Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Un bocadillo sano y seguro para tus hijos

Una de las preparaciones más recurrentes son los bocadillos con embutido, una elección válida siempre que se sigan las recomendaciones de consumo

Imagen: NatashaBreen

Fáciles de preparar, los bocadillos son una buena opción para merendar, desayunar o llevar en excursiones de un día. Las variedades son infinitas, tanto como las preferencias y el grado de originalidad de cada persona. Una de las preparaciones más recurrentes son los bocadillos a base de embutidos como el chorizo o el jamón, una elección válida y segura siempre que no se abuse de su consumo y se sigan las recomendaciones de ingesta para este tipo de productos. En la variedad está la seguridad. El artículo explica cuáles son las mejores opciones, más sanas y seguras, además de qué precauciones sanitarias deben tenerse para preparar bocadillos.

Los bocadillos están entre las opciones más utilizadas cuando se prepara comida para llevar fuera de casa (excursiones, escuela o trabajo). También son una buena idea para meriendas y desayunos infantiles si se apuesta por la variedad. De hecho, supone una alternativa más sana que la bollería industrial. Desayunar o merendar con pan aporta hidratos de carbono que se convierten en azúcares y estos en energía. Por tanto, un bocadillo bien elaborado y equilibrado es una buena elección si se sigue una dieta variada, en la que tienen cabida frutas, verduras, pescado, carne y cereales, todos en las cantidades y raciones adecuadas.

Opciones sanas para los bocadillos

En la elaboración de bocadillos es importante no caer en la monotonía y apostar por la variedad

El desayuno y la merienda son dos comidas imprescindibles, tanto para niños como para adultos: se calcula que el desayuno debe representar en torno al 25% de la ingesta total diaria, mientras que la merienda, sobre el 15%. Ambas se realizan para no estar tantas horas sin ingerir alimentos entre las comidas principales. Si no se merienda, se puede llegar a la hora de la cena muy hambriento y comer con mucha ansiedad (rápido y masticar poco), lo que conlleva digestiones muy pesadas. De ahí la importancia de merendar o desayunar. Las opciones son numerosas y entre ellas se encuentran los bocadillos.

Imagen: denio109

Fríos o calientes. Los alimentos que pueden ir en el bocadillo son muchos, desde lácteos (queso fresco, quesitos), vegetales (hojas de lechuga, tomate, zanahoria rallada) y embutidos (jamón serrano, jamón cocido, chorizo o sobrasada). Dentro de los fiambres y los embutidos, los menos grasos que aportan proteínas y vitaminas son el jamón serrano, el lomo, el jamón cocido y la pechuga de pavo o pollo. Es aconsejable no caer en la monotonía y preparar bocadillos distintos para cada día.

Una de las recomendaciones es que también se añadan ingredientes "verdes", es decir, vegetales que contribuyen con fibra y vitaminas. Es importante también vigilar el aderezo. Las salsas, con moderación.

Si bien el contenido del bocadillo es fundamental, también lo es el pan. El normal tiene menos grasas que el pan de molde; por tanto, es preferible el primero. El pan integral posee un valor nutritivo superior al blanco, pues aporta más vitaminas y fibra. También es esencial no olvidar las raciones de pan; se calcula que un bocadillo de unos 80 gramos resulta una ración válida para un adulto con un estilo de vida más bien sedentario.

Precauciones sanitarias en la elaboración de bocadillos

Imagen: eskymaks

Cuando se prepara un bocadillo con jamón cocido, por ejemplo, debe tenerse en cuenta que se manipulan las lonchas, que entran en contacto con las manos, la mesa y otros utensilios. En estos casos, puede producirse una contaminación microbiana, que aumenta si las condiciones de tiempo y temperatura son favorables. Uno de los patógenos más asociados a la elaboración de bocadillos fríos es Staphylococcus aureus, relacionado con las carnes curadas cocidas, como el jamón.

Otros patógenos que pueden vincularse al bocadillo es la histamina, asociado sobre todo al pescado y una conservación del alimento a temperatura ambiente. También se detecta en quesos o embutidos.

Para evitar riesgos es importante que los bocadillos no se dejen a temperatura ambiente durante más de cuatro horas; limitar tanto como sea posible el tiempo que transcurre entre la elaboración y el consumo; almacenarlos a temperaturas de refrigeración, si es posible; y envolverlos bien. El bocadillo debe mantenerse frío hasta que se coma y no aderezarlo, si es el caso, hasta el momento de la ingesta. Debe tenerse en cuenta que uno de los alimentos que más se estropea con el calor son las proteínas de origen animal menos cocinadas o crudas.

El pan necesita unas condiciones de conservación especiales para evitar cambios físicos y químicos. Temperatura de almacenamiento o migración de la humedad se asocian a la dureza del pan. El envasado correcto reduce la pérdida de humedad a la atmósfera. Si no se consumirá en uno o dos días, es recomendable guardarlo en una panera o bolsa de papel, no de plástico, para evitar la humedad. Si se comerá al cabo de más de dos días, entonces es mejor meterlo en una bolsa de plástico y congelarlo. Entre las principales amenazas del pan están los hongos (Aspergillus y Penicillium).

Etiquetas:

bocadillo, carne, embutido, pan


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto