Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Comunidades de vecinos, seguros y legislación

Causar destrozos al vecino: qué hacer

Los conflictos suscitados por situaciones accidentales e involuntarias no se resuelven en el ámbito judicial sino a través de las aseguradoras

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 13 febrero de 2009

La intencionalidad es la clave

/imgs/2008/09/comunidad-vecinos2.art.jpgIncendios, daños por agua o eléctricos, y roturas de cristales son las principales causas de los siniestros que se producen en el hogar. Si sufrir uno de estos percances es un fastidio para el propietario del inmueble, lo peor viene cuando las averías originan, a su vez, graves daños a la vivienda de un vecino. ¿Qué sucede entonces? ¿Cómo actuar? La intencionalidad es la clave en estos casos y, por norma general, los daños no se ocasionan a propósito. Por ello, los conflictos suscitados entre particulares no se desarrollan en el ámbito judicial, sino que se solucionan al margen de los tribunales, a través de las compañías aseguradoras. Ello, en caso de que el responsable del siniestro haya contratado previsoramente una póliza aseguradora, ya que de lo contrario estas situaciones accidentales e involuntarias pueden alterar de manera considerable la economía familiar.

El afectado puede reclamar, ya que el causante contrae una responsabilidad civil por el daño originado

Si una tubería se rompe y anega el piso del vecino, destrozando techo, paredes y muebles, los daños ocasionados están cubiertos por el seguro de responsabilidad civil que, presumiblemente, contrata todo propietario en previsión de cualquier eventualidad. Según los expertos legales, hay diferentes supuestos que provocan que un piso vecino sufra daños:

  • Un vecino causa involuntariamente destrozos en el inmueble colindante: es la situación más usual. En estos casos, el particular afectado reclama al causante de los daños, quien da parte a su compañía aseguradora. Normalmente, un perito de la empresa aseguradora se presenta “in situ” para comprobar el alcance del daño originado, y si la causa del siniestro está prevista en la póliza contratada, la compañía atiende el siniestro y repara el daño causado al vecino o colindante. En el caso de que el causante del destrozo no posea ningún seguro contratado, el afectado se reserva el derecho a reclamar por las vías que considere oportunas, ya que el causante del desastre contrae una responsabilidad civil por el daño originado.
  • Daños causados de forma vandálica: caso diferente es cuando el daño es causado voluntariamente y de forma vandálica. La gravedad de los hechos define si se trata de faltas o delitos que, como tales, serán juzgados según el Código Penal. Las consecuencias de estos hechos se castigan con la correspondiente pena, además de exigir una indemnización a terceros por los daños ocasionados. Es, por ejemplo, el caso de un vecino que voluntariamente realiza destrozos en un patio vecinal o utiliza ilegalmente un jardín colindante a su vivienda adosada. El proceso, generalmente, se inicia con la correspondiente denuncia interpuesta en la Comisaría.
  • Un elemento perteneciente a la comunidad produce daños involuntarios: es el caso, por ejemplo, de manchas de humedad producidas en un inmueble cuyo origen se halle en la rotura de una tubería de conducción comunitaria que a su vez haya derivado en una inundación en los pisos vecinos. En este caso, la comunidad y el seguro que ésta contrata deben hacer frente a los gastos de reparación del inmueble del vecino. Según los juristas, es común que los peritos de los diferentes seguros implicados intenten exculparse por los daños causados para no asumir el coste derivado de la reparación y restauración de las viviendas.
  • Intervención de una autoría externa a la comunidad de vecinos: aunque este tipo de litigios se resuelve usualmente de manera sencilla, en algunos casos la situación se complica. Por ejemplo: una pequeña inundación causada en la vivienda de un vecino tras la rotura accidental de una tubería por la maquinaria de una compañía que realiza la apertura de una calle. Lo que origina el problema es un elemento externo, ajeno a los vecinos y a su comunidad, y puede no asumir su autoría. En este supuesto, la resolución del caso se complica y ambas partes acuden a los tribunales para dirimir el problema y que se decida la adjudicación de los gastos originados.

La mayoría de las veces los daños ocasionados a una vivienda vecina se deben a situaciones accidentales e involuntarias, que pueden alterar de manera considerable la economía familiar cuando el propietario del inmueble responsable no ha contratado una póliza aseguradora. Todos y cada uno de estos supuestos tendrían mejor solución si las viviendas estuvieran aseguradas, pero lo cierto es que en España una de cada tres no lo está, un porcentaje muy elevado que los profesionales atribuyen a la ausencia de normativa legal obligatoria.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Seguro patrimonial »

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones