

La creación del ‘metaverso’

Según
dice su creador, Philip Roseadle, Second Life, más que un
videojuego, es un país. Roseadle es el antiguo director
técnico de Real
Networks
. En 2003 fundó Linden
Lab
, la empresa propietaria de Second Life. Su
objetivo: crear un ‘metaverso’, tal y como se describe en la novela
‘Snow Crash’.

Cualquiera
puede hacerse ciudadano de Second Life gratis. Basta con registrarse
en su página web, descargar e instalar el programa. Con esto,
y una buena tarjeta gráfica, se puede entrar en un mundo donde
casi todo es posible, desde convertirse en un yeti peludo de tres
metros de altura, hasta construir una réplica del Partenón
y utilizarlo para dar una fiesta con música en vivo. Todo
dentro de la pantalla, claro.


Cualquiera puede hacerse ciudadano de Second Life gratis; basta con registrarse en su página web, descargar e instalar el programa

El pasado
13 de mayo la emisora Radio1 de la BBC decidió ofrecer en
Second Life su festival musical del fin de semana, que se celebra en
el mundo real en Dundee, Escocia. La cadena creó un área
de conciertos virtual con grandes pantallas de vídeo, donde
los avatares se podían teletransportar y ver en directo a
Pink, Snow Patrol o The Streets, entre otros grupos. Para los que
preferían quedarse en su casa (virtual) la BBC creó
aparatos de radio virtuales por los que sonaba la música del
concierto, que además se podían duplicar gratuitamente
y regalar a otros usuarios.

Second
Life está de moda. Entre sus ciudadanos hay varios famosos,
como el escritor Cory
Doctorow
, el abogado Lawrence
Lessig
, el catedrático Meter Ludlow o la galerista Anna
Krenz.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Dinero de la nada »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones