Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Viajes del IMSERSO: vacaciones y relax para mayores

Cada año, el programa de vacaciones "envejecimiento activo" facilita el acceso al turismo, el ocio y la salud a un millón de personas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 21 abril de 2011

Doce días en una instalación termal por un precio medio de 363 euros. Quince días en Baleares por 336 euros. Casi un mes en Andalucía por 527 euros… Con estos precios, que incluyen traslado y alojamiento en régimen de pensión completa, no es de extrañar que las personas mayores sigan con atención cada año las instrucciones del IMSERSO para participar en su programa de termalismo y viajes. El número de solicitudes sobrepasa siempre las plazas ofertadas, pero solo dos de cada diez solicitantes se quedan en casa. Conscientes de los beneficios que supone un cambio de aires, de octubre a junio, quincena tras quincena y semana tras semana, más de un millón de personas mayores llenan aviones, autobuses, trenes, barcos y coches para disfrutar de un merecido descanso. Sus destinos: lugares de sol y playa, balnearios y rutas culturales o de naturaleza en el interior.

Envejecimiento activo

Participar en los programas de viajes y termalismo del IMSERSO (Instituto de Mayores y Servicios Sociales) es, a juicio de los promotores y los usuarios, muy recomendable y positivo. Estas ofertas alejan a las personas mayores de la soledad, les ofrecen la posibilidad de ampliar sus amistades y de conocer mejor España y Europa. Además, suponen una mejora general sobre el estado de salud de quienes participan, ya que en todo momento están bien atendidos, en hoteles de calidad y con supervisión médica, en especial en los centros termales.

Viajes y termalismo suponen una mejora general del estado de salud de quienes participan

Muchos de estos mayores ya conocen de sobra las estancias semanales y quincenales en lugares de sol y playa, el programa de termalismo social y algunos, incluso, están al tanto de los circuitos culturales y de naturaleza que Asuntos Sociales ha incorporado en los últimos años. Según los datos oficiales, en la pasada temporada (2009-2010), más de un millón de personas tuvieron acceso a algunos de estos programas. Las ofertas para el envejecimiento activo son múltiples, tanto por el tipo de actividad como por el lugar de destino, pero se pueden agrupar en dos grandes opciones:

  • Vacaciones.

    • Están diseñadas para que las personas mayores puedan disfrutar de su tiempo libre en zonas de clima cálido, para que realicen viajes culturales por lugares y rutas de interés turístico y para que practiquen actividades recreativas y contemplativas a través del turismo de naturaleza.
    • Hay varias modalidades. Turnos de 8, 10, 15 y 29 días de vacaciones, con transporte incluido o sin él, además de viajes culturales de seis días para la realización de itinerarios turístico-culturales, y turnos de cinco días en turismo de naturaleza en zonas de espacios naturales que permiten realizar actividades recreativas y de disfrute de la naturaleza.
    • En la última temporada se ofertaron más de 865.000 plazas.

  • Termalismo.

    • Los tratamientos termales son cada vez más recomendados y están indicados en la prevención y rehabilitación de la artrosis, el reumatismo, problemas respiratorios y otras dolencias, además de proporcionar relajación y descanso.
    • El termalismo está organizado y financiado por el Ministerio de Sanidad y Política Social, y gestionado por el IMSERSO. Es una prestación complementaria a las que ofrece la Seguridad Social para que los pensionistas que lo necesiten puedan recibir los tratamientos termales adecuados a sus condiciones personales, con los reconocimientos médicos que correspondan.
    • En la última temporada se ofertaron casi 220.000 plazas.

¿Quién puede solicitar un viaje?

Más de siete millones de personas tienen derecho a pedir una plaza del programa de vacaciones. No obstante, ese número queda reducido a la mitad debido, sobre todo, a cuestiones de salud en las edades más avanzadas.

Quienes pueden viajar por muy poco dinero y disfrutar de unos días de estancia en zonas de playa o del interior, o en la red de balnearios, son las personas mayores de 65 años o jubiladas con algunos años de anterioridad. Podrá rellenar la solicitud cualquier persona residente en España que reúna alguno de los siguientes requisitos:

  • Ser mayor de 65 años.
  • Ser pensionista de jubilación del Sistema Público de pensiones.
  • Ser pensionista de viudedad con edad igual o superior a 55 años.
  • Ser pensionista de invalidez, otras pensiones o prejubilado y tener en todos estos casos 60 años cumplidos.

Cuando estas personas estén casadas, podrán participar en el programa con su cónyuge, a quien no se le exigen requisitos. Pueden incluirse a los hijos con discapacidad con un grado mínimo del 45%, siempre y cuando esta discapacidad les permita viajar y lo hagan acompañados de sus padres y compartan con ellos habitación. En todo caso, los hijos discapacitados deberán valerse por sí mismos y no padecer alteraciones de comportamiento que impidan la normal convivencia en los hoteles.

¿Quién puede apuntarse al termalismo?

A diferencia de los viajes, la oferta de termalismo está ligada a la prescripción médica, ya que implica un tratamiento de salud. Pueden ser beneficiarios de este programa los ciudadanos españoles o extranjeros que cumplan con todos los siguientes requisitos:

  • Ser pensionista del Sistema de la Seguridad Social por los conceptos de jubilación y de invalidez, en todo caso, y por el concepto de viudedad o de otras pensiones, solo cuando la persona beneficiaria haya cumplido los sesenta años de edad.
  • También podrán ser beneficiarios de las plazas los españoles residentes en el exterior, siempre que perciban una pensión pública, tengan más de 60 años de edad y cumplan con el resto de requisitos.
  • No padecer trastornos mentales graves que puedan alterar la normal convivencia en los establecimientos, ni enfermedad infecto-contagiosa.
  • Poder valerse por sí mismo.
  • Necesitar los tratamientos termales solicitados y carecer de contraindicación médica para la recepción de los mismos.
  • Realizar, en el plazo indicado en la convocatoria de plazas, la solicitud y alcanzar el expediente, de conformidad con el baremo establecido, la puntuación que le permita acceder a uno de los balnearios y turnos solicitados.

Si la persona solicitante está casada o tiene una pareja de hecho con quien convive, puede ir acompañada de su cónyuge o compañero. Al acompañante no se le exige la obligación de percibir pensión de la Seguridad Social.

Costes y destinos

Los programas de viajes y termalismo se financian con las aportaciones de los usuarios y del IMSERSO, cuya subvención -en promedio- cubre el 30% del coste total. El precio de estos viajes y planes dependen de varios factores. Entre ellos, el destino, la duración del turno y si incluyen el transporte o no.

En la temporada pasada, el viaje más barato costaba 139,60 euros. Por ese precio, que no incluía el transporte, se podía disfrutar de ocho días en Andalucía, Cataluña, Murcia, Baleares o la Comunidad Valenciana. En el otro extremo, el viaje más caro costaba 590,50 euros e incluía el transporte y el destino eran las Islas Baleares. En caso de alojamiento en habitación individual en España, estos precios tenían un incremento de 13 euros por noche para los destinos de Península y Baleares, 15 euros por noche para destinos a Canarias y 18,30 euros por noche para los viajes culturales y turismo de naturaleza.

La oferta de termalismo está ligada a la prescripción médica, al implicar un tratamiento de salud

En cuanto a los establecimientos termales, repartidos por toda la geografía española, el coste oscila entre 250 y 450 euros, según los precios de cada centro.

La información completa sobre los viajes y las diferentes opciones de ocio puede consultarse en Mundo Senior, el portal turístico autorizado por la Administración. También se puede llamar al teléfono de atención del IMSERSO (901.10.98.99) o comunicarse vía e-mail para realizar las consultas sobre vacaciones y termalismo.

¿Cuándo y cómo apuntarse?

Los programas de envejecimiento activo se desarrollan durante el periodo comprendido entre octubre de un año y junio del siguiente, y abarcan diversas actividades, que van desde los turnos de vacaciones y los viajes culturales, al turismo de naturaleza, los intercambios internacionales y las estancias en balnearios de distintas ciudades españolas. En estas propuestas se incluyen los desplazamientos de ida y vuelta desde la capital de provincia donde se resida (salvo en el caso de las vacaciones sin transporte), el alojamiento en régimen de pensión completa en habitación doble, el menú de régimen (para quienes lo necesiten), la asistencia sanitaria complementaria a la de la Seguridad Social, las actividades de ocio y tiempo libre y una póliza colectiva de seguros.

Más de siete millones de personas tienen derecho a pedir una plaza del programa de vacaciones

Aunque los plazos para apuntarse al Programa de Vacaciones de esta temporada ya están cerrados, todavía es posible anotarse en el plan de Termalismo, cuyo periodo de inscripción se extiende hasta el 16 de mayo de 2011. En cualquier caso, el procedimiento es el mismo año tras año y, para quienes estén interesados, conviene conservar estos datos.

  • Vacaciones:

    • Para obtener una acreditación que permita viajar, el primer paso es cumplimentar una solicitud formal y enviarla al IMSERSO (apartado de Correos nº 10.140, 28080 Madrid) o presentarla en las oficinas donde se obtiene. También es posible hacer la solicitud por Internet, a través de la sede electrónica del IMSERSO.
    • Una vez que finaliza el proceso de acreditación, si se acepta, el interesado recibirá en su domicilio la documentación que le permitirá obtener los billetes. Esta correspondencia llega, por lo general, en el mes de septiembre.
    • En esa documentación también se indica el destino que se le ha asignado, así como la fecha en la que debe acudir a las agencias de viajes para obtener su plaza.
    • Tanto el destino como la fecha se establecen previa valoración del IMSERSO de todas las solicitudes, según la edad, cuantía de la pensión y viajes realizados antes.
    • Si se desea vincular una solicitud con la de otra persona de su misma provincia (como un amigo), es fundamental especificar el número del DNI de esa persona y, además, procurar que los destinos elegidos y el orden de prioridad sean exactamente iguales en ambas solicitudes.

  • Termalismo:

    • Para acceder a una plaza de los establecimientos termales, es necesario presentar una solicitud y una declaración sobre el estado de salud, de acuerdo con el modelo oficial.
    • Este documento se puede presentar personalmente o por correo en los Centros de Mayores o en las Direcciones Territoriales del IMSERSO que correspondan al domicilio habitual del interesado. También se pueden presentar en los Servicios Centrales del IMSERSO y en los órganos que hayan asumido sus funciones en las distintas Comunidades Autónomas.
    • También se puede hacer la solicitud por Internet, a través de la sede electrónica.
    • Quienes hayan solicitado plaza en las temporadas anteriores y reúnan los requisitos para participar en el programa, no necesitan cumplimentar una nueva solicitud, ya que el propio instituto les remitirá por correo un modelo simplificado para renovarla.

Más de un objetivo

Las actividades del IMSERSO se centran en el bienestar de las personas mayores y la calidad de su tiempo libre. No obstante, abarcan más aspectos. Sus principales objetivos son:

  • Proporcionar mayor calidad de vida a las personas mayores mediante su participación en viajes y la realización de actividades turísticas, al ofrecerles la posibilidad de tomar contacto con otros ambientes y acceder a los bienes culturales. Según la Secretaría de Estado, no hay estudios ponderados que relacionen los viajes con el descenso del gasto hospitalario, pero sí algunos que demuestran que los balnearios o los tratamientos de termalismo aportan grandes ventajas a quienes disfrutan de ellos. Según el estudio del Imserso «Impacto del Programa de Termalismo Social en la Reducción del Gasto Farmacéutico», el 76% de las personas que reciben tratamiento termal experimenta una mejoría en su estado físico y reduce considerablemente su consumo de medicamentos.
  • Contribuir a la creación o mantenimiento del empleo en el sector turístico, con especial incidencia en el hotelero durante la temporada baja y paliar la estacionalidad tan característica en este sector. En la temporada 2008/2009, la contratación de estos viajes generó un empleo directo que superó los 10.000 puestos de trabajo.

  • Potenciar la actividad económica en diversos sectores económicos. Cada euro de los 56 millones presupuestados por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales para el programa en este ejercicio supone un retorno económico de 1,79 euros, según datos aportados por la Secretaría de Estado y atribuidos a un estudio de la empresa auditora Price Waterhouse Coopers.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones