Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Compra

Trueque: un nuevo modo de adquirir vivienda

La crisis de las hipotecas favorece el intercambio de pisos como una alternativa a la compra-venta tradicional

Img piso vacio Imagen: bjoern

Remedios para la crisis

Antes de que naciera y se generalizara el dinero, el trueque era la única forma de intercambio de bienes y servicios entre los humanos. Ahora, vuelve a ponerse de moda en el sector de la vivienda provocado por los efectos de la crisis económica.

/imgs/2008/09/piso-vacio.art.jpgLa crisis de las hipotecas ha hecho emerger el trueque de viviendas en varias ciudades, entre ellas Londres, y últimamente Madrid, con una multiplicidad de anuncios en la web donde las familias permutan sus viviendas por otra más barata al no poder hacer frente a la hipoteca, según indica el experto Gerardo Hernández. Aunque no es ni mucho menos una fórmula generalizada, empiezan a darse un gran número de casos de trueque de viviendas. Algunos portales inmobiliarios, de hecho, cuentan con apartados de personas que proponen el intercambio de casas por otras viviendas, en otras ciudades e incluso en otros países. ¿Qué ventajas tiene esta fórmula respecto al sistema clásico de la compra por un precio determinado?

El intercambio de vivienda posibilita emplear como medio de pago un bien inmueble, sin esperar a hacerlo líquido

El intercambio, como señala el abogado Juan Alberto Pérez Senso, socio del despacho Pérez-Alvarez Abogados, empieza a ser un caso generalizado por las dificultades actuales en la adquisición de vivienda. Los precios están bajando, pero la compra de una vivienda sigue siendo complicada para muchas familias, básicamente por las dificultades para conseguir financiación ajena debido a la desconfianza de las entidades de crédito y subida imparable del Euribor. ¿A quién interesa esta alternativa a la compra-venta tradicional?

Perfiles personales

  • Una persona que dispone de una vivienda que no puede pagar.

    Es el caso de quienes compraron una vivienda en la época de bonanza económica pero se encuentran en la actualidad con dificultades para llegar a fin de mes. La vivienda viene acompañada de una carga hipotecaria que cuesta mucho asumir. Incluso puede darse el caso de que tenga ya iniciado un procedimiento de ejecución hipotecaria. Una solución puede ser permutar su vivienda por otra (normalmente más modesta) que sí puede pagar. De esta forma la ventaja es doble. Por un lado, vende su vivienda y, en paralelo y en el mismo momento, adquiere otra. Así evita colocar su vivienda en el mercado y esperar meses y meses para venderla (gana tiempo, pues al emplear como medio de pago su vivienda no tienen que hacer líquido el inmueble para comprar la nueva vivienda con ese dinero). Una segunda ventaja se centra en que se mantiene la propiedad de una vivienda (aunque más modesta), y se puede por lo tanto satisfacer sus necesidades de vivienda habitual.

  • Quienes sean titulares de una vivienda que, por motivos familiares, se les ha quedado pequeña.

    Es el caso de quienes compraron hace unos años su vivienda y la familia ha ido creciendo (nacimiento de hijos, hijos que se hacen cargo de sus padres mayores…) En este caso, pueden permutar su vivienda por una mayor, obteniendo como ventaja, al igual que en el caso anterior, la de vender su vivienda y adquirir la nueva en el mismo momento, lo cual les evita la necesidad de poner su vivienda en el mercado.

  • En definitiva, según los expertos consultados, la ventaja de este sistema centrado en el trueque es doble: la de conectar oferente/demandante, demandante/oferente de forma simultánea, sin tener que ofertar la venta aislada de sus respectivos inmuebles en un mercado (el de la compraventa de vivienda) que cada día está más complicado (un mercado a la baja que les obligaría, en función de sus necesidades, a tener que rebajar de forma sustancial el precio). Y sobre todo, y en relación con lo anterior, la posibilidad de poder emplear como medio de pago del precio total o de parte de su importe un bien inmueble, sin esperar a hacerlo líquido (convertirlo en dinero) para pagar la nueva vivienda.

    Paginación dentro de este contenido


    Te puede interesar:

    Infografías | Fotografías | Investigaciones