Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Críticas a la iniciativa “Mi Plato”

La nueva guía alimentaria que propone el Gobierno estadounidense incluye, según expertos de la Universidad de Harvard, errores y deficiencias

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 7 octubre de 2011

El pasado mes de junio las autoridades estadounidenses presentaron una nueva propuesta de herramienta que pretende ayudar a los consumidores a seguir una alimentación saludable. El cambio es sustancial, ya que se pasa de la tradicional y conocida pirámide, a una nueva imagen circular que representa un plato. La antigua pirámide del Gobierno de Estados Unidos ya había recibido multitud de críticas, sobre todo por ser poco clara y por emitir algunos mensajes erróneos e insuficientes. Tanto en aquella ocasión como ahora, la Universidad de Harvard, desde su Escuela de Salud Pública, ha sido dura con sus críticas y ha publicado una contrapropuesta.

Los investigadores y expertos en nutrición de la prestigiosa universidad americana acaban de presentar la versión mejorada de Mi Plato. El denominado "Plato de la Alimentación Saludable" utiliza la idea de la nueva herramienta del Departamento de Agricultura, pero difiere en los mensajes que emite, los cuales se basan solo en la mejor evidencia científica disponible. Según el profesor de epidemiología y nutrición Walter Willet, "Mi Plato" mezcla ciencia e intereses comerciales, por lo que sus mensajes no son rigurosos ni independientes, ni tampoco los mejores para conseguir una alimentación saludable.

Las diferencias

Integrales, fuentes de proteínas, lácteos, aceites y bebidas. Estos son los blancos de Harvard. A pesar de que la guía "Mi plato" contiene información adicional a la de la imagen, esta no siempre es acertada ni suficiente y, según los críticos, debería figurar en la propia imagen para que llegue de forma fácil a la población. La Escuela de Salud Pública de Harvard establece que las principales diferencias entre las dos guías son:
Tabla comparativa
Plato de la alimentación saludable (Universidad de Harvard) Mi plato (Departamento de Agricultura de EE.UU.)
CEREALES INTEGRALES. Promueve el consumo de cereales integrales y la reducción de los refinados ya que, a largo plazo, un consumo excesivo se asocia a una mayor dificultad del control de peso corporal y un aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes. CEREALES. No explica de forma clara a los consumidores que los cereales integrales son mejores para la salud.
PROTEÍNAS SALUDABLES. Anima al consumo de pescado, aves, legumbres y frutos secos como fuentes de proteínas y otros nutrientes saludables. Limita la carne roja y recomienda evitar las procesadas para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes, cáncer de colon y exceso de peso. PROTEÍNAS. No incluye suficientes indicaciones respecto a las diferentes fuentes de proteínas y a los riesgos asociados al consumo de carnes rojas o procesadas.
VERDURAS Y HORTALIZAS. Alienta a incluir una abundante y variada selección de verduras. Recuerda que las patatas no se incluyen en este grupo (irían con los cereales refinados). VERDURAS Y HORTALIZAS. No distingue entre verduras y patatas.
FRUTAS. Sitúa las frutas debajo de las verduras y en una cantidad menor, pues las recomendaciones de consumo no son las mismas. FRUTAS. Sitúa las frutas encima de las verduras y no muestra una clara diferencia en cuanto a cantidad.
ACEITES SALUDABLES. Aparece una aceitera de "aceites saludables" y encoraja a los consumidores a escoger el de oliva (y de colza para estadounidenses, más habitual) para cocinar y aliñar porque son cardiosaludables. También recomienda limitar la mantequilla y evitar las fuentes de ácidos grasos trans. NO INCLUIDOS. El hecho de que no se haga referencia a las grasas puede llevar a escoger opciones poco adecuadas.
AGUA. Promueve el consumo de agua porque carece de calorías. También contempla el té o café sin azúcar. Aconseja evitar bebidas azucaradas por su papel en la obesidad y diabetes. Recomienda limitar la leche y lácteos a 1 o 2 raciones/día y los zumos de fruta (incluso los naturales) a un máximo de un vaso pequeño al día. LÁCTEOS. Recomienda lácteos en cada comida, sin considerar que existe poca evidencia sobre su papel en la prevención de la osteoporosis, y bastante sobre los riesgos de un consumo excesivo. No se hace referencia a las bebidas azucaradas y refrescos.
MANTENTE ACTIVO. Incorpora una figura que recuerda la importancia de mantenerse activo. Para controlar el peso, es importante la práctica de actividad física y la ingesta de una dieta saludable con control de las cantidades. NO INCLUIDO.

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones