Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Compra

José Manuel Amor, director de análisis de Asesores Financieros Internacionales

No estamos ante ningún crack inmobiliario

El desplome de las inmobiliarias, afectadas por el hundimiento de las acciones de Astroc la pasada semana, se ha convertido en un batacazo puntual para el Ibex 35. Detonante para que no solamente los pequeños y medianos ahorradores, sino también los propietarios de pisos, se vean alarmados ante este desplome de la renta variable española y la repercusión que este hecho pueda tener sobre sus economías después de haber comprado una vivienda mediante un crédito hipotecario a 20 ó 30 años. En este sentido, José Manuel Amor, director de análisis de Asesores Financieros Internacionales (AFI), entidad de asesoramiento y venta de activos financieros, tranquiliza a los propietarios que se encuentran en estas circunstancias. «No estamos ante ningún crack inmobiliario», asegura. «No creemos que vaya a haber una caída en el precio de la vivienda, sino que estamos asistiendo a un proceso de estabilización en sus precios. Lo que ha ocurrido ahora es que los valores inmobiliarios estaban sobredimensionados y se está produciendo un ajuste en sus precios, que incluso puede ser mayor», tranquiliza.

Muchos propietarios continúan preocupados porque piensan que lo sucedido la semana anterior puede ser el principio de un pinchazo de la burbuja inmobiliaria

No es así en absoluto, en todo caso estaríamos ante un pinchazo de los valores inmobiliarios, que no es lo mismo. Lo que ocurre es que el ciclo de la vivienda está dando la vuelta. En este sentido quiero tranquilizar a las personas que han comprado una vivienda asegurándoles que no estamos de ninguna manera ante un ‘crack’ del sector, sino sencillamente ante un ajuste de precios.

¿Cómo pueden afectar estos movimientos a quien tiene un crédito hipotecario?

Si las entidades financieras decidieran restringir la concesión de créditos o encarecer sus condiciones, el ajuste en el mercado de la vivienda tardaría más en producirse y, el precio de la vivienda podría corregir algo más allá del crecimiento cero que esperamos para los próximos tres años. «Los precios de la vivienda tendrán un crecimiento cero durante los próximos tres años»

Pero, ¿qué pasaría si el precio de la vivienda cayese?

De caer intensamente el precio de la vivienda, algo muy improbable que ocurra para nosotros, la percepción de riqueza del propietario hipotecado sí que podría verse seriamente afectada y, ello podría repercutir, aunque marginalmente, a sus decisiones de consumo, que caería sustancialmente. El consumo de las familias sería uno de los parámetros económicos más perjudicados.
«Si los precios de la vivienda cayeran fuertemente el consumo familiar sería el gran perjudicado»

¿En estos momentos hay datos objetivos que hagan pensar que los precios de la vivienda van a bajar?

De ninguna manera, los datos que manejamos constatan un crecimiento cero para la media nacional durante los próximos dos o tres años. Es decir, hay síntomas evidentes de que se está produciendo una estabilización en los precios. Por ello podemos afirmar que no hay por el momento datos demostrables que indiquen que se van a producir caídas en los precios de la vivienda a nivel nacional.

¿A qué se refiere cuando dice ‘a nivel nacional’?

A que es probable, no obstante, que en aquellas áreas donde la sobreoferta es más elevada se produzcan caídas interanuales del precio, pero solamente en estos casos, de forma puntual. No todas las comunidades autónomas tienen la misma demanda, así que las correcciones se producirán en unas más que en otras, algo completamente normal, por otro lado.

Son muchos los consumidores que están también preocupados ante el hecho que no sólo los valores de la construcción hayan caído fuertemente, sino también los grupos financieros. ¿A qué es debido?

Principalmente a que los bancos son los que financian las constructoras e inmobiliarias, y si éstas pierden valor bursátil es lógico que se refleje también en la cotización de los bancos. Pero insisto, no estamos ante un derrumbe de la renta variable española, ya que la generación de beneficios por parte de las empresas que cotizan en el Ibex-35 sigue siendo muy intensa, y eso es una muy buena noticia para todos los ahorradores y familias españolas.


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto