Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud

Tipos de contenidos: Salud

^

Una dieta pobre en fibra podría originar enfermedades cardiovasculares, diabetes o cáncer de colon

Se recomienda elevar el consumo de este nutriente a 30 gramos por persona y día

  • Fecha de publicación: 10 de septiembre de 2009

La deficiencia de fibra en la dieta puede ser un factor importante de desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer de colon, estreñimiento y diverticulosis, indicó el miembro del Departamento Metabolismo y Nutrición del Instituto del Frío del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Fulgencio Saura Calixto, en una ponencia presentada en la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), en Sevilla.

Al no ser atacada por los enzimas del estómago y del intestino delgado, por lo que llega al colon sin degradar, la fibra dietética puede tener diversos efectos a la largo del aparato digestivo, explicó el experto. Tiene una influencia significativa en el grado de absorción de nutrientes y hace que el estómago "aumente la viscosidad y retrase el vaciado gástrico", apuntó.

La fibra tiene una relación directa entre su ingesta y un correcto funcionamiento gastrointestinal. De esta forma, la diverticulosis se ha asociado con dietas bajas en fibra, ya que "la fibra aumenta la excreción y disminuye la presión colónica, por lo que tiene acción terapéutica sobre esta dolencia", indicó Saura. Algunos estudios asocian una ingesta alta de fibra con un menor riesgo de cáncer colo-rectal, agregó, Sin embargo, la asociación "no tiene necesariamente que ser directa, pues parece existir una asociación recíproca entre fibra y grasa, y también un alto consumo de grasa se ha relacionado con incidencia de estos tipos de cáncer", precisó.

Saura recordó que en tratamientos de obesidad se han evidenciado los efectos beneficiosos de la ingesta de alimentos ricos en fibra. Esto se materializa en una pérdida de peso según diferentes mecanismos, como la sensación de saciedad, el aumento de excreción de grasa y proteína, el menor índice glicémico o la disminución del contenido calórico de la dieta, enumeró el investigador. Otros estudios han mostrado que la fibra soluble disminuye los niveles de colesterol en sangre y tienden a reducir, por otro lado, la velocidad con que la glucosa llega a la sangre y la secreción de insulina. En esta propiedad se basa la recomendación a diabéticos de alimentos con bajo índice glicémico y ricos en fibra soluble como legumbres, frutas y verduras, explicó Saura.

Consumo diario

El miembro del CSIC expuso que nutriólogos y organizaciones sanitarias recomiendan elevar a 30 gramos el consumo de fibra, que en los países europeos se encuentra alrededor de 20 gramos por persona y día. "El consumo actual de fibra dietética total en España -estimado en 18,3 gramos por persona y día- está cuantitativamente lejos de las recomendaciones dietéticas, aunque desde un punto de vista cualitativo podemos afirmar que la fibra de nuestra dieta es de composición equilibrada y tiene una buena calidad nutricional", concluyó.




Otros servicios


Buscar en