Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Comer en Bélgica

Las cocinas francesa y alemana han ejercido una clara influencia sobre la gastronomía de Bélgica

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 18 enero de 2006
Bélgica, cuna de Rubens y de los bares con terraza invita a disfrutar de un rico gofre mientras se contemplan las impresionantes construcciones renacentistas que se suceden por muchas de sus ciudades.


Sus platos típicos


La cocina belga comparte cierto parecido con la francesa, ya que ambas son muy sofisticadas; y también con la alemana, de la que ha heredado la abundante cantidad de alimento que se presenta en los platos.
Entre ellos cabe destacar el "waterzooi", una cremosa sopa de pescado con turbot, más conocido con el nombre de rodaballo, así como las famosas "carbonadas flamencas", elaboradas con carne de ternera a la brasa aderezada con diferentes hierbas aromáticas como laurel y tomillo, y acompañada de cebolla, azúcar, vinagre y salsa de cerveza.


A tener en cuenta...


Si se visita Bélgica se ha de tener en cuenta que se come y se cena temprano, si se compara con las costumbres de nuestro país. Se come entre las 12 y las 2 del mediodía, y será difícil cenar si no se acude al restaurante antes de las 8.
Los platos son generosos en cuanto a cantidad por lo que conviene seguir la costumbre de sus habitantes y pedir solamente uno.

Si se elige cerveza para acompañar a una comida o cena la oferta es realmente amplia, pues Bélgica presume de tener la mayor variedad de cervezas del mundo y también las de mayor calidad. Si por el contrario se prefiere tomar agua como acompañante, conviene especificar que se desea un agua sin gas, ya que la que se sirve normalmente es con gas.

A la hora del café, independientemente del local en el que se tome, se sirve un platillo con galletas pequeñas y diferentes tipos de azúcar. Éste siempre se acompaña de una jarra de leche, pero evaporada.


Meriendas muy dulces


La media tarde es una hora en la que los belgas aprovechan para deleitarse con algunas de sus especialidades más dulces. Este se puede convertir en un buen momento del día para probar sus famosos gofres, un pastel de origen belga aunque de gran tradición en muchos otros países; los crepes, o las "Antwerpse handjes", unas galletas dulces típicas de Amberes.

Goede reis en goed voordeel! (Buen viaje y buen provecho! en neerlandés).

Etiquetas:

amberes Bélgica

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones