Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Alimentos de temporada

Tipos de contenidos: Alimentación

^

Abril: Las ostras

Un manjar para quien aprecia la buena mesa y el sabor a mar

  • Fecha de publicación: 2 de abril de 2007
Imagen: cnice

El consumo de ostras es privilegio de unos pocos, al tratarse de un artículo de lujo y de elevado coste comercial. La mayoría de las ostras que consumimos se crían en viveros. Alcanzan su tamaño comercial a los dos años, y los ejemplares adultos pueden llegar a tener hasta 10 centímetros de diámetro. Se las localiza adheridas a las rocas o enterradas en la arena y próximas al litoral, a una profundidad máxima de 70 metros. Obtienen su alimento del fitoplancton, mediante la filtración del agua de mar a través de sus branquias.

No todas las ostras son iguales

En la denominación de ostra se incluyen más de cien especies de los géneros Ostrea y Crassostrea, que se distinguen por su forma, color y tamaño. En nuestro país, las variedades más populares son las de Galicia; las del Marennes-Oleron francesas, redondeadas y planas; y las portuguesas, alargadas y de forma irregular.

Género Ostrea u ostras planas: son las ostras más valoradas por los gastrónomos. En este grupo sobresalen la ostra común, plana o europea (Ostrea edulis), la del mediterráneo o morruncho (Ostrea plicata) y la ostra olimpia (Ostrea lurida), similar a la común.

Género Crassostrea u ostras cóncavas: las más comercializadas de este género son la ostra portuguesa u ostión (Crassotrea angulatta), la americana o del este (Crassotrea virginica) y la japonesa o del pacífico (Crassotrea gigas).

Apetecibles y nutritivas

En los menús de navidad, bodas y otros festejos, las ostras confieren prestigio y un toque de alta cocina allí donde se presentan. Son alimentos que se consumen en ocasiones especiales y en pequeñas cantidades, por lo que su contribución a la dieta en energía y nutrientes no es muy significativa. No obstante, son alimentos que contienen una cantidad importante de nutrientes esenciales como hierro, yodo, potasio, fósforo, cinc y vitaminas del grupo B, como la B12. En concreto, 100 gramos de ostras aportan casi tanto hierro como 100 gramos de hígado de vacuno y ocho veces más vitamina B12 que 100 gramos de carne de vaca o buey. Además, tienen un contenido graso de tan sólo 1,4 gramos por cada 100 gramos.

Cómo disfrutar de este manjar

Las ostras se compran siempre vivas y se consumen generalmente en crudo, con o sin limón. Para comprobar su grado de frescura basta con observar cómo se encoge al entrar en contacto con el limón. Su preparación es muy sencilla, y hay que abrirlas limpiando bien su interior.

Se suelen emplear platos especiales con seis cavidades para su presentación en la mesa. Se colocan abiertas y sobre un lecho de hielo picado junto con un trozo de limón, y en algunos sitios se acompañan de salsa perrins, pimienta y tabasco.

El principal inconveniente del consumo de ostras es el hecho de tomarlas crudas, que conlleva el riesgo de sufrir una intoxicación alimentaria, riesgo que el consumidor debe asumir. En ciertas ocasiones las ostras se cocinan rebozadas en harina y fritas. Entonces, el riesgo de toxiinfección se reduce debido a la aplicación de calor, capaz de destruir los microbios potencialmente dañinos para la salud del consumidor.

Etiquetas:

gramos, manjar, mesa, ostras, ostrea




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto